Japón, el último mercado irreductible a la Xbox

Sigue a

Xbox en Japón

En el mercado USA y Europeo la venta de más de 10 millones de consolas Xbox desde su nacimiento, en dura competencia con la saga PlayStation y la familia de Nintendo, deja claro que ha sido un gran éxito comercial para Microsoft.

Y la arriesgada apuesta que hicieron en su día llegando tarde a un mercado copado por las consolas del momento, sería de aplastante victoria si no fuera porque el imperio de Redmond tiene a sus propios irreductibles Galos en forma de los habitantes del archipiélago Japonés.

Sin motivos claros o con claros motivos


Al parecer el principal motivo de la pálida acogida de la Xbox son las diferencias culturales tan enormes que hay entre el pensamiento japonés y el occidental. Así, observando el vídeo que encabeza este capítulo, podemos mirar con ojos asombrados una estética y manera de hacer las cosas que nos parecen ciertamente peculiar. Y que significa que desde la tierra del Sol naciente deben de ocurrirles algo similar con respecto a nuestra estética y modismos formales.

Así el mercado Japonés de juegos para la Xbox está lleno de productos específicos para el país o la región, que tienen como objetivo un “target“ cultural tan específico como alejado de los gustos de los mercados exitosos de la consola.

Sin embargo parece, que no puedo asegurarlo de primera mano, que la cultura Japonesa no solamente es disciplinada, solidaria y tradicionalista. Si no que tiene una resistencia bastante firme ante “el extranjero“ y es muy poco permeable a otras culturas, hablando en generalidades con lo injusto que siempre es hacerlo así. Así, prefiere una consola “del país” antes de adquirir un producto norte americano, aunque se fabrique en china.

Ventas de consolas en japón

Incluso se ha argumentado que el utilizar la letra X en el nombre de la consola produce rechazo en los jóvenes del antiguo Imperio, al ser traducido como un símbolo de muerte o fracaso, aunque yo pienso que es un ejemplo más de la incapacidad de occidente de entender una cultura milenaria como la japonesa.

Sea cual sea la razón, es ciertamente llamativo el “fracaso“ de la Xbox en Japón. A pesar de los millones de dólares invertidos y de los esfuerzos que lleva realizando Microsoft en la última década; y que da resultados tan frustrantes como que todas las consolas del mercado japonés se vendan más (incluyendo la vetusta PS2), dejando peleándose por no ser la última a la Xbox contra una DS descatalogada – y ganando por unas pocas miles de unidades.

Si acaso, a diferencia que en la historia de los galos, la estrategia de Microsoft no sea continuar con la fuerza bruta si no convencer a los japoneses de utilizar un brebaje mejor: la nueva generación de la Xbox, que ya asoma en el horizonte.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios