Publicidad

Acer Iconia W5, análisis

Acer Iconia W5, análisis
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

El Acer Iconia W5 es un pequeño híbrido (transformable) que aúna en un solo dispositivo una ultrabook y una tableta de 10”, con un corazón Intel Atom y que soporta un Windows 8.x completo.

En una primera clasificación, este es un equipo de gama media, que ofrece un acabado en plástico duro, lo cual tiene sus ventajas y desventajas. Y que ya ha sido revisado muchas veces, en muchos sitios desde el 2012 que se anunció por primera vez.

Hoy quiero compartir con los lectores un análisis más cercano y personal, después de que ACER me haya dejado un equipo durante semanas.

Características físicas

Acer Iconia Tab W510 64Gb
Pantalla LCD TFT CrystalBrite 10.1" multitouch panel (5-point) 1366x768
Tamaño 258x167x9 mm
Peso Solo la tableta: 580gr
Procesador Intel® Atom Z2760 (2 core, 4 thread) 1.8GHz
RAM 4 GB de SDRAM DDR3L
Disco SSD64GB
Versión S.O. Windows 8
Conectividad 802.11b/g/n WLAN. Bluetooth 4.0 HS
Cámaras 2Mpx 1920x1080 (frontal) + 8Mpx 3264x2448 (trasera)
Puertos - HDMI: microHDMI
- USB: 1 microUSB 2.0 en tablet + 1 USB 2.0 en dock/teclado
- MicroSD
Precio oficial 489 €

Ultrabook de peso

Acer Iconia W5

Utilizándolo como ultrabook, lo primero que sorprende es el elevado peso que tiene para ser un dispositivo de medidas contenidas. Esto es a causa de que la base realmente es una sola y gran batería, que alarga el uso desconectado de la red a más 12 o 15 horas, aunque yo he conseguido llegar a los dos días (descansando por la noche).

El teclado es pequeñito, como se espera en un equipo de este tamaño, y el tacto es muy Acer. Es decir, no es extraordinario pero permite escribir con una velocidad y feddback suficiente para la mayoría de los usuarios.

El equipo con la base pesa un poquito más de lo esperado.

Otra cosa que hubiera esperado, como he analizado en otros equipos, es que se hubieran añadido algún tipo de unidad de almacenamiento en la base. Así que solamente dispongo, de mano, de la capacidad incluida en la tableta; teniendo, eso sí, un puerto para utilizar tarjetas de Micro SD como almacenamiento secundario.

La conectividad de la base es dual, es decir solo hay dos conectores: un USB completo y el conector de corriente que, como hacen todos, utiliza una boca propia incompatible con cualquier otra fuente; e incluso con otros equipos de la casa.

Y aquí Acer ha dado un pasito más, dejando de ser compatible también el propio cable de la fuente de alimentación. Supongo que será para poder cambiar el conector de forma rápida y sencilla, pero que me plantea un verdadero problema si extravío cualquiera de las piezas que lo componen.

El Pad es estándar, sin nada que señalar más que es cómodo, sensible y eficaz. Vamos, lo que se espera del panel táctil para controlar el equipo con el puntero.

Tableta ligera de plástico

Acer Iconia W5

El conector que une a la base con la tableta me ha parecido especialmente robusto y cómodo tanto para desenganchar y enganchar la parte táctil de la base del teclado. Me ha gustado lo sencillo que es desanclar y anclar la parte tableta estando cerrada sobre la base.

Una vez en la mano la tableta, vuelvo a sentir de forma aún más clara que el acabado es en plástico, causándome dudas de qué pasaría si se cayera desde lo alto de una mesa a un suelo duro.

Pero por otra parte, es ligera. Posiblemente la tableta Windows 8 más liviana que he probado, y que además es muy cómoda. Así he conseguido pasarme horas leyendo tumbado durante el análisis, incluso escribiendo con los pulgares comentarios o twits.

Es curioso que el procesador esté situado arriba a la derecha, ya que no es habitual sentir el calor del procesador. No mucho, pero suficiente para que sea remarcable. Por supuesto, no lleva ventilador y no hace el más mínimo ruido.

Posiblemente la tableta Windows 8 de 10" más liviana.

Pero si quiero hacer ruido, tengo que señalar los buenos altavoces que incorpora. Y más cuando son apenas dos ranuras en el inferior de cada lateral, pero que suenan especialmente bien. La desventaja de que es justo en donde pongo las manos para sujetar la tableta, cambiando la calidad y volumen del audio dependiendo del agarre, se convierte en una ventaja cuando puedo utilizar las palmas como caja de resonancia, ganando en graves y volumen.

La conectividad es muy buena: MicroSD, mini USB, mini HDMI y conector de audio. Huyendo de los conectores propietarios que tanto se ven en otros dispositivos, y haciendo a esta tableta mucho más estándar.

A esto hay que sumarle el puerto de alimentación, siendo curioso que puedo alimentar la base o la tableta por separado.

La pantalla táctil y el rendimiento

Como decía anteriormente, es una tableta de 10” con una resolución de 1366x768 de 5 puntos, que está muy bien para consumir vídeos o imágenes. Sin embargo, supongo por la densidad de pixeles, utilizar el escritorio es una proeza digna de ojos más jóvenes y en mejor estado.

El negro es negro, los colores vibrantes y el brillo suficiente para el uso normal. No es la mejor pantalla que he probado (posiblemente la Surface es mejor), pero cumple de sobra su cometido. Y se me olvidó cualquier inconveniente gracias a su peso ligero y facilidad de manejo.

La repuesta es un poquito lenta e imprecisa. Me imagino que lo primero es a causa del procesador (el más pequeño de la gama Intel Atom) y lo segundo por las propias capacidades de la pantalla.

El futuro de parece venir de la mano de Intel Atom.

De vez en cuando, si le pedía gran procesamiento como puede ser la versión web del cliente tweetdeck, se me quedaba a veces enganchada, sin respuesta durante unos momentos. Incluso he llegado, sin querer, a dejar todo el sistema vibrando arriba y abajo (literalmente) hasta que he cambiado la orientación o he reiniciado.

Sin duda es más rápida que, por ejemplo una Surface RT, y eso que lleva un Windows 8 completo. Y cuando la actualice a Windows 8.1 – que se tiene que hacer anclada a la base o falla la instalación – mejoró bastante en su desempeño.

Lo menos bueno

Acer Iconia W5

Aun mejorando con la actualización del sistema operativo, se nota que es un equipo Wintel de primera generación y que la versión Intel Atom que lleva se queda un poquito cortita, pero solo un poquito.

Las cámaras que incluye son, simplemente, malas. Puede ser la unidad de análisis, pero ambas tienen una calidad bastante mediocre, aun siendo Full HD en vídeo y de 8Mpx en tomas estáticas. Es el ejemplo perfecto de que las cifras no valen de nada si la óptica no está a la altura.

Para conseguir el excelente precio de venta, no incluye Office. Lo cual me parece un error porque creo que es una piedra angular y un muy buen motivo para comprarse un equipo Windows 8.

También hecho mucho de menos una peana, para poder situar la tableta encima de una mesa en posición vertical, sin tener que ponerla en la base.

Por último el acabado en plástico, que sitúa al equipo en una gama por debajo de la que realmente es; siendo demasiado fácil hacerle un rayón negro para el resto de su vida útil.

Acer Iconia W5, conclusiones

Este equipo está muy bien por su precio, sobre todo si lo que más prima es la duración de la batería para poder construir contenido. Funciona correctamente, y es un Windows 8 completo, que soporta sin problemas el upgrade a 8.1. Lo único que me echa atrás es que la primera versión es del 2012, y van saliendo versiones cada vez más potentes, según Intel va desarrollando más y más su familia Atom. De hecho creo que puede ser más interesante la versión sin base pero que incluye Office Home, por 90€ menos. Pero eso pasa con todo lo relacionado con la tecnología, el futuro siempre es mejor.

A favor

  • Duración de la batería
  • Ligereza de la tableta
  • Wintel

En contra

  • Peso excesivo con la base
  • Acabado en plástico
  • Lentitud de reacción táctil

Más información | ACER En XatakaWindows | Acer Iconia W510

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir