¿Qué ha pasado con la música en Windows Phone 8?

Sigue a

Música

Estoy muy contento con mi Lumia 920. Es un buen teléfono y el software que lo acompaña, Windows Phone 8, mejor todavía. Salvo por un “ligero” detalle: la música. Del soporte decente para música de Windows Phone 7 hemos pasado a tener un soporte más bien cutre en Windows Phone 8. ¿Por qué digo esto?

He de reconocer que tengo unas “necesidades especiales” con la música. Uso las listas de reproducción inteligentes (por criterios de artista, género, etc; no me refiero a las listas de SmartDJ o Genius), las calificaciones, mantengo todas mis canciones perfectamente organizadas… Con Windows Phone 7, estaba bastante contento. Teniendo en cuenta que no he encontrado ningún reproductor (ni móvil ni de escritorio) que me satisfaga completamente, esto es decir mucho.

Me costó hacer la transición a Zune, pero una vez que organicé todo, monté mis listas automáticas y migré las calificaciones de estrellitas que tenía antes, todo iba como la seda. Sólo tenía que conectar el móvil al ordenador, Zune se encendía, sincronizaba las pistas, las calificacines, actualizaba las listas, borraba las canciones que hubiese marcado como “malas”, rellenaba con canciones nuevas y ya tenía el teléfono listo de nuevo.

Con Windows Phone 8, esperaba que las cosas mejorasen todavía más. Por ejemplo, la limitadísima capacidad de edición de listas de reproducción en el teléfono: no podías eliminar o añadir canciones a listas de reproducción, ni tampoco crear listas automáticas. Tampoco me gustaba el método de listas automáticas de Zune, no daba toda la flexibilidad de otros reproductores como iTunes.

Esperaba también algo de mejora en el soporte de etiquetas ID3: mostrar ordenación por compositores, múltiples géneros y artistas… Sin embargo, la decepción que me llevé con Windows Phone 8 fue enorme.

Lo peor, la sincronización con el ordenador

Sync WP Tanto la aplicación de escritorio como la versión Modern son muy limitadas.

La aplicación de música de Windows Phone 8 no me sorprendió para nada. Había algunas mejoras, como la posibilidad de añadir artistas a la reproducción actual, una interfaz algo más cómoda, pero nada del otro mundo.

Pero lo peor de todo no fue eso. Lo peor fue cuando intenté sincronizar mi teléfono con el PC. Zune desaparecido por completo, y a cambio tenemos el software de sincronización más limitado que haya visto nunca. Lo más gracioso de todo es que funciona mejor con iTunes que con ningún otro reproductor. Sólo sincroniza podcasts si son de iTunes, sólo listas automáticas de iTunes… Totalmente absurdo.

Antes de reinstalar iTunes (cuanto más alejado esté, mejor) intenté sincronizar con lo que ya tenía, mi librería de carpetas de Zune, a ver qué pasaba. Reaparecieron las listas de Zune (las automáticas no), pero también las de backup que tenía en un directorio distinto. Sin nada que las diferenciase de las originales, porque no podía ver qué tenían ni de qué directorio venían. Genial todo.

Más sorpresas: después de tardar una eternidad en sincronizar, me encuentro con que los corazoncitos de mis canciones han desaparecido. Tampoco tengo claro para qué están ahí, porque no se transfieren de nuevo al ordenador. Se acabó lo de ir descubriendo y poniendo nota a la música mientras estoy en el metro.

El uso normal del software de sincronización es horrible. De hecho, no debería llamarlo sincronización, sino transferencia. Pulsas un botón y se transfieren archivos, no se sincroniza información. No es más que eso. Básicamente, mi Windows Phone se ha transformado en un cacharro que en cuanto a la música no tiene muchas más opciones que un MP3 de gama media. Reproduce canciones, listas predefinidas y listos. Para mí, muy limitado.

La culpa la tiene el MTP

¿Por qué Windows Phone 8 es así? Todo viene de una idea que a primera vista parece buena: que el teléfono sea independiente. Que no sea necesario un software tan pesado como Zune para usarlo. Que sea compatible con más reproductores.

Para eso, usan el protocolo MTP, Media Transfer Protocol, un estándar que permite transmitir música, listas de reproducción, películas, podcast y demás a un dispositivo. Muchos reproductores de música lo soportan. El problema es que MTP es un protocolo limitado para reproductores limitados. No hay transmisión de calificaciones, ni de listas inteligentes, ni de nada más complejo. Y claro, esto empeora mucho la experiencia con Windows Phone 8.

No pasaría nada si no hubiesen desechado Zune por completo. Ya, lo sé, no era perfecto, pero al menos te hacía la vida muy fácil con la música y podcasts. La sincronización inalámbrica, por ejemplo, era todo un plus que ya no está disponible.

¿Y Xbox Music?

Xbox Music

Mi última esperanza está puesta en Xbox Music, pero tampoco es que confíe mucho en eso. La aplicación de Windows 8 de Xbox Music es demasiado limitada, las mismas (pocas) funcionalidades que la de Windows Phone.

La única ventaja que le veo es el hecho de sincronizar toda la música con la nube, algo que funciona realmente bien. De hecho, 10 euros al mes por música en streaming y sincronización me parece una oferta muy jugosa, sobre todo teniendo en cuenta el soporte multiplataforma.

Quizás para un usuario no muy intensivo de música, lo que ofrece Windows Phone 8 sea suficiente. Pero en cuanto quieras algo más complejo, con más opciones, estás perdido. Por hacer una comparación, mi “viejo” iPod Nano está bastante más avanzado en el tema de música que Windows Phone 8.

Creo que Microsoft debería tomarse más en serio este tema. No es suficiente con “esto le vale a la mayoría de usuarios”. La música es una característica central de la mayoría de teléfonos de los últimos días, y un soporte mediocre hará que muchos usuarios desechen Windows Phone 8 como alternativa.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

18 comentarios