Toughpad FZ-G1, un primer vistazo al tablet profesional de Panasonic

Sigue a

Toughpad FZ-G1

Con tanto tablet orientado al mercado de consumo, muchas veces nos olvidamos de un mercado profesional que cada vez demanda más este tipo de dispositivos. En Panasonic no quieren dejarlo de lado y, por eso, tienen entre su oferta la gama Toughpad de tablets “rugerizados”, preparados para soportar las condiciones más duras de trabajo. El primero de ellos, el FZ-A1, funcionaba con Android, y con él dicen dominar el sector en Europa con más del 60% de las ventas de este tipo de tablets.

Ahora, algo más de un año después de inaugurar la familia, incorporan un nuevo miembro, optando esta vez por Windows 8 como sistema operativo. El Toughpad FZ-G1 es la propuesta de Panasonic para el mercado profesional. En pleno CES de Las Vegas, la compañía japonesa también se ha venido a Europa para enseñarnos su nuevo tablet Windows 8. Estas son nuestras primeras impresiones en el breve tiempo que ha estado en nuestras manos.

Grande pero funcional


Sí, es grande, feo y pesado, pero no importa. El Toughpad FZ-G1 es un tablet para trabajar y, aunque por su aspecto externo pueda parecer aparatoso, transmite la sensación de que con él se hacen cosas serias. Estamos hablando de un tablet de casi 2 centímetros de grosor y más de un kilo de peso, y aún a pesar de ese tamaño no se mostró desagradable de usar en el corto periodo de tiempo que pudimos probarlo.

Toughpad FZ-G1 Lateral

La carcasa de magnesio se muestra robusta y resistente, además de agradable al tacto. Los bordes de goma facilitan el agarre, algo de agradecer dado el tamaño del aparato. La trasera irregular no parece suponer un problema, aunque no hemos podido probarla con la batería de mayor tamaño y el lector de tarjetas. Panasonic también permite la opción de añadirle un sistema de sujección adicional como el de otros terminales de la familia Toughbook, con el que podemos sujetar el tablet con una sola mano sin miedo a que se caiga.

Pero he aquí que la preocupación por la robustez y resistencia conlleva un primer problema en el diseño del tablet. El frontal del FZ-G1 no es un cristal plano como al que nos tienen acostumbrados el resto de tablets, sino que cuenta con un marco de magnesio alrededor de la pantalla. Esto conlleva un pequeño borde que dificulta enormemente funciones esenciales de Windows 8, como aquellas que requieren el deslizamiento lateral desde los bordes. Cosas tan simples como cerrar una aplicación arrastrando desde el borde superior se convierten en un intento tras otro hasta dar con el movimiento adecuado.

Pantalla: una de cal y otra de arena


La pantalla es el otro punto en donde Panasonic se ha preocupado por hacer su tablet plenamente funcional en cualquier entorno de trabajo. Su panel IPS se ve realmente bien, transmitiendo gran nitidez y un brillo magnífico que debería comportarse muy bien en exteriorse. Con 10,1 pulgadas y una resolución de 1920×1200, defendida con vehemencia por Panasonic frente a resoluciones superiores, se antoja suficiente para los trabajos para los que parece pensado el tablet.

Toughpad FZ-G1 Pantalla

La respuesta táctil funciona todo lo bien que se puede esperar de un tablet actual. Eso sí, además del problema ya mencionado del borde alrededor de la pantalla, no funciona con guantes. O al menos no fuimos capaces de reconocer el tacto de unos simples de lana. En un tablet que se anuncia capaz de trabajar en todo tipo de condiciones, incluyendo temperaturas bajo cero, mayor sensibilidad táctil como para funcionar con guantes parece algo recomendable.

Para solventar esto en parte, el FZ-G1 incluye un sencillo pen con el que trabajar en algunas aplicaciones. Parece una buena opción, pero la respuesta táctil al mismo no es del todo satisfactoria y habría que ver su funcionamiento en aplicaciones especialmente pensadas para ello.

Buen rendimiento y mejor autonomía


El tablet de Panasonic cuenta con un procesador i5-3437U basado en la arquitectura Ivy Bridge de Intel. Junto a sus 4GB de memoria RAM, se basta y se sobra para mover Windows 8 Pro sin problemas. El sistema funciona inicialmente con fluidez y debería bastar para mover un buen número de aplicaciones industriales que consumen muchos recursos.

Toughpad FZ-G1 Batería

Para garantizar un uso continuado, en Panasonic se han preocupado por dotarle de una buena batería que promete llegar hasta 8 horas de duración. La batería es grande y supone la mitad del tamaño del tablet, pero es fácilmente extraíble. Esto es un punto a favor del FZ-G1, permitiendo sustituir la batería en cualquier momento e incluso ampliarla hasta una de 9 celdas. No hemos podido probar el tablet con la batería mayor pero Panasonic asegura que el aumento de peso y grosor no dificulta su manejo.

Donde flojea considerablemente es en la cámara trasera incluida. Se trata de una cámara básica de 3 megapíxeles, con opción de flash LED, que está pensada principalmente para proporcionar una forma rápida y fácil de documentar nuestro trabajo. Para estas tareas quizás sería de agradecer una mejor cámara que permita captar mejor los detalles de aquello que pretendemos registrar. Eso sí, la aplicación incluida para su control ofrece multitud de opciones y parece relativamente satisfactoria.

Conclusiones: bien pero mejorable


¿Cuánto hay de cierto en la resistencia del FZ-G1 a todo tipo de adversidades? Bueno, no pudimos hacerle todas las perrerías que nos hubiese gustado para comprobar su resistencia, pero el tablet demostró aguantar perfectamente el vertido de agua sobre su superficie y la caída desde una altura aproximada de un metro. Tras ambas pruebas continuó funcionando con total normalidad.

Toughpad FZ-G1 Vertical

El Toughpad FZ-G1 cumple con algunas de las promesas de Panasonic pero falla en otras. La protección de la carcasa y su sellado protegen bien el tablet, éste se muestra robusto pero manejable y la pantalla es de buena calidad permitiendo un buen uso en exteriores. La pena es que queda un poco peor parado en otras características, sobre todo en las dificultades para controlar Windows 8 provocadas por el marco exterior de la pantalla o en el hecho de no funcionar con guantes.

La opción de incorporar Windows 8 Pro y no la versión RT del sistema es a todas luces acertada, permitiendo el uso de todo tipo de aplicaciones ya existentes y el desarrollo de nuevas sin problemas. A falta de conocer el precio para Europa, en el mercado norteamericano se habla de 2.900 dólares, el Toughpad FZ-G1 estará disponible a partir del próximo mes de febrero.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios