Esta sección y sus contenidos han sido contratados específicamente por la marca que se menciona

Conectándonos a Internet con Windows 8

Icono de red en menú lateral

Windows 8 cambia el modo en el que los usuarios nos conectamos a la red, pero donde más se nota este cambio es a la hora de hacer uso de conexiones inalámbricas, sobretodo las de telefonía móvil.

Uno de los aspectos más importantes de estos cambios, reside en el hecho de que el nuevo sistema operativo de Microsoft incorpora un driver genérico que funciona con todos los tipos de módems, smartphones o tablets, el cual utiliza la tecnología Mobile Broadband Interface Model. Gracias a esto, el usuario ya no tendrá que instalar por su cuenta software de terceros para gestionar sus conexiones, puesto que ahora todas podrán controlarse mediante este nuevo sistema.

Estableciendo nuevas conexiones

Si disponemos del dispositivo adecuado para conectarnos a Internet, Windows 8 reconocerá automáticamente las redes que estén al alcance del mismo en el caso de tratarse de una red inalámbrica.

Para ver todas las conexiones disponibles, llevamos el cursor del ratón una de las esquinas de la derecha de la pantalla para que se despliegue el menú lateral (también podemos pulsar la combinación tecla Windows + i). Vamos hasta Configuración, y debajo hacemos clic sobre el icono resaltado de la siguiente imagen.

Configuración

Ahora se nos mostrará una lista de conexiones de cable, Wi-Fi o banda ancha móvil (en Windows 8 se define como conexión de uso medio), clasificadas cada una según su tipo. Desde aquí también podemos activar/desactivar el modo avión.

Redes

Para conectarnos a una, simplemente hacemos clic sobre ella y le damos a Conectar. También podemos establecer una preferencia para que se conecte automáticamente a esta red cada vez que esté al alcance, y ver un cálculo estimado del consumo realizado desde la última conexión.

Información sobre la red utilizada

Cuando estemos conectados a una red, si hacemos clic derecho sobre ella, veremos la opción Activar o desactivar uso compartido, lo que nos permite compartir archivos entre dispositivos que se conecten a la misma red, además de otras opciones en caso de tratarse de conexión inalámbrica.

Opciones de uso compartido

En el caso de las conexiones por cable, solo tendremos que escoger si se trata de una red pública, doméstica o privada al realizar la primera conexión.

Consumo de datos en conexiones de uso medio

Una gran preocupación cuando nos conectamos desde una red móvil es el consumo que se está produciendo. Windows 8 incluye una serie de características que nos permiten mantener controlado el consumo cuando estemos conectados a través de conexiones de uso medio.

Por defecto, el sistema operativo impide todo tipo de actualizaciones propias mientras se estén utilizando este tipo de conexiones, pero además el Administrador de tareas (Ctrl+Shift+Esc para acceder a él) nos muestra información útil sobre el consumo que cada aplicación ha realizado para actualizar los iconos del menú Inicio, el consumo en red de uso medio y red normal.

Información sobre consumo de datos

Además, en la pestaña rendimiento podremos ver el estado actual de la conexión, la actividad de subida y bajada de archivos, y un gráfico en el que se representan de estos dos valores en los últimos 60 segundos.

Última actividad de la red

Podemos ver información detallada de esta red si hacemos clic derecho sobre el gráfico ampliado, y pinchamos sobre Ver detalles de esta red.

Ver detalles de esta red

Alternando entre conexiones inalámbricas

Hoy en día es común alternar conexiones entre distintas redes inalámbricas, motivo por el cual Microsoft ha establecido la prioridad de las redes Wi-Fi por encima de las demás. Así pues, si nos encontramos conectados a una red 3G o 4G, y entramos en la zona cobertura de una red Wi-Fi preferida, el sistema operativo cambiará automáticamente el modo de conexión a este última.

Reducido el tiempo de reconexión

Por otra parte, también se ha trabajo en la reconexión a una red tras un estado de reposo, y es que como podéis ver en el gráfico, Windows 7 podía tardar casi 12 segundos en reconectarse a una red inalámbrica.

En Windows 8 es poco más de un segundo el tiempo necesario, puesto que la información sobre nuestras redes preferidas se mantiene guardada.

Controlando el Hardware para conexiones a Internet

Control de dispositivos inalámbricos

Desde el menú Configuración, podemos activar/desactivar dispositivos inalámbricos como la tarjeta Wi-Fi o Bluetooth, así como activar o desactivar el modo avión, o ver una lista del hardware instalado para redes móviles.

Para acceder a este menú, llevamos el cursor del ratón a la esquina superior derecha para desplegar el menú lateral, y hacemos clic sobre Configuración. A continuación, abajo del todo, veremos “Cambiar configuración del PC”, y mediante este botón llegaremos al menú configuración.

Deja un comentario

Ordenar por:

26 comentarios