Windows 8: la Windows Store a fondo

Sigue a Xataka Windows

Windows Store

En septiembre del año pasado Microsoft presentó la que sin duda es una de sus apuestas fuertes con Windows 8: su propia tienda de aplicaciones. La llamada Windows Store se puso en marcha con la salida de la versión Consumer Preview del nuevo sistema operativo. Lo hizo en modo de prueba, mostrando algunas aplicaciones gratuitas y dejando entrever la que será la fuente principal de la que nutrir de software a nuestros equipos. En estas líneas daremos buena cuenta de cómo es y cómo funciona Windows Store.

La portada: una tienda al estilo Windows 8

El equipo de Microsoft ha dicho que su mayor preocupación en el diseño de Windows Store era facilitar al máximo a los usuarios el descubrimiento y acceso a las aplicaciones. Esto es algo obvio para tener una tienda en condiciones, pero también el mayor reto a superar para que sea un éxito. Por ello, los de Redmond han tratado de dotar a su portada de ese pretendido acento en el descubrimiento y visibilidad del software.

Portada de Windows Store

Siguiendo el estilo anteriormente denominado Metro, ahora Modern UI, ‘tiles’ de aplicaciones ocupan la portada sobre un fondo blanco sin adornos de ningún tipo. Tan pronto abrimos la Windows Store el primer grupo de ‘tiles’ que nos aparece se compone de una serie de aplicaciones destacadas por el equipo editorial de la tienda. Sabiendo la importancia de estas primeras posiciones tanto para desarrolladores como para usuarios, Microsoft ha prometido que estas variarán a menudo de forma que no se favorezca a unas aplicaciones respecto a otras.

El resto de la portada está ocupado por las principales categorías que se distribuyen para poder navegar entre ellas mediante scroll horizontal. Tenemos la opción además de hacer zoom out para ver más categorías de un simple vistazo. Cada categoría se agrupa mostrando unas pocas aplicaciones destacadas, de nuevo elegidas por el equipo editorial, botones para acceder a las listas de las aplicaciones más descargadas o mejor valoradas, y la opción de abrir la página de la propia categoría.

Portada de Windows Store con zoom out

Categorías o resultados de búsquedas: las listas de aplicaciones

Si la portada admite un escaso número de aplicaciones visibles, las listas de aplicaciones compensan esto con creces. Tanto las páginas de categorías como las de resultados de búsqueda muestran estas listas. Aquí las aplicaciones aparecen en pequeños rectángulos que, distribuídos en filas y columnas, permiten mostrar un elevado número de ellas en pantalla.

Categorías en Windows Store

El scroll se mantiene en horizontal permitiendo aprovechar mejor las diagonales actuales de pantalla. Para ayudarnos a navegar entre todas las aplicaciones de las listas podremos recurrir a los típicos filtros que esperaríamos encontrar en una tienda de este tipo: diferenciando entre subcategorías, por precio y por novedad, votos, etc.
Lista de Apps en Windows Store
Cada aplicación se muestra en un rectángulo, como si fuese la celda de una tabla, con el fondo de un color uniforme que la identifique. Dentro encontramos su icono, nombre, puntuación en forma de estrellas, y precio. La combinación de estas celdas casa muy bien con el estilo Modern UI y permite mostrar de forma clara y elegante todas las aplicaciones que respondan a nuestros intereses para que no tardemos en encontrar lo que buscamos. Basta pulsar en la aplicación que deseemos para acceder a su página en la Windows Store.

Las páginas de aplicaciones: directo a lo que importa

Una vez escogemos la aplicación que queremos se nos abre la página de la misma y lo primero que atrae nuestra mirada son las capturas de pantalla. Microsoft sabe la importancia de lo visual para captar usuarios y en la Store ha decidido darle mucha importancia situando las imágenes en un recuadro de tamaño considerable que protagoniza la columna principal. En la pestaña inicial también encontramos una breve descripción y algunas de las características de la aplicación. Accesibles desde la parte superior de la pantalla tenemos otras pestañas a consultar: una con datos y detalles de la aplicación y otra con las ‘reviews’ de otros usuarios y sus puntuaciones.
Página de App en Windows Store

Pero lo importante viene en la columna de la izquierda. Bajo el nombre de la aplicación que corona la página y con un recuadro con el color de fondo identificativo de la misma encontramos su icono, su puntuación media y el precio al que está disponible. Justo debajo, y sin más adornos que entorpezcan lo que interesa, tenemos los botones para instalar (si es gratis), comprar o probar la aplicación. El compendio de información lo remata la esquina inferior izquierda del recuadro donde podemos consultar el nombre del desarrollador y la edad recomendada.
Desktop Apps en Windows Store
¿Y qué ocurre si la aplicación utiliza el formato clásico de escritorio? En Microsoft han pensado en ello y ha creado un método de certificación de aplicaciones para que estas puedan aparecer en la Store como cualquier otra app diseñada siguiendo Modern UI. Para diferenciarlas han creado la denominación ‘Desktop Apps’, las cuales podemos distinguir del resto de aplicaciones porque aparecen con un tono de color grisáceo único para todas ellas. Además para estos casos la página de la aplicación sustituye el botón de instalar o comprar por uno que da acceso directo a la web del desarrollador para que podamos adquirirla directamente del mismo.

Instalar aplicaciones: todo es más rápido en Windows 8

Como hemos visto, la Windows Store en lo visual transmite una sensación de limpieza y sencillez, y es esta misma estrategia la que desde Redmond han tratado de conseguir a la hora de interactuar con ella para comprar, descargar, instalar y actualizar todo lo que nos apetezca. Puede que desde este momento empecemos a ver como una rémora del pasado ese botón ‘Siguiente’, esos términos y condiciones que nadie ha leído o esas lentas barras de progreso.

Para empezar, Microsoft quiere que nos olvidemos de multiples clicks para tener nuestros programas funcionando. Todo se ha reducido a un simple toque en el botón Instalar para que la aplicación empiece a descargarse y continué automáticamente con la instalación, de forma que el paso de descubrirla a usarla sea el mínimo imprescindible. De igual manera ocurre con las aplicaciones de pago, con la única salvedad de que, por seguridad, nos pide un paso más para que introduzcamos nuestra contraseña. Pero hasta este paso se puede desactivar permitiendo instalar cualquier aplicación en un único trámite.
Instalando apps en Windows Store
Así que nada de ir paso a paso con cada instalación que hagamos y nada de trámites que saltamos sin consultar. Además todo el proceso de descarga e instalación se realiza en segundo plano con lo que no tenemos que estar pendientes y podemos dedicar nuestro tiempo a seguir navegando por la Store o continuar con lo que estuviésemos haciendo. Por supuesto siempre que queramos podremos acceder a una lista de aplicaciones donde podremos ver aquellas que estamos instalando y su progreso. En cualquier caso, una notificación en la esquina superior derecha nos avisará cuando la aplicación esté lista e inmediatamente podremos ver el ‘tile’ de nuestra nueva app aparecer al final de la pantalla de inicio para que la reubiquemos donde queramos.

Guardar y actualizar aplicaciones: siguiendo el camino del móvil

Y si lo de instalar ya supone un gran cambio para el mundo Windows en el escritorio, lo de actualizar es casi una revolución. El modelo que desde hace años impera en los smartphones se traslada aquí con un sistema de actualizaciones similar al que se le añade el empeño por la sencillez que Microsoft pretende poner en su Windows Store. Cuando esté disponible una actualización de alguna de las aplicaciones instaladas aparecerá una notificación en el ‘tile’ de la Store para que accedamos a la página de actualizaciones.

Actualizar aplicaciones en Windows Store

En la página de actualizaciones encontraremos una lista de aplicaciones, del mismo estilo que ya hemos visto, con todas aquellas que dispongan de una actualización seleccionadas por defecto. De nuevo, la idea es que con un simple click podamos realizar la tarea. Al igual que al instalar una aplicación todo el proceso se realiza en segundo plano. Además, las actualizaciones que vayan apareciendo se descargarán previamente cuando nuestro equipo esté en reposo, ahorrándonos así el tiempo de espera de la descarga.

En el caso de aquellas aplicaciones que hayamos adquirido, la Windows Store permitirá que las instalemos en hasta cinco dispositivos con Windows 8 diferentes, sean PCs, tablets, híbridos, o de cualquier tipo con el que nos sorprendan los fabricantes. Con nuestra cuenta de usuario estará asociada una lista de los dispositivos desde los que vamos a usar cada aplicación, pudiendo quitar y añadir otro cuando lleguemos al tope. Eso sí, todas nuestras aplicaciones estarán sincronizadas entre dispositivos para tenerlas siempre disponibles sin que importe el que utilicemos.

Seguridad y control parental: la garantía Microsoft

Microsoft también ha pensado en los padres y no se ha olvidado de añadir las oportunas medidas de control parental. Los padres podrán bloquear la Windows Store para que sus hijos sólo puedan acceder a aquellas aplicaciones permitidas según la edad recomendada.
Sello Windows 8 Compatible
Una de las ventajas de este sistema de tienda de aplicaciones es la garantía que supone el que las aplicaciones serán revisadas por Microsoft antes de aparecer en Windows Store. El plus de seguridad que ganamos con ello nos puede ayudar a disfrutar de una experiencia plenamente satisfactoria y evitar el software malicioso que en anteriores versiones del sistema operativo siempre ha sido una losa para muchos usuarios. Además, con Windows 8 en plataformas x86, aquellos que lo deseen no verán limitadas sus opciones de seguir consiguiendo software por otras vías.

Windows es el sistema operativo más extendido del planeta por lo que su nueva tienda de aplicaciones supone todo un desafío para Microsoft. Falta poco para que conozcamos el resultado. La Windows Store estará disponible definitivamente el 26 de octubre, con la llegada de Windows 8.

Especial Windows 8 A Fondo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios