Evaluación de la experiencia en Windows, una buena ayuda en las compras

Síguenos

Evaluación de la experiencia en Windows

En estos tiempos, dichosos aquellos que pueden cumplir con el papel esperado por la sociedad de consumo y que van a adquirir o recibir nuevos cachivaches electrónicos como portátiles, ordenadores, ultrabooks y similares.

Es también el momento en donde se busca al amigo informático que nos pueda dar una opinión o consejo sobre el equipo que mejor se ajuste a nuestras necesidades. Y donde la mayoría de los compradores se enfrentan a un complejo conjunto de letras y cifras – RAM, Gb, velocidad de frecuencia, velocidad de bus, ancho de banda, transferencia por segundo, etc – que producen, sobre todo, confusión.

Sin embargo los compradores de sistemas Windows 7 o Windows 8 tienen un indicador fiable y de bastante ayuda para realizar comparaciones, que ofrece el propio sistema operativo, en el Indice de Experiencia de Windows. No es que sean métricas de alta resolución, pero dan una idea clara de las principales características del sistema que estamos valorando adquirir.

¿Cómo llegar al Índice de Experiencia de Windows?


Indice Experiencia de Windows

En todas las versiones que ofrecen este índice, que no son todas como veremos más adelante, el acceso es muy sencillo, ya sea en Windows 7 o en Windows 8.

En Windows 8, el método más rápido es pulsar la combinación de teclas Windows +X, accediendo al menú rápido. Desde donde elegimos Sistema – System en inglés – y ya estamos frente a la pantalla de destino.

Si estamos en un Tablet con un Window8 PRO, sacaremos la barra de Charm, arrastrando el dedo desde el borde izquierdo hacia la derecha, y seleccionaremos Settings (Configuración). Así podremos pulsar en el icono de Información del PC y accedemos a la pantalla en donde visualizar el índice.

En Windows7 es igual de sencillo ya que podemos acceder al icono de Mi PC, tanto en el escritorio o desde el menú de inicio, sacamos el menú contextual y seleccionamos Propiedades. Y, una vez más, estamos frente a la pantalla que estamos buscando.

Los valores que componen el índice


Indice Experiencia de Windows Detallado

Lo primero que podemos ver es el índice general que indica siempre el valor más pequeño que hemos obtenido entre los indicadores detallados. Aquí hay diferencias entre un equipo Windows 7 y un Windows 8, ya que en el primero la escala de puntuación abarca desde 1.0 a 7.9 y en el nuevo sistema operativo se mueve de 1.0 hasta 9.9.

En el caso de que no se hubiera lanzado nunca la valoración de la experiencia de usuario, desde esta pantalla la podemos obtener en unos pocos minutos pulsando en el enlace que ejecuta los test.

En Windows 8 tenemos 5 componentes que son puntuados:

  • El número de cálculos por segundo del procesador.
  • El número de operaciones en memoria RAM
  • El rendimiento de los gráficos de escritorio.
  • El rendimiento de los gráficos en juegos.
  • El ratio de transferencia del disco duro (su velocidad media).

En Window7 tenemos los mismos pero cambiamos el rendimiento de los gráficos de escritorio al rendimiento en el difunto Aero.

Por último, en esta pantalla de indicadores desglosados podemos relanzar la valoración por si hubiera algún cambio en el hardware desde la última puntuación del sistema.

Interpretando los índices


Sobre el índice general, la recomendación básica es intentar llegar a un mínimo de 4,0. El sistema en el que escribo estas líneas, una ultrabook de ofimática que renquea con vídeos a 720p a toda pantalla, tiene una puntuación general de 3,7; siendo especialmente débil en procesamiento de datos. Pero perfectamente útil para labores de ofimática, internet e, incluso, desarrollo de gestión.

Cualquier portátil basado en un i5 debiera superar fácilmente estos mínimos, y los basados en i7 ir sobrados por encima de los 5,0. Y ya cualquiera de ellos es capaz de cumplir con requerimientos multimedia de la mayoría de los usuarios.

Si se quiere ir más fino, en los índices detallados veremos que los dos más importantes, o que más impactan en la sensación de rendimiento son el Procesador y los Gráficos de Juegos. El primero debería estar siempre por encima de 4,0 (mejor 4,5), mientras que el segundo debería estar por encima de 6,0.

El indicador de disco duro la mayoría de las veces no tienen importancia a menos que el equipo utilice una unidad de estado sólido (SSD) ya que representa, posiblemente, el mayor incremento de rendimiento entre dos equipos idénticos.

Como veis, estoy muy centrado en los portátiles porque los sobremesa casi siempre van sobrados, o son muy sencillos de actualizar. ¿Qué tengo poca potencia gráfica?, le pongo una tarjeta más potente, más memoria o discos SSD. Y así todas las piezas, para ir ganando potencia en donde más la necesitemos.

Conclusiones


La parte menos buena es que este índice no está presente en todas las versiones de Windows. Por ejemplo, en las versiones Server no existe y tampoco, lo cual es frustrante, en los Windows RT pensados para correr sobre Tabletas con procesadores ARM y similares.

Quitando estos inconvenientes, Windows ofrece un excelente medidor para realizar comparaciones entre equipos – incluso existe software que indica cuales son los requerimientos mínimos para su uso por medio del índice de experiencia del usuario – y que es un tanto desconocido.

Así tenemos una herramienta más para decidir cuál es el dispositivo que mejor se ajusta a nuestras necesidades y economía.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios