Compartir
Publicidad
Publicidad
¿Vas a formatear alguna unidad con tu ordenador? Te aclaramos algunas dudas sobre los sistemas de archivos más usados
Componentes PC

¿Vas a formatear alguna unidad con tu ordenador? Te aclaramos algunas dudas sobre los sistemas de archivos más usados

Publicidad
Publicidad

Muchas veces llega el momento en que tarde o temprano tienes que tirar de las funcionalidades de sistema para arreglar el funcionamiento errático o los fallos que se presentan en un disco duro (externo o interno) o en una memoria externa (ya sea en formato USB o tarjeta de memoria). Una acción que de pronto nos puede hacer dudar, ya que al comenzar el proceso en el ordenador nos vamos a enfrentar a una pregunta ¿Qué formato elegir?

Y es que el sistema nos ofrece varias alternativas (sucede en Windows y en Mac) y ya es el usuario el que tiene que determinar cual es la que le resulta más interesante. Pero antes de optar por una u otra conviene tener claro cuales son las diferencias entre ellas, algo que vamos a intentar aclarar en este artículo donde veremos en que se diferencian FAT32, NTFS y exFAT (los más habituales).

Con esta diferenciación nos referimos a los distintos sistemas de archivos gracias a los cuales vamos a organizar una determinada unidad. Un método que va a permitir que tengamos una clasificación en función de una serie de criterios y ojo, que hay importantes diferencias entre ellos, por lo que según el uso que vayamos a darle a la unidad deberemos optar por uno u otro.

FAT32
Sistemas de archivos

Es el más común de los tres, pues no en vano es el que más tiempo de vida tiene a sus espaldas. FAT32 es el sustituto de FAT16 y tiene más de 30 años de vida (llegó en 1995 de la mano de Windows 95). Aunque ya en desuso en los equipos informáticos, es el más usado en las unidades de memoria interna, sobre todo en las de tipo USB.

Al ser el más común es también el más usable y ello hace que sea compatible no sólo con Windows, sino también con Linux y Mac (en Mac los problemas con NTFS han dado más de un quebradero de cabeza). Así si usamos un pendrive con este formato de archivos nos vamos a garantizar compatibilidad con casi todos los gadgets de casa.

Pero como en todos los casos, hay un pero. Una parte negativa que en este caso viene referida a una limitación, hoy más importante que nunca. Y es que FAT32 no permite trabajar con archivos de más de 4 GB (ni particiones de 8 TB), por lo que si intentas copiar un archivo de vídeo de por ejemplo, tus vacaciones, que ocupa más de 4 GB, te vas a topar con un bonito mensaje de error. No queda entonces más remedio que buscar otro tipo de organización.

NTFS
Sistemas de archivos

Y es aquí donde entra el juego el otro sistema de archivos. Segundo en popularidad, el cual comenzó su dominio con la llegada de Windows XP, el eterno Windows. NTFS es un acrónimo de (New Technology File System) y es el sistema que actualmente usan la mayor parte de equipos con Windows (Mac va a su rollo).

La diferencia principal con respecto a FAT32 es que aquí el tamaño de los archivos que se pueden almacenar es de hasta 16 TB (los volúmenes pueden llegar a tener 264 TB cada uno), una capacidad sensiblemente mayor y mucho más acorde con los tiempos que corren. Pero el tamaño, aunque importe, no es la única diferencia, pues además NTFS permite trabajar con nombres más largos en los archivos y además permite su cifrado.

Y viendo todas estas virtudes ¿no hay parte menos buena? Pues sí, la hay. Y en este caso esa parte es relativa, pues afecta sobre todo a los usuarios de MacOS X, ya que las unidades con este sistema de archivos pueden ser leídas pero no gestionadas por los ordenadores de Apple. Esto hace que tengan que recurrir a programas de terceros (Tuxera o NTFS Paragon) que una vez instalados permiten su uso como un disco más. Un problema que se repite en los equipos con Linux.

exFAT
Original

Y cómo no hay dos sin tres toca hablar de la tercera opción en discordia: exFAT. Se trata de la opción con la que se ha buscado lograr el mismo grado de compatibilidad que FAT32 pero eliminando la principal limitación con la que este contaba y que no era otra que el tope de los 4 GB a la hora de manejar archivos.

Estos 4 GB ahora suben a 16 exabytes, de forma que se amplía notablemente el uso que podemos dar a las unidades formateadas con este sistema. Además, su grado de compatibilidad es mayor, pues puede ser usado con MacOS X y Linux, así como por consolas como la Playstation 4 y la XBOX One.

Cuadro

Son los tres sistemas más habituales pero ojo, que no se quedan aquí y es que recordemos que se sigue trabajando en nuevas propuestas.

ReFS

En el caso de los de Redmond el nuevo formato se denomina ReFS y viene a ser el sucesor de NTFS. Un sistema optimizado para el manejo de gran volumen de datos siendo a la vez compatible con NTFS. Será el encargado de hacernos olvidar a NTFS si bien no será un proceso que se lleve a cabo de forma inmediata y al parecer los primeros destinatarios para el nuevo sistema serían los entornos profesionales.

MacOS Plus con registro o MacOS Plus (a secas)

Captura De Pantalla 2017 09 01 A Las 17 48 48

Es de entrada, ojo, incompatible con Windows. Con MacOS Plus a secas nos encontramos con un sistema que permite trabajar con los nombres de archivo Unicode, los permisos Posix, los metadatos enriquecidos... Mientras, la variante MacOS Plus con registro, que es el formato por defecto de los equipos de Apple, además añade el registro de sistema de archivos avanzado para mantener la integridad de la estructura de los volúmenes, un sistema con el que se busca facilitar la verificación de la integridad del volumen por medio de un registro creado en el caso de un corte de luz.

HFS+

Un sistema que Apple creó a su medida y que hace que los sistemas edificados sobre GNU/Linux pueden trabajar con él sin problemas. Si por contra, usas Windows, sólo podrás leer el contenido de los discos formateados con él, pero no escribir en ellos (a la inversa de lo que ocurre con MacOS X y NTFS).

Sistema de archivos Ext2, ext3 y ext4

Con origen en Ext1, son las evoluciones del primero y se trata de los sistemas de archivos usados por las distribuciones GNU/Linux. Un sistema que plantea un problema. Sólo puede ser usado por los sistemas con Linux y por lo tanto, es muy limitado.

Tenemos por lo tanto distintos sistemas con los que manejarnos. Ya queda elegir cual es el que mejor se adapta a nuestras necesidades y las circunstancias concretas en cada momento. En este sentido es interesante (por lo general) trabajar con el sistema FAT32 en memorias USB mientras que los discos duros (HDD o SSD) están llamados a trabajar con NTFS o exFAT ya que el volumen de datos con el que trabajan es mucho mayor.

En Xataka Windows | ¿Están pensando en Microsoft acabar con el formato FAT32? La última actualización de OneDrive podría dar pistas

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos