Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Conectar tu equipo con Windows 8 a una pantalla externa

Conectar tu equipo con Windows 8 a una pantalla externa
Guardar
8 Comentarios
Publicidad

A la hora de trabajar en un equipo de Windows 8 siempre hay muchas posibilidades. Por ejemplo, usar una segunda pantalla auxiliar para compartir un trabajo en grupo o para disponer de más pulgadas para disfrutar al máximo de nuestro contenido multimedia.

La tarea de conectar un equipo con Windows 8 a una pantalla externa es bastante sencilla, gracias a la flexibilidad que tiene el sistema para cambiar “en caliente” de monitor. Esto significa, por ejemplo, que no es necesario reiniciar el equipo o instalar drivers adicionales cada vez que se enchufa el monitor a una pantalla externa nueva. Es muy sencillo y en este post te explicamos las opciones que tienes a tu disposición.

Pasos para conectar la segunda pantalla en Windows 8

Sea a través de una conexión HDMI, VGA o DVI, para conectar un equipo con Windows 8 a una segunda pantalla, hay que dirigirse con el dedo o con el ratón a la esquina superior derecha de la pantalla hasta que se despliegue la barra lateral de este lado. En ella aparecerán varias opciones, hay que seleccionar la que se llama “Dispositivos”.

Acto seguido, aparecen en pantalla varios controles, uno de ellos el de “Segunda Pantalla”, que son las opciones existentes para conectar una segunda pantalla a nuestro equipo con Windows 8. Haciendo click sobre ella se despliegan las distintas alternativas para realizar esta conexión y ver las imágenes en otro dispositivo.

Para los que seáis más de usar un acceso directo o combinaciones de teclas, es posible acceder a las opciones de conexión de pantalla directamente pulsando la tecla “Windows” y a continuación la tecla “P”.

Opciones de conexión a una segunda pantalla

A la hora de conectarse a una segunda pantalla en Windows 8, se puede optar por cuatro opciones de visualización, que son las siguientes:

  • Sólo pantalla de equipo: seleccionar esta opción permite volver a la configuración básica desde cualquier otra opción que se haya elegido previamente, quedando la imagen de la pantalla disponible tan sólo para la principal del equipo.
  • Duplicar: esta opción permite visualizar la misma imagen en la pantalla principal del equipo con Windows 8 y en la segunda que se conecte. Se ve tal cual, lo que resulta muy útil cuando se quiere ver en el ordenador exactamente lo que se está reproduciendo en la pantalla externa.
  • Extender: esta opción permite disponer de una imagen extendida del sistema, es decir, presenta en la pantalla 1 la pantalla de Inicio y en la 2 el Escritorio Clásico, o cualquier aplicación que tengamos abierta sobre ambas. Resulta especialmente interesante a la hora de hacer presentaciones, cuando se quiere proyectar al público una imagen diferente de la que se está viendo en la pantalla de la persona que está manejando el ordenador. Por ejemplo, si se proyectan documentos que hay que buscar en carpetas, un usuario puede localizarlos a través de la pantalla del ordenador, mientras que al mismo tiempo se muestra en la del proyector un documento.
  • Sólo segunda pantalla: con esta opción se deja de proyectar la imagen en la pantalla del equipo y se traslada a la segunda pantalla conectada. Resulta muy cómoda esta configuración cuando se quiere proyectar la imagen en el televisor viendo una película y se quiere evitar el molesto reflejo de la pantalla del ordenador. En caso de perder la conexión a la segunda pantalla, si se reinicia el equipo el sistema reestablece automáticamente la conexión para que se vuelva a visualizar la imagen en la pantalla principal.

En Xataka Windows | Mantén todos tus documentos ordenados con las bibliotecas de Windows 8

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos