Esta sección y sus contenidos han sido contratados específicamente por la marca que se menciona Volver a Xataka Windows.com

Aprende a crear máquinas virtuales con Hyper-V en Windows 8

2 comentarios

Cabecera de maquinas virtuales

Hace poco estuvimos hablando de Client Hyper-V y sus características en Windows 8, el cual llegaba para facilitarnos la creación de máquinas virtuales de forma nativa, así como la posibilidad de alternar entre unas y otras sin gran esfuerzo.

En esta ocasión veremos los pasos que tendremos que seguir para lograr crear una máquina virtual y hacerla funcionar correctamente, desde la creación de la misma hasta que comienza la instalación del sistema operativo escogido.

Iniciar y activar Client Hyper-V

Antes de nada, necesitaremos iniciar y activar Client Hyper-V. En nuestro artículo anterior Client Hyper-V aterriza en Windows 8 encontrarás todos los pasos necesarios para saber cómo hacer esto.

Creando una máquina virtual

Una vez iniciado Client Hyper-V, hacemos clic arriba a la derecha en el menú Acción, ponemos el cursor sobre la opción Nuevo, y en el desplegable que aparecerá seleccionamos Máquina virtual. Esto dará inicio al asistente de creación de Máquinas Virtual con Hyper-V, que te guiará paso por paso.

Tras una breve explicación de las funciones del asistente, pulsamos siguiente, y nos encontraremos con los primeros parametros que debemos configurar. El nombre de la máquina virtual, el cual solo utilizaremos para poderla reconocer nosotros mismos, y su ubicación exacta (recuerda que las máquinas virtuales almacenan todo su contenido en archivos).

A continuación, nos pedirá que escojamos la cantidad de memoria RAM que le asignaremos a nuestra máquina virtual mientras se esté ejecutando. Siempre en la primera frase nos aparecerá una frase como “Puede especificar una cantidad entre 8MB y 5908MB” variando estos valores según la cantidad de memoria que tengáis.

Cantidad de RAM asignada

Además de esto, en la imagen adjunta podéis ver la opción de “Usar la memoria dinámica para esta máquina virtual”. Esto básicamente significa que si asignamos 1024MB de RAM a nuestra máquina virtual, cuando la iniciemos automáticamente se reservará esa cantidad impidiendo al sistema operativo principal hacer uso de ella. Por contra, con la memoria dinámica activada, lo que pasaría en nuestro ejemplo es que la máquina virtual solo utilizaría la cantidad de RAM que necesite en cada momento, dejando el resto libre, y siempre con el tope de 1024MB en nuestro caso.

Siguiendo con el asistente encontraremos un apartado para configurar las funciones de red, donde únicamente tenemos que escoger el adaptador de red que utilicemos si nos interesa que nuestra máquina virtual cuente con acceso a Internet.

En el penúltimo paso entramos de lleno con la configuración del disco duro virtual de nuestra máquina virtual. Aquí tenemos varias opciones, como crear un nuevo disco duro virtual, usar uno ya existente, o dejarlo para más tarde. La opción de crear un nuevo disco nos permite escoger su nombre y ubicación, así como el tamaño que tiene un máximo de 64 TB. Aunque nosotros le asignemos 20GB por ejemplo, si nada más instalar todo lo necesario la MV ocupa un total de 2.5GB, ese será el impacto en nuestro disco en cuanto a espacio perdido, ya que este disco duro virtual se irá “expandiendo” a medida que necesite más cantidad, hasta un tope de 20GB que asignamos previamente.

Como último paso nos encontramos con la instalación de un sistema operativo, que bien puede hacerse más adelante, desde un cd/dvd o archivo iso, desde un disquete de arranque, y desde un servidor de instalación en red. Uno de los más utilizados sin duda será la opción de hacerlo a través de un archivo iso, donde simplemente escogemos su ubicación y listo.

Al finalizar, nos aparecerá un resumen mostrando la configuración que hayamos escogido para que podamos revisarlo todo por si hubiese algún fallo. Al terminar, hará todo lo necesario para crear nuestra máquina virtual, y ahora aparecerá en la lista de Client Hyper-V.

Iniciando y conectándonos a la nueva máquina virtual

Maquina en curso

En la portada de Client Hyper-V aparecerá a modo de lista, todas las máquinas virtuales que tengamos creadas. Para iniciarlas, debemos hacer clic derecho sobre una y hacer clic en Iniciar.

Iniciar una máquina virtual no supone conectarse a ella, solo implica dejarla en una especie de estado en segundo plano, donde puede trabajar pero nosotros no vemos qué está haciendo. Para poder trabajar directamente con una máquina virtual, deberemos conectarnos a ella, pero no podremos hacer esto sin haberla iniciado previamente.

Si en los pasos del asistente escogimos un sistema operativo y su archivo, al conectarnos por primera vez a la máquina virtual se ejecutará dicho sistema operativo y su asistente de instalación. En caso contrario, deberemos especificar un sistema operativo del que haremos uso, desde las opciones de configuración.

La máquina virtual seguirá consumiendo recursos de nuestro ordenador mientras esté iniciada, y hasta que especifiquemos que queremos desconectarla, lo cual equivale a apagar un equipo, tal y como Cliente Hyper-V nos indica.

En Bienvenidos a Windows 8 | Cómo realizar copias de seguridad de las partidas de los juegos de Windows 8

+ Deja tu comentario

Comentarios

  • 1

    Avatar de jarkendia !

    Cuando lo pruebe si tengo algunda duda ya sé a dónde recurrir. ¡Gracias!

  • 2

    Avatar de akalabeth !

    Hola, disculpen la rápida pregunta, pero me gustaría saber si se puede instalar externamente el Hyper V en windows 8, es decir, si como usuario de windows 8 que vino instalado ya por defecto en mi notebook (intel i7 de 8 gb de ram y tarjeta grafica intel hd 4000) y no se puede activar el hyper v puede descargarlo desde alguna de las paginas de microsoft y hacerlo funcionar como se ha comentado hasta el momento. gracias