Sigue a

Nokia Lumia 920

El Nokia Lumia 920 es el buque insignia de Windows Phone 8. Es el teléfono más ambicioso de Nokia, y también el más deseado entre los consumidores. No ha sido fácil hacerse con uno, aunque el esfuerzo ha merecido la pena. Después de unos días con él, hoy os traemos nuestro análisis a fondo del Lumia 920.

Un diseño excepcional, cuidando hasta el último detalle

Nokia Lumia 920

Lo primero que destaca del Lumia 920 es su diseño excepcional, cuidando hasta el último detalle. La pantalla está integrada a la perfección en el policarbonato de la carcasa, sobresaliendo sólo ligeramente. A diferencia de sus primos pequeños, los Lumia 800 y 900, no está encajada en la carcasa sino que cuenta con un pequeño biselado.

El cuidado de los detalles no se para aquí: el altavoz superior está perforado en el cristal, y queda encajado de forma muy discreta. Lo mismo ocurre con la cámara frontal y el sensor de luz, que sólo se ve si lo miráis a contraluz.

Frontal Lumia 920 El frontal del Lumia 920, con la tarjeta microSIM y el micrófono ambiental.

En la parte superior nos encontramos un pequeño micrófono ambiental para supresión de ruido, el conector para auriculares en el centro y el espacio para la tarjeta microSIM. Para acceder a él tenemos que usar el accesorio de Nokia (un clip también vale) insertándolo en el agujero de la imagen y que levanta el soporte de la tarjeta.

Debajo nos encontramos con el conector microUSB, dos altavoces y un detalle que me ha sorprendido mucho: dos tornillos Torx para desmontar el teléfono. Muy interesante para todos aquellos a los que nos gusta desmontar nuestros móviles sin demasiadas complicaciones.

El inferior del Lumia 920, con los altavoces y el conector microUSB

Otro cambio que ha introducido Nokia en el 920 es el perfil constante a lo largo del teléfono. Mientras que en el Lumia 800 era más fino en los bordes, en este caso son sólo los laterales los que mantienen la curvatura, que se ha vuelto más acentuada. Personalmente, encuentro esta nueva forma bastante más cómoda, sobre todo para el gran tamaño del terminal.

Además, este diseño más ergonómico se junta con la mejora del tacto del policarbonato de la carcasa. Es mucho más suave y agradable, tanto en modelos de color mate como en los brillantes. Al mismo tiempo, parece muy poco propenso a coger suciedad.

Los botones del lateral del teléfono están perfectamente integrados.

Y por último, los botones del lateral también han recibido la atención de Nokia. Ahora son del mismo color que el teléfono, sobresalen menos y se mantienen fijos, sin “bailar” en su posición.

Pantalla de alta calidad, aunque no extremadamente sensible

Pantalla del Lumia 920

Con el permiso de la cámara, una de las características más especiales del Lumia 920 era la pantalla. 4,5 pulgadas de PureMotion HD+ y 332 ppi (mayor densidad que la pantalla Retina del iPhone 5) hacen que al encender la pantalla te quedes absolutamente maravillado.

Los colores se ven brillantes y nítidos en esta pantalla. Las tiles de Windows Phone cobran vida, y la experiencia con vídeos y fotos HD tampoco se queda atrás. La definición es realmente impresionante, y nos permite diferenciar hasta el más mínimo detalle.

Además, un punto a favor del panel IPS es que los colores no están tan excesivamente saturados como en las pantallas AMOLED. No tenemos un negro tan negro que se confunda con el marco de la pantalla, pero a cambio la pantalla es más agradable a la vista.

Sí que he notado que el brillo automático sigue sin ir del todo bien. Quizás soy yo, que nunca me han gustado este tipo de sistemas, pero prefiero mantenerlo en brillo medio de forma permanente.

Lumia 920

En cuanto al uso a plena luz del día, el Lumia 920 se comporta muy bien. Apenas perdemos visibilidad (incluso sin activar el brillo automático), y no tenemos demasiados reflejos que nos deslumbren .

La respuesta a las pulsaciones de los dedos es perfecta. Aún siendo más sensible, Nokia ha conseguido filtrar pulsaciones accidentales, mejorando todavía más la experiencia de uso del terminal. Eso sí, tampoco llega hasta el punto de reconocer pulsaciones a través de guantes de lana.

La pantalla funciona bien con guantes finos, con la uña o usando un paño fino, pero en cuanto la barrera entre los dedos y el móvil sea algo más gruesa, no podréis usarlo. No está nada mal, y de hecho supera a prácticamente todos los móviles en sensibilidad, pero quizás Nokia puso unas expectativas demasiado altas en este aspecto.

Donde sí destaca la pantalla táctil es en lo agradable que resulta al uso. El cristal no coge demasiada suciedad, y el dedo desliza perfectamente en cualquier condición. De hecho, el cristal es tan deslizante que si dejáis el teléfono boca abajo en una superficie mínimamente inclinada, se moverá sólo y puede llegar a caerse, como si fuese un hielo derritiéndose.

La cámara del Lumia 920 no es de este mundo

Cámara del Lumia 920

Con todas las imágenes y vídeos que habían salido de la cámara del Lumia 920, me había formado unas expectativas bastante altas. Aun así, este teléfono ha conseguido sorprenderme gratamente en las pruebas que he hecho con él.

Lumia 920 frente a una DSLR Con poca luz, a la izquierda el Lumia 920 y a la derecha una cámara DSLR

El rendimiento con poca luz es espectacular. En exteriores, el 920 consigue unas fotos mucho mejor iluminadas que cualquier otro teléfono que haya probado, y quedándose muy cerca del nivel de una cámara DSLR. El nivel de ruido es más que aceptable, y si lo sujetas con las manos el desenfoque por movimiento tampoco es demasiado grande.

Modo macro del Lumia 920 El modo macro del Lumia 920 funciona realemente bien.

El modo macro tampoco se queda atrás. Como podéis ver en la imagen, la cámara es capaz de enfocar sin problemas a objetos que están a tan sólo 7 centímetros de ella.

En general, la cámara tiene una calidad y resolución fantásticas. Es rápida en enfocar si tiene luz suficiente, y el tiempo de respuesta al disparador es prácticamente cero. Los finlandeses también han corregido el balance de blancos, ahora mucho más preciso y real con respecto al del Lumia 800.

Profundidad de campo 920. El Lumia 920 nos permite jugar con la profundidad de campo de la imagen sin ningún problema.

Y no podemos acabar esta sección sin hacer una mención especial al vídeo. El estabilizador funciona a la perfección, corrigiendo los temblores de la mano al grabar con el móvil. Además, el modo de enfoque continuo reenfoca automáticamente la imagen de una forma muy precisa y rápida, una verdadera maravilla.

La única pega que le encuentro es que a veces el estabilizador crea una ligera deformación geométrica cuando movemos el teléfono hacia delante y atrás, con un efecto “ojo de pez” un poco molesto. A pesar de ello, se podría decir que es el mejor móvil que podéis encontrar para grabar vídeo.

Y antes de seguir con el análisis, os vamos a dejar con la extensa comparativa que han hecho nuestros compañeros de Xataka, poniendo a prueba la cámara del 920 frente al iPhone 5, el HTC 8X y el Samsung Galaxy S3.

Sonido: calidad buena aunque no excepcional

Altavoces inferiores 920 Los altavoces inferiores del Lumia 920 son bastante potentes para un móvil.

También tocaba probar la calidad de sonido del Lumia 920. Mientras que en HTC se han preocupado bastante por este aspecto con el sonido integrado Beats, Nokia no lo ha tratado de forma tan excepcional y nos ha dejado con un sonido que podemos calificar sólo como bueno.

El sonido por auriculares está bastante bien, a la altura de un móvil de gama alta y que mejora bastante con el sistema Dolby Headphone. Hay que reconocer que los altavoces tampoco están nada mal para estar hablando de un móvil: alta potencia y sin distorsión, con un sonido bastante nítido.

En este sentido, el Lumia 920 alcanza la suficiente calidad de audio como para reproducir los MP3 que tengamos sin ningún problema, y en el que probablemente importen más los auriculares que escojáis que el teléfono en sí. Como digo, no tenemos nada excepcional, pero el 920 está a la altura.

Donde sí que falla más es en el micrófono. Los agudos tienen poca presencia, y la distorsión es bastante apreciable con volúmenes altos. Funciona, sí, y la calidad en llamada es suficiente, pero tampoco llega a más.

Carga inalámbrica y NFC: curioso, pero poco útil

Lumia 920, carga inalámbrica.

Vamos con dos de las novedades que Nokia ha introducido en el Lumia 920: la carga inalámbrica y el NFC. Son tecnologías muy nuevas, muy futuristas y que funcionan realmente bien. Ahora bien… ¿son útiles?

La carga inalámbrica la hemos podido probar con la almohada Fatboy y la estación de carga, ambas prestadas por Nokia. Mi impresión es que, aunque es muy chulo y funciona, es poco útil.

Primero, porque no puedes mover el móvil. Si eres como yo, que el móvil anda de lado a lado mientras se está cargando (normalmente lo cargo cuando estoy trabajando en mi ordenador), un cable de carga es mucho más sencillo. Y segundo, porque la carga es más lenta: en media hora, el cargador inalámbrico sólo recarga un 10% de la batería (aproximadamente). El cable tarda algo menos de la mitad para conseguir el mismo nivel de carga.

Por otro lado y como era de esperar, en carga inalámbrica el teléfono se calienta bastante más. Es decir, que es muy probable que estemos gastando más electricidad que en carga por cable.

Ahora mismo, la única ventaja que le veo a esto es que puedes cargar el móvil sin tener que enchufarlo, y ponerlo a cargar sin preocuparte de dónde está el cable. Por lo demás, creo que la verdadera utilidad de la carga inalámbrica estará en cargadores más grandes, para poder cargar varios gadgets al mismo tiempo.

NFC en Lumia 920 El NFC nos permite compartir archivos entre móviles.

Además de la carga inalámbrica, la otra novedad sin cables del Lumia 920 es la tecnología NFC. Se puede usar para enviar contenidos a otros móviles: a través de NFC ambos móviles se emparejan con Bluetooth y se envía el archivo por este canal.

En las pruebas que he hecho con el Lumia 820 (también tendremos análisis de éste teléfono en Xataka Windows pronto), la conexión es casi instantánea y la velocidad muy rápida, tardando apenas 5 segundos en transmitir fotos en alta calidad.

Lo malo del NFC es lo que le ocurre a todos los móviles: no está lo suficientemente extendido como para que pueda ser realmente útil. Quizás se le puede sacar más utilidad si compras las bases de altavoz o auriculares de Nokia, que funcionan con NFC y que se encienden automáticamente cuando acercas el teléfono. Pero hasta que la tecnología no se extienda más, el NFC del Lumia 920 no nos va a resultar útil, porque no lo vamos a poder usar para casi nada.

Batería del Lumia 920: rendimiento bueno pero todavía a mejorar

Carga inalámbrica Lumia 920

La batería del Lumia 920 no es precisamente pequeña (2000 mAh), y esto se nota en su rendimiento. Después de unas ocho horas de uso muy intenso, incluyendo dos de juego (los viajes en tren por Madrid se hacen muy largos) y abriendo el correo, Internet Explorer, Twitter y Whatsapp cada poco tiempo, el teléfono llega a casa con algo más de un tercio de la batería normalmente.

Es un rendimiento muy bueno que además va mejorando un poco cada día (la batería alcanza su máxima capacidad cuando lleva varios días de carga y descarga). Además, hay que tener en cuenta que Nokia tiene una actualización pendiente para mejorar la duración de la batería.

De hecho, y según lo que comentan muchos usuarios, el Lumia 920 alcanza un día de autonomía sin ningún problema, así que creo que tocará ponerle un notable alto en este aspecto.

El Snapdragon S4 y Windows Phone hacen su trabajo: rendimiento espectacular

Snapdragon

Si juntas un sistema operativo muy optimizado y un procesador potente, sale el Lumia 920. Aunque no se puede decir que el rendimiento de los Lumia con Windows Phone 7 fuese ni mucho menos malo, el salto en velocidad del 920 es enorme.

El sistema es muy rápido, cargando aplicaciones pesadas e ineficientes como Whatsapp en menos de un segundo. La respuesta es inmediata, llegando a cargar hojas Excel bastante pesadas desde Internet en apenas dos segundos.

Este terminal también sobresale en las aplicaciones más intensivas: los juegos. Todavía no he notado ningún tipo de retraso o lag en ningún juego, incluyendo los que han sido creados especialmente para Windows Phone 8.

Por supuesto, no puede atribuirse todo al procesador. Windows Phone 8 ha mejorado mucho el rendimiento en todas las tareas. Es cierto que en algunos casos con sólo reducir el tiempo de las animaciones ya da la sensación de ir más rápido, pero no todo se trata de trucos de experiencia de usuario (UX). De todas formas, hablaremos más a fondo de Windows Phone 8 en el análisis que le dedicaremos exclusivamente a él.

Las aplicaciones exclusivas de Nokia para la gama Lumia

Aplicaciones exclusivas de Nokia

Como decía hace un momento, no hablaremos de Windows Phone 8 en este análisis porque se merece otro artículo para él sólo. Lo que sí vamos a comentar del software del Lumia 920 son las aplicaciones que Nokia ha preparado exclusivamente para él y sus primos de la gama Lumia.

Empecemos por las joyas de la corona: Maps y Drive. Aunque no tenemos grandes novedades en ninguna de las dos aplicaciones, sí que se nota que las han pulido bastante. Los mapas cargan de forma mucho más fluida y elegante que antes, cuando parecía que iban a tirones totalmente.

Nokia Drive

En Drive, Nokia ha introducido un sistema de ahorro de batería, que sólo se conectará al GPS cuando sea necesario. Por ejemplo, si tenéis que hacer diez kilómetros por autopista, Drive desactivará el GPS y lo volverá a cargar cuando haya que dar nuevas instrucciones.

También tenemos, por supuesto, la posibilidad de descargar los mapas para que estén disponibles offline, tanto en Drive como en Maps.

En la misma temática nos queda revisar Nokia Transport y Vista Urbana. No hay prácticamente ningún cambio con respecto a las versiones de Windows Phone 7. En el caso de Vista Urbana no es necesario, ya que mejoró bastante con la última actualización. Sin embargo, en Transport sí que les vendría bien mejorar el motor de recomendación de rutas, ya que no siempre acierta con el mejor recorrido en transporte público.

Nokia City Lens Vista Urbana sigue siendo una de las aplicaciones más interesantes de los Lumia.

Nokia también ha preparado aplicaciones para explotar al máximo la cámara del 920. Una de ellas es “Disparo Inteligente”, que también se puede activar como lente de la cámara. La aplicación dispara cinco fotos a un grupo de gente, y nos permite seleccionar las mejores caras para conseguir lo imposible: una foto en la que todos salgan bien y sin los ojos cerrados.

Cinemagraph o “Fotos animadas” es otra novedad en Windows Phone 8, que por el nombre podéis imaginar lo que hace. Con esta aplicación podemos crear fotos animadas parcialmente, en la que animamos únicamente un elemento de la imagen mientras el resto permanecen congelados. Funciona realmente bien y además nos permite elegir qué partes exactas de la imagen se animan.

Conclusiones y sensaciones del Lumia 920

Lumia 920

Tras estar varios días con el teléfono, tengo que decir que me ha encantado. Es un teléfono agradable, bien diseñado, con un funcionamiento genial y extremadamente fácil de usar.

Uno de los aspectos que más se le ha criticado al Lumia 920 es su peso y grosor: 185 gramos y 11 milímetros. Personalmente, no es un aspecto que me importe demasiado ni que note demasiado molesto: vengo de un 800 así que acostumbrarme no ha sido difícil, y a cambio tenemos ventajas como una mayor batería, carga inalámbrica y PureView. Por supuesto, es un aspecto que Nokia puede mejorar, pero no lo considero una desventaja del teléfono.

Sobre el tamaño, lo que sí me preocupaba era que la pantalla me iba a resultar demasiado grande (el HD7 ya me parecía un tamaño excesivo con sus 4.3 pulgadas). Sin embargo, al final no ha resultado un problema: la forma del terminal y la pantalla curva permiten alcanzar todos los lugares de la pantalla sin ningún problema.

Quizás el único punto débil del 920 sea la falta de una ranura microSD. Aunque qué queréis que os diga, teniendo 32 GB y todo el espacio en la nube con SkyDrive y Xbox Music (cuando llegue) no echo de menos más espacio.

Nokia tenía una tarea difícil con el Lumia 920: hacer el mejor teléfono con Windows Phone 8. Para mí, lo ha conseguido de sobra. Si queréis experimentar todo el potencial de Windows Phone, el 920 es vuestro teléfono (siempre y cuando el dinero no sea una restricción, claro).

Y no sólo eso. Lo que Nokia ha conseguido no es sólo el mejor Windows Phone 8. Un sistema operativo que no aburre con una interfaz nueva, una cámara y pantalla espectaculares, un diseño innovador que no se reduce a hacer los cambios justos para que Apple no ponga una denuncia, y una construcción con materiales muy resistentes y agradables al tacto hacen del Lumia 920 el que para mí es el mejor teléfono de 2012.

En Xataka | Nokia Lumia 920, análisis

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios