Compartir
Publicidad
¿No quieres dejar rastro en un PC al navegar? Puedes activar el Modo Incógnito por defecto siguiendo estos pasos
Aplicaciones Windows

¿No quieres dejar rastro en un PC al navegar? Puedes activar el Modo Incógnito por defecto siguiendo estos pasos

Publicidad
Publicidad

Volvemos a hablar de la privacidad o mejor dicho, del anonimato en las redes. Es una de las promesas que hacen los navegadores web cuando nos ofrecen el modo incógnito. Lo encontramos por ejemplo en Chrome o en Edge, pero en todos debemos activarlo para cada sesión por nuestra cuenta.

Pero ¿y si dicha modalidad de navegación viniese ya predefinida? Esto es, que al abrir Chrome, Edge, Firefox... con el acceso directo en pantalla este fuese el modo de navegación fijado por defecto. Pues es algo que podemos hacer si seguimos estos pasos.

Antes de seguir establecer cuales son las principales ventajas que ofrece el "Modo incógnito". La característica principal es que de esta forma el navegador no almacena de forma local ningún tipo de información sobre la navegación web sobre las páginas que visitamos. Eso no impide, hay que dejarlo claro, sí que tengan acceso a esa información, nuestro proveedor de servicios de Internet, nuestra empresa en equipos de trabajo...

De igual forma no queda en el registro local, rastro alguno de las descargar que hagamos, más allá de lo que no borremos después de la carpeta de Descargas del ordenador. En resumen no almacena en local el historial de búsquedas y navegación o las descargas, pues este sistema elimina toda la caché cuando cerramos las pestañas de incógnito.

El "Modo Incógnito" puede ser interesante sobre todo cuando hacemos uso de equipos de uso compartido y siguiendo estos pasos podemos tenerlo activado por defecto en todos los navegadores o al menos en los más populares como son Google Chrome, Microsoft Edge y Firefox.

Pasos a seguir

Buscamos cualquier acceso directo al navegador que deseamos tunear y haciendo click en el botón derecho accedemos a "Propiedades" del navegador en cuestión.

Una vez dentro ubicamos la pestaña "Acceso directo", que es la que almacena la información que nos interesa modificar.

Uno
Tres

Dentro de la misma vemos una casilla con una larga cadena de comandos y al final de la misma y sin cambiar nada añadimos tras un espacio la palabra "incognito" (sin las comillas). El resultante debe quedar tal que así:

  • :\Archivos de programa\Google\Chrome\Application\chrome.exe" –incognito.
Dos

Tras modificar el comando sólo nos queda pulsar en "Aplicar" y luego en "OK" para que así se apliquen los cambios.

Cerramos el navegador y lo volvemos a abrir y desde ese momento ya tendremos siempre activas las ventanas en "Modo incógnito".

Cinco
Seis

Si por el contrario, no usamos Chrome y preferimos Firefox o Edge en lugar de "incógnito", usaremos la palabra "-private", de forma que quedaría:

  • :\Archivos de programa\Google\Chrome\Application\chrome.exe" –private"
  • :\Archivos de programa\Google\Chrome\Application\chrome.exe" –private"

Se trata de una forma sencilla, sin grandes complicaciones, que nos permite seguir conservando al menos en parte, ese anonimato esencial al menos en el aspecto básico, a la hora de navegar por la red.

Imagen portada | Tbit

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio