Microsoft Surface RT, análisis

Sigue a Xataka Windows

Surface RT

La semana pasada, Microsoft presentaba Surface RT en España. En Xataka Windows hemos conseguido probar una de ellas durante el fin de semana, y aquí os traemos nuestro análisis con todos los detalles del tablet de Microsoft.

Antes de nada, tendría que decir que no soy precisamente imparcial a la hora de revisar un tablet. Entro dentro de la categoría de usuario intensivo siempre con varias ventanas abiertas a la vez, y que la idea de un tablet nunca me ha atraído: ni es tan cómodo y pequeño como un móvil, ni tan ilimitado como un ordenador. Aun así, Surface RT me ha sorprendido muchísimo: es un producto muy bueno. Tiene sus fallos, por supuesto, pero creo que en general Microsoft ha hecho un gran trabajo.

Surface por fuera: resistente, pero no precisamente ligero

Surface RT

Una de las mayores novedades de Surface es la carcasa VaporMg. Este término totalmente marketiniano significa que la carcasa está hecha de magnesio. Todo un cambio respecto al aluminio y plástico que predomina el mercado.

No sé realmente si tiene muchas ventajas sobre el aluminio, pero sí es cierto que transmite muy buenas sensaciones. Parece resistente a golpes y arañazos, aunque la suciedad no es fácil de quitar con un paño seco.

Microsoft prometía que el magnesio también permitía hacer un tablet más ligero. Quizás es culpa de los componentes internos o que VaporMg no es tan liviano, pero Surface pesa lo suyo y se hace incómodo después de llevarlo un rato en las manos.

Soporte Kickstand

En cuanto al soporte Kickstand, es una adición muy útil. La bisagra no parece para nada endeble, y han cuidado hasta el sonido que hace al bloquearse. Para usarlo como portátil en una mesa con el teclado es muy cómodo, pero falla si quieres tenerlo en las piernas cuando estás sentado (la pantalla queda demasiado inclinada). En este sentido sería mucho mejor que fuese regulable y no de posición fija.

Por lo demás, se nota que Microsoft ha puesto mucho cuidado en la fabricación de Surface. La parte trasera está ensamblada a la perfección con la delantera, y los botones (el superior de encendido y los de volumen en los laterales) están perfectamente encajados y no bailan en su posición. Lo mismo con los conectores USB, miniDisplayPort y de audio, que apenas destacan en el perfil del tablet.

Cargador Surface El cargador de Surface no es precisamente fácil de colocar.

El único problema lo veo en el conector para el cargador. Es magnético y con un diseño muy parecido al MagSafe de los Mac, pero no tan útil. Los conectores metálicos están demasiado hundidos en el perfil, así que no es tan sencillo como “acercar y soltar”. Hay que colocarlo en el lugar adecuado y perfectamente recto: si lo inclinas un poco lateralmente se quedará pegado pero sin hacer conexión.

Pantalla de buena resolución y muy precisa

Surface RT

La pantalla de Surface es realmente buena. Los 1366 × 768 píxeles consiguen una imagen muy nítida y de muy buena resolución. Los colores definidos y, por una vez, he podido activar la regulación automática de brillo en un móvil/tablet sin que se quede con mucho o poco brillo o vaya dando saltos repentinos.

En cuanto al formato 16:9, no me he podido formar una opinión clara. En modo apaisado gana mucho, con espacio suficiente para todas las secciones de las aplicaciones, y sobre todo destaca a la hora de ver películas. Además, el modo de teclado táctil separado te permite teclear sin problemas con los pulgares. El formato vertical está genial para leer artículos largos, pero aplicaciones como el correo o un lector de feeds pierden mucho en este modo.

Surface reconoce sólo cinco dedos en la pantalla (no sé para qué querrías pulsar con más dedos en la pantalla, pero bueno), pero lo hace con muchísima precisión. Los dedos se deslizan bien por la pantalla, y en general es muy cómoda de usar. Además, se limpia muy fácilmente de las marcas con una pasada de un paño seco.

De la pantalla sólo he echado de menos un botón físico de bloqueo de orientación, como el que había en el tablet prototipo que nos dejaron en el Build (y que, por cierto, era una de las cosas que Sinofsky enseñaba con más orgullo). El ajuste está un poco escondido en Windows (en el charm de ajustes) y sería más fácil tener un botón dedicado en la carcasa.

Los teclados Touch y Type Cover

Teclados Touch y Type Cover

Junto con Surface, también hemos podido probar los dos teclados incoporados, el Touch y el Type Cover. Ambos se enganchan con imanes a la parte inferior de Surface con un clac característico. La unión es bastante fuerte, tanto que puedes llegar a sujetar la tablet por el teclado sin que se caiga. Y, a pesar de eso, si lo quieres quitar es tan sencillo como dar un pequeño tirón.

También se pueden usar como tapa, aunque como no tienen imán en la parte inferior no se quedan pegados al tablet. No es un gran inconveniente, pero es un detalle que se podría haber mejorado. Lo que sí es de agradecer es el acelerómetro incorporado, que desactiva el teclado cuando está por detrás del tablet.

Surface Type Cover

De los dos, el que más me ha sorprendido ha sido el Touch Cover. Tres milímetros de grosor en los que han metido teclas sensibles a la presión, un trackpad y toda la circuitería correspondiente, un verdadero prodigio de ingeniería y de usabilidad.

La primera sensación es extraña. Las teclas no tienen un retroceso apreciable, y lo único que lo diferencia de un teclado en pantalla táctil es el relieve y el material, aterciopelado y muy cómodo. A pesar de esto, es muy preciso (la mitad de este artículo está escrito en Surface, y apenas cometí errores). No llega al punto de un teclado tradicional, pero es realmente bueno.

El trackpad también es otra sorpresa. Pequeño pero cómodo de usar, y muy útil al estar acompañado por la pantalla táctil. Reconoce varios dedos, tanto pulsando como deslizando, sin ningún problema.

Type Cover

El Type Cover, la versión mecánica, me ha decepcionado un poco más. Sí, es más familiar y más rápido al tener teclas con retroceso, pero no creo que merezca la pena si te acostumbras al Touch. Es más gordo, el trackpad es bastante peor y es muy incómodo tener todas las teclas ahí cuando pones el teclado detrás del tablet. Y, no nos olvidemos, es un poco más caro.

En cuanto a la durabilidad, parecen teclados muy resistentes (el Touch hasta se puede mojar sin problemas), pero tienen un punto débil, el que veis en la imagen. No creo que ese borde vaya a durar demasiado tiempo.

Borde teclado Surface No creo que ese borde del teclado vaya a durar mucho.

Surface por dentro: Windows RT y sus limitaciones

El mayor problema de Microsoft ahora mismo es explicar a los consumidores qué es Windows RT. Porque si, siendo un usuario normal, miro la Surface como un tablet con Windows, quedaré bastante decepcionado al no poder ejecutar un programa normal de Windows.

Sin embargo, desde el punto de vista de “esto es una tablet como el iPad o el Nexus 7”, Surface RT se convierte en un producto muy bueno, y las limitaciones no importan tanto. Tiene las típicas aplicaciones de tablet, pero además, ¡tiene Office!

Esto nos lleva a lo que llevamos diciendo bastante tiempo: Windows 8 necesita mejores aplicaciones Metro/Modern UI. Ahora hay unas cuantas, pero pocas de calidad que merezcan realmente la pena. Y sin aplicaciones, un tablet pierde mucho.

Surface con Windows RT

Por lo demás, Windows RT se comporta genial. Va increíblemente fluido, y sólo he notado lentitud en las aplicaciones Juegos y Música. También se queda un poco estancado cuando tienes un juego en segundo plano, pero por lo demás no hay ningún problema. Incluso Office, con varios documentos de Excel y Word abiertos, va como un rayo.

También es muy de agradecer toda la sincronización entre cuentas de Windows 8. Con sólo meter mi cuenta Live, ya tenía mi imagen de bloqueo, el fondo de la pantalla de inicio y las contraseñas en Internet Explorer. Sólo falta que se sincronicen las aplicaciones descargadas y ya sería perfecto.

Otro aspecto de Windows RT muy interesante y en el que creo que gana al resto de tablets es en el soporte multicuenta. En Surface, igual que en cualquier otro dispositivo con Windows, puedes crear varias cuentas de usuario. Cambiar entre ellas es tan sencillo como pulsar en tu avatar, bloquear la pantalla y pulsar el botón atrás para entrar con la cuenta que quieras.

Aunque las cuentas no comparten las mismas aplicaciones, hay una pequeña optimización: si descargas una aplicación que ya está instalada en otra cuenta, aparece instantáneamente en lugar de esperar a que se baje completa de la Store.

En general, Windows RT es un sistema muy bueno. Como comento, sólo le falta tener más aplicaciones. En rendimiento, funcionalidades y sincronización es perfecto.

Batería, sonido y otros detalles

No he podido hacer una prueba muy extensa de la batería de Surface, pero en el tiempo que la he tenido se ha portado muy bien. Antes de cargarla por primera vez aguantó algo más de cinco horas, nada mal teniendo en cuenta que empezó al 70% de carga y que fue un uso muy intenso, incluyendo bastantes descargas por WiFi, pruebas con ratones y teclados inalámbricos y reproducción de algún vídeo.

No puedo pasar por alto una característica de Surface de la que no se ha hablado mucho: el sonido de los altavoces. Salvo por los bajos casi inexistentes (normal siendo un tablet), el sonido de Surface es espectacular. Además de ser estéreo, alcanza una definición impresionante incluso con el volumen al máximo.

Camara trasera SurfaceLa cámara trasera de Surface está inclinada para que la imagen salga recta con el tablet inclinado.

En cuanto a las cámaras, no destacan precisamente por su calidad. La cámara trasera tiene una ligera inclinación para que, con la tablet en una mesa (con el soporte Kickstand) se grabe recto y no aparezca parte de la mesa. Por lo demás, nada destacable.

Como no podía ser menos, Surface soporta memorias, teclados, ratones e incluso impresoras sin ningún problema a través de su puerto USB. También estuve probando con el teclado Wedge de Microsoft, que funciona con Bluetooth, y lo reconoció rápidamente y sin ningún problema. Tal y como promete Microsoft, Surface y Windows 8 están preparados para casi cualquier dispositivo que te puedas encontrar.

Por último, sobre el espacio de almacenamiento. Windows reporta 25 GB de capacidad en el disco duro, de los cuales sólo 11 GB estaban disponibles. Quizás es por ser una unidad de prueba: esta ya había estado en exposición en el evento del jueves. Incluso aunque se tenga SkyDrive y toda la sincronización con la nube, creo que esto es algo que Microsoft debería corregir. No creo que nadie entienda que se venda una tableta con tanto espacio ocupado.

Conclusiones: un tablet muy bueno, y sólo es la primera versión

Surface

Decía al comienzo del artículo que no soy un usuario de tablets. Surface RT no me ha convencido de lo contrario (sigo sin poder programar en él), pero se ha quedado muy cerca. Es un producto increíblemente bueno. Atractivo, potente, fácil de usar y con un rendimiento genial. La Type Cover es además el complemento perfecto, en mi opinión.

¿Conseguirá Microsoft hacer que un número significativo de usuarios elijan Surface y no iPad o tablets Android? Es muy posible. Ahora mismo no, pero en cuanto mejore la Store será una alternativa muy buena, principalmente por Office. Esto también facilitará la entrada en empresas, donde la suite ofimática suele ser imprescindible para muchos.

Por supuesto, Surface tiene cosas que mejorar, principalmente en el peso, en el espacio de disco duro y en el cargador. Una cámara frontal con mayor calidad no estaría mal, aunque tampoco es prioritario. Pero, en general, Surface es un tablet realmente bueno.

Ver galería completa » Surface RT (13 fotos)

Surface RT en vídeo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios