Compartir
Publicidad

Este podría haber sido el smartwatch de Microsoft que finalmente y de forma acertada se quedó en el cajón de desarrollo

Este podría haber sido el smartwatch de Microsoft que finalmente y de forma acertada se quedó en el cajón de desarrollo
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es cierto que el mercado de los wearables no pasa por su mejor momento. Bueno, a decir verdad, se trata de un tipo de dispositivo que está sufriendo una clara tendencia bajista. Salvo Samsung y sus smartwatch y Apple con el Apple Watch, la mayor parte de los fabricantes han dejado de lado este tipo de productos en los últimos meses.

En el caso de Microsoft su presencia ha sido incluso aún más anecdótica. Sólo se atrevió con dos pulseras de actividad física (la Microsoft Band y la Band 2) que ya son historia y no llegó a contar con ningún smartwatch en el mercado. ¿Quiere esto decir que no lo intentaron? Nada de eso, pues tuvo en desarrollo un proyecto que aunque fue cancelado tenía por objetivo lanzar al mercado un reloj inteligente.

Y menos mal que se quedó en el camino...

Cuando aún este tipo de dispositivos estaban en pleno burbujeo y seducían a los consumidores, desde Redmond pensaron que podrían lanzar un reloj de este tipo al mercado. De hecho se llegó a hablar del Microsoft Moonraker filtrado por Evan Blass. Pero este del que os hablamos no era un smartwatch al uso, sino que sería un modelo muy particular.

Se trataría de una especie de smartwatch pero pensado para la Xbox. Era un dispositivo que entre sus especificaciones lucía una pantalla de 1,5 pulgadas, una memoria de almacenamiento de 6 GB, sensor de ritmo cardíaco y algo que aún no se ha extendido en estos dispositivos cómo es una conexión LTE que lo hacía ser totalmente independiente. Un equipo que además habría venido fabricado en una aleación de aluminio que lo habría hecho muy atractivo visualmente y resistente. Al final todo quedó en nada.

Pero no para Hikari Kalyx, un usuario de Twitter que ha logrado hacerse con una caja de estos relojes inteligentes. Y aunque no funcionan, está intentando conseguir cargar sus baterías para comprobar cual es el funcionamiento que podrían haber tenido si en Redmond hubiesen finalmente apostado por hacerlos realidad.

Puede que en Microsoft decidieran no apostar por este tipo de dispositivos porque ya vieran más o menos claro que era un producto que tenía un camino corto. Vamos, cómo si hubieran visto el futuro de los smartwatch en una bola de cristal. Lo cierto es que viendo el panorama actual en este nicho de mercado y pese a que las decisiones de Microsoft muchas veces nos dejan sorprendidos, no podemos negar que quizás, en esta ocasión, acertaron.

Fuente | Plaffo
En Xataka | Las ventas de los smartwatch desaceleran, y la cosa podría ir a peor según eMarketer

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos