Surface con Windows 8 Pro puede salir antes de lo previsto y más barato

Síguenos

Microsoft Surface RT

Antes de entrar en materia, anticipo que la noticia no es oficial. No sé si tildar el asunto de rumor con fundamento o elucubración con sentido. Lo cierto es que, según informa DigiTimes, los fabricantes de componentes para tabletas Surface con Windows RT están viendo reducidos sus pedidos a la mitad.

Este dato, del que no confirman la fuente, pudiera ser cierto e indicaría que el producto de Microsoft no está teniendo la acogida que la empresa esperaba: cuatro millones de unidades hasta fin de año. Luego volvemos sobre las posibles razones.

En base a esta circunstancia, el portal taiwanés establece una relación causa-efecto por la que aventura que el gigante de Redmond podría adelantar la salida al mercado de la versión Intel con Windows 8 Pro de la tableta a primeros de diciembre, con un precio más bajo del previsto.

Los resultados comerciales de Surface con Windows RT

Hay varias razones que podrían estar perjudicando la comercialización de Surface-ARM. El primer condicionante sería el precio: entre 499 y 699 dólares según versiones. Un producto de difícil encaje con ese coste, en un mercado dominado por el iPad en dispositivos de gama alta y por las tabletas Android en el segmento medio.

Ante la actual recesión económica mundial el consumidor evalúa muy bien dónde quiere invertir su dinero. Si tiene poder de compra bastante, lo normal es que apueste por la seguridad que comporta el entorno Apple. Se trata de un producto asentado, con una evolución en el mercado plasmada en tres generaciones del producto y un ecosistema de aplicaciones detrás capaz de satisfacer las necesidades de particulares y empresas.

Si el presupuesto es algo más justo, la opción de Google-Android es atractiva porque cuenta con una amplia y variada oferta de servicios, la mayoría gratuitos. No se trata sólo de adquirir un aparato, también hay que pensar en el después, con toda la inversión necesaria en aplicaciones y complementos para el propio dispositivo.

Galaxy Tab 10.1, Surface, iPad 3

Estamos ante un producto que roza el nivel inferior de precios con Google y el superior con Apple, un espacio estrecho para abrirse camino en un mercado parcialmente saturado. Las previsiones de venta del gigante informático lo son para los mercados donde se ha producido el lanzamiento, por lo que el posible recorte a la mitad en su previsión de ventas no es consecuencia de que no se venda el dispositivo en algunos países.

Además del precio está el factor experiencia de usuario. El adepto al sistema operativo de Microsoft tal vez prefiera disponer de lo más parecido a lo que conoce: la versión de escritorio. En este sentido habrá gente que esté esperando por Surface-Intel con Windows 8 Pro.

Una perspectiva factible

¿Sería lógico entonces que Microsoft adelantara la salida del buque insignia de la saga? Sí, puede ser. No olvidemos las fechas en las que estamos. Se acerca la campaña navideña, un periodo de consumo muy alto que podría aprovechar la compañía para enjugar los resultados de Surface-ARM. Si bien el vender menos no necesariamente comporta pérdidas, lo cierto es que los socios e inversores de Microsoft tenían otras expectativas de beneficio.

Steve Ballmer con Surface

Adelantar el lanzamiento en estas fechas puede ser beneficioso para Microsoft, y si la oferta es con un precio competitivo, todavía mejor. Sería un magnífico arranque y una posibilidad cierta de competir en el mercado de gama alta.

Otra cuestión distinta será la relación de Microsoft con socios tecnológicos, en particular fabricantes de portátiles, que han sido aliados mientras Microsoft sólo vendía software, pero que ahora son rivales al incurrir la empresa en el mercado del hardware. Un equilibrio difícil de mantener, cuyo futuro sólo está en la mente de Ballmer y sus más directos colaboradores.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

11 comentarios