Windows 8, posiblemente el "killer" de Android y que puede poner en apuros a Apple

Síguenos

Portada

Después de dos días de una vorágine de declaraciones, de leer todo tipo de opiniones, de seguir fuentes de diferentes tendencias, de reflexionar con calma y una vez puestas las manos durante horas en los nuevos ordenadores Windows 8, tengo la sensación de que el cambio está iniciado y que, al recodar a Geocities o MySpace, Apple y sobre todo Android deberían de estar preocupados.

Build 2011, el inicio de la revolución


Build

Desde septiembre del 2011, Microsoft ha entrado en una vertiginosa evolución de sus productos, que se comprende en su importancia en las palabras de su CEO, Steve Balllmer, asegurando que este era uno de los 3 momentos más importantes en la historia de la compañía a la altura del nacimiento del ordenador personal IBM, el lanzamiento del Windows 95 y, en estas fechas, el lanzamiento de Windows 8.

Al igual que él, ambos peinamos canas, he tenido la suerte de poder estar presente en los tres hitos, pero debo reconocer que el cambio de rumbo, el esfuerzo y el volumen de la apuesta que representa para Microsoft este nuevo sistema operativo, como punta de lanza de un goteo constante de nuevos productos y nuevas versiones de los actuales, ha impresionado hasta el más recalcitrante opositor a la marca y de su antigua manera de hacer las cosas a finales de los 90.

Desde la Build del 2011, donde se presentó Windows 8 Developer Preview, una beta para desarrolladores que incluía el inabarcable Visual Studio 11 , he tenido al menos una máquina con Windows 8 funcionando en paralelo con Windows 7. Y desde la versión Consumer Preview es mi sistema operativo principal.

Así llegamos al gran momento esperado, la presentación en sociedad de Windows 8. Y que lleva a Microsoft Ibérica a convocar un evento – rueda de prensa en Madrid para contarnos las maravillas, que ya conocíamos los “early adopters“, y dejarme sorprendido con el importante respaldo de la industria del hardware.

Hablemos de hardware Windows 8


Portátiles táctiles

Hay que tener muy en cuenta el problema que sufría la industria de hardware al estar constreñida a los productos estándar del mercado como son los ordenadores de sobremesa y los portátiles (en todos sus sabores). No pudiendo entrar en el mercado de los dispositivos táctiles que ha copado Apple y que no ha dejado ni las migajas a los competidores, salvo honrosas excepciones en algunas tabletas de alta gama.

Solamente pequeñas variaciones como los notebook o los ultrabook, podían traer un cierto aire fresco a un nicho que, además, estaba sufriendo un decremento de los márgenes asfixiante, incluso antes de la llegada de la crisis.

Ahora la industria ve la salida del túnel y está acompañando a Microsoft en esta importante apuesta con una variedad cualitativa y cuantitativa de dispositivos como no había visto anteriormente.

Más de 1000 dispositivos certificados el mismo día en que se iniciaba la distribución de Windows 8, y de los cuales quiero hacer un breve repaso.

  • Las tabletas, viejas conocidas. La principal diferencia es que las pantallas son de mayor calidad, sin desmerecer en absoluto las excelentes del iPad (por compararlas con la referencia actual). En lo que han ganado mucho es en ligereza y en potencia. Tener un Quad Tegra asegura un funcionamiento fluido del Windows 8 RT que debe correr.
  • La revolución de los híbridos. Sin duda la unión de los dos mundos: las tabletas y los portátiles. He podido probarlos tanto con procesadores ARM, o con procesadores x86. Y, en todo caso, su funcionamiento ha sido muy, muy fluido. Es, de hecho, mi opción personal por defecto ya que me permite crear contenido con un teclado real en formato ultrabook, pero poder consumir información cómodamente en cualquier sitio desanclando la tableta.
  • El rey, los portátiles con pantalla táctil. Si la primera sorpresa fue la cantidad de dispositivos que ha puesto la industria desde el primer día en circulación. Los portátiles con pantalla táctil, desde mi experiencia, representan un nuevo paradigma de interacción con el ordenador.

Estábamos probando el Office RT un compañero y yo, y queríamos comprobar si se había terminado de instalar un programa de la Store. El, automáticamente, puso sus manos en el Pad del portátil para mover el puntero y acceder a la barra lateral, yo me di cuenta del movimiento y con un brevísimo toque con los dedos hice la operación de una forma mucho más sencilla.

Al percatarme del cambio, me puse a los mandos de otro portátil táctil y estuve editando un pequeño documento de forma mixta. Escribía con el teclado, pero las selecciones de fuente, de maquetación, guardar o cambiar de aplicación lo realizaba con gestos táctiles.

No miento si digo que mi productividad se multiplico por 5 o 6. Lo que puede hacer entender el porqué me parece revolucionario este sistema híbrido de interactuar con el sistema y las aplicaciones.

Eso sí, será mejor que las pantallas táctiles sean resistentes, porque al principio todos las tratábamos como si fueran de cristal delicado, pero en el día a día los impactos de los dedos serán consistentes.

Miles de aplicaciones en Windows 8


Store

Alguien que sabía mucho más de lo que parecía, un muchacho de grandes gafas y que se llego a convertir durante años en el hombre más rico del planeta, dijo una frase (no es literal) que en su momento no se entendió por la industria: “El software es lo importante“.

Y Windows 8 no iba a ser diferente. El apoyo y el esfuerzo que está haciendo Microsoft para facilitarle la vida a los desarrolladores de la plataforma Microsoft y atraer al resto, es difícil de comprender para las personas que no sean técnicas.

Se ha eliminado la sensación de que había pocas aplicaciones con el método de apoyar en todo lo posible a los desarrolladores de todo el mundo, incentivarlos y ayudarlos para que la Store haya superado los 7.000 títulos en su publicación.

Esto, significa que ya hay un número suficiente de programas que es imposible abarcarlos y conocerlos todos, por lo cual ganaran importancia los medios y las personas que ofrezcan críticas de calidad del software ofrecido en la Store.

Otra realidad palpable es que ahora mismo es un mina de oro para los desarrolladores solitarios y para las empresas. Es un terreno virgen en donde las posibilidades son enormes. Así está sucediendo que el número de aplicaciones para ser certificadas es inmenso, llevando a los límites la capacidad de la maquinaria de certificación de aplicaciones de la Store.

Y eso sin tener en cuenta el que sigue sin despejarse el camino que van a seguir las aplicaciones empresariales, que en Windows 8 tienen un peso específico muy importante y que son toda una oportunidad de negocio.

Algunas cosas que no se están haciendo bien


Ungry Baby

El primer titular, y que hemos publicado en XatakaWindows en medio del furor de twiter, es el anuncio de que Surface no llegará a España, que no tiene fecha de llegada y que nos tenemos que conformar con tener paciencia a la llegada de la “Segunda Ola” que puede ser en un mes o en un año.

A esto hay que sumarle que al día siguiente de la presentación, en la tienda de electrónica de consumo más grande de Europa, no había ni un solo dispositivo táctil con Windows 8. Y que ofrecían para probar el nuevo sistema operativo portátiles de pantalla estática, que tienen una experiencia de usuario penosa y obsoleta en comparación con las interfaces táctiles.

Esto me lleva a pensar que la crisis en España nos ha llevado a ser un mercado de tercera, ni tan siquiera de segunda, en donde ni MS ni sus partners de hardware ven interesante ni productivo traer sus mejores primicias.

Sería impensable una presentación de Apple sobre su iPad sin fechas, precios y disponibilidad. Pues bien, en España no solo no hay Surface, si no que tampoco puedo acceder a ninguno de los dispositivos que lo soportan plenamente en las grandes superficies, ni tan siquiera es sencillo conocer el precio final o cuando llegarán al gran público.

Sacando la bola de cristal para prever el futuro


Ipad con Windows 8

Con hacerlo un poco mejor, y que lleguen las versiones de bajo coste basadas en Atom o en chips ARM y con pantallas de calidad inferior a la de los mejores equipos, existe una gran posibilidad de hacerle mucho daño a las tabletas Android que, de repente, no tienen ningún sentido para los usuarios.

Mano a mano, en todas y cada una de las capacidades una tableta Windows 8 ofrece más que una tableta Android. Solo llevará ventaja en el precio, Android es gratuito a los fabricantes, y en el número de aplicaciones, pero no en la calidad o usabilidad.

Pero quien de verdad tiene que temblar, y mucho, es Apple. De un plumazo los iPad se han quedado obsoletos. No solamente desde el punto de vista gráfico y de experiencia de usuario (que ya lleva unos añitos de vida el interface del iPad y los iPhone), si no que van a tener que competir con tabletas con precios y calidades diferentes (tanto por arriba, como por abajo) pero con una capacidad de creación de contenido inexistentes en la tableta de Cupertino, una excelente conectividad con todo tipo de dispositivos y una positiva previsión de crecimiento de aplicaciones.

Además se acabó el monopolio de facto de consumo de electrónica por parte de Apple para sus iPad. En el futuro tendrá que rivalizar con decenas de fabricantes que van a hacer mucha presión en los componentes que utilizan en común como son memorias, pantallas táctiles, procesadores, etc.

Pero lo peor para Apple es que la batalla no se acaba en sus dispositivos móviles como el iPad o el iPphone. Como he comentado más arriba, la experiencia de usuario en un portátil o ultrabook con pantalla táctil es un nuevo paradigma que, incluso a un perro viejo como yo le ha mostrado una forma mejor de interactuar con la máquina. Y eso puede hacer menos interesantes a los excelentes, pero muy minoritarios, productos portátiles y de sobremesa, al quedarse “viejos“ sus interfaces gráficos y su experiencia de usuario.

Seguramente Apple reaccione, tiene dinero y beneficios para hacerlo, y siga el camino táctil. Pero ya no será el quien lidere, ahora seguirá el camino de otros fabricantes. Lo cual, para todos los usuarios, es bueno ya que significará entrar otra vez en aquella competición que vivimos en la era de los ordenadores de 8 bits y de donde salieron maravillosas máquinas como el ZX Spectrum, el Amstrad o el Amiga.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

28 comentarios