Compartir
Publicidad

Microsoft abandona su controvertido sistema de evaluación de empleados

Microsoft abandona su controvertido sistema de evaluación de empleados
6 Comentarios
Publicidad

Hasta el día de ayer Microsoft evaluaba el desempeño de sus empleados mediante un sistema denominado "stack ranking". De acuerdo con éste cada unidad estaba obligada a declarar a un porcentaje de sus empleados como los mejores en desempeñar su tarea, a la vez que declaraba a otros como buenos, normales o por debajo de la media, y así hasta señalar a aquellos que las desempeñaban pobremente. El sistema era utilizado para evaluar el rendimiento y repartir compensaciones en base a él entre los empleados.

El problema es que el sistema ha sido muy criticado, tanto desde el exterior como por antiguos empleados de la compañía. Acusado de ser un proceso destructivo, de fomentar la competencia entre compañeros y alentar una cultura canibalística en el seno de la compañía, para algunos es una de las variables que explican las dificultades que ha pasado Microsoft en los últimos años.

Ahora, con la compañía en plena reestructuración interna y buscando un nuevo CEO para sustituir a Steve Ballmer, los de Redmond han decidido prescindir de este sistema. Así ha sido comunicado a través de un memorándum interno a los empleados de Microsoft. En él Lisa Brummel, jefa del departamento de Recursos Humanos, explica que no habrá más elementos del sistema bajo la nueva organización, dejando mayor libertad a cada unidad para gestionar compensaciones y premios.

Microsoft no era la única compañía que empleaba este sistema. El "stack ranking", también llamado "forced ranking" o "rank and yank", ganó popularidad tras su implantación por Jack Welch en General Electric en la década de los 80. Mediante él premiaba al 20% de sus directivos mejor valorado, mantenía al 70% y echaba al 10% que no superaba la valoración de pobre rendimiento. Desde entonces algunas compañías tecnológicas, como Amazon, Facebook o la actual Yahoo bajo el mando de Marissa Mayer, han adoptado a lo largo del tiempo su propia versión del sistema.

A partir de ahora Microsoft no estará entre ellas. La compañía de Redmond optará por nuevos métodos de clasificar a sus empleados que harán énfasis en el trabajo en equipo y la colaboración que promueve la estrategia de "One Microsoft" impulsada por la dirección en los últimos meses.

Vía | ZDNet | Wall Street Journal

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio