Skip Metro Suite, arranca Windows 8 sin pasar por la pantalla de inicio y algún ajuste más

Síguenos

Trucos y Guías para Windows 8

Hoy iniciamos una serie de artículos dedicados a compartir con vosotros algunos trucos y guías para Windows 8, bien para cubrir aspectos no documentados o que no están presentes en el sistema operativo, bien para explicar con pasos sencillos la realización de ciertas tareas. Para iniciar la serie, hemos elegido una pequeña utilidad gratuita, Skip Metro Suite, cuyo nombre ya indica en cierta forma su función: saltar la pantalla de inicio de Windows 8, permitiendo algún ajuste adicional.

Skip Metro Suite, así funciona

Lo primero que haremos es descargar la aplicación. En la página de descarga, veréis varios botones con la leyenda “Download”, el correcto es el que tiene color gris. Pulsando sobre éste, se abrirá el dialogo pertinente para grabar un fichero, SkipMetroSuite.zip, en nuestra instalación. Dentro del “ZIP” hay dos ejecutables, que corresponden a las versiones de 32 y 64 bits del programa. El tamaño de descarga es 240 KB.

Una vez descomprimido es conveniente colocar el ejecutable que vayamos a utilizar en un lugar con fácil acceso o crear un acceso directo. Skip Metro Suite no requiere instalación y cualquier modificación que realicemos con ella implica necesariamente lanzar el ejecutable. Los cambios no estarán operativos hasta que reiniciemos la sesión.

Al lanzar el ejecutable se nos mostrará una ventana que contiene todas las funciones de Skip Metro Suite, que pueden habilitarse o inhabilitarse mediante controles tipo checkbox.

Skip Metro Suite

El primer control, situado en la esquina superior izquierda de la ventana es “Enable Skip Metro Suite“. Si se marca, las demás funciones estarán disponibles. Es de especial utilidad para inhabilitar con una sola acción cualquier configuración establecida.

Separado en un recuadro independiente, hallaremos el control Skip Start Screen, que permite acceder de forma directa al escritorio clásico de Windows 8, saltando la pantalla de inicio. Con la función activada arrancaremos Windows 8 como si fuera Windows 7, salvando las distancias que separan a las dos versiones de Windows.

La siguiente zona de la ventana, denominada Hot Corners“, aglutina el resto de funciones de Skip Metro Suite. La ubicación de cada una está íntimamente relacionada con en elemento de la interfaz Modern UI que activa o desactiva.

Así, encontraremos en la parte superior izquierda del recuadro el control Apps Switcher“, que actúa sobre el cambio de aplicaciones. En el centro de la parte superior, activaremos o desactivaremos la función de arrastrar (hacia abajo) una aplicación para cerrarla.

Nota.- La versión reseñada en el artículo es la última disponible, V 3.0, y el vídeo corresponde a una versión anterior, aunque sirve para ilustrar cómo se aplican los cambios reiniciando la sesión.

En el lado derecho, tanto en la zona superior como en la inferior, habilitaremos o inhabilitaremos la Charms Bar, cada una actúa sobre el tirador correspondiente (arriba/abajo) de la barra oculta lateral derecha.

En la esquina inferior izquierda tenemos el control que actúa sobre el tirador que permite el acceso a la pantalla de inicio de Windows 8. Finalmente, tenemos dos botones. Uno para salvar la configuración que, recuerdo, no estará disponible hasta reiniciar la sesión, y el otro para salir de la aplicación sin guardar los cambios.


CONSEJO:
No es conveniente inhabilitar los dos tiradores de la Charms Bar de forma simultánea, ya que perderemos el acceso a funciones importantes del sistema y, sobre todo, la posibilidad de apagar el equipo con comodidad, teniendo que recurrir a la socorrida combinación de teclas [CTRL]+[ALT]+[SUP], o cualquier otro método.

Pensad también que si anulamos simultáneamente los dos tiradores de la Charms Bar y el correspondiente a la pantalla de inicio, no se podrá acceder esta última salvo con tecla “Windows”.

Skip Metro Suite, conclusiones

He probado varias combinaciones y todo funciona correctamente. Podemos iniciar el sistema sin pasar por la pantalla de inicio e inhabilitar los distintos tiradores de Windows 8. He repetido las operaciones varias veces y Windows 8 ha funcionado igual. También es fácil restaurar el sistema tal y como viene de fábrica.

Personalmente no soy muy partidario de este tipo de aplicaciones de terceros. Si hemos adquirido Windows 8 es, entre otras cosas, por las prestaciones extra que tiene sobre versiones anteriores de Windows. No obstante, para sesiones de trabajo puntuales, Skip Metro Suite cumple con su cometido de forma eficaz.

Vídeo | YouTube

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios