Compartir
Publicidad

La nueva Xbox: entre consolas conectadas y directivos desconectados

La nueva Xbox: entre consolas conectadas y directivos desconectados
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La semana pasada volvían con fuerza los rumores que apuntan a que la próxima Xbox, de nombre en clave Durango, requerirá conexión permanente para ejecutar sus juegos. Desde Kotaku aseguraban, de parte de fuentes con acceso a los kits de desarrollo de la futura consola, que ésta exigirá conexión a internet para iniciar los juegos y una vez iniciados seguirá siendo necesario mantenerse conectado para funcionar. En caso de permanecer un tiempo determinado sin conexión, la fuente habla de 3 minutos, el juego dejará de funcionar avisando de un problema en la red.

Uno quiere puede pensar que la información hace referencia en todo momento al kit de desarrollo y que ésto no tiene porque ser así con la versión final de la consola. Pero por mucho que quiera pueda pensar uno, el rumor sobre la conexión permanente se ha vuelto una constante desde que Edge se hiciera eco de esta posibilidad el febrero pasado. Un par de meses después sigue rondando por la red convirtiéndose en la mayor preocupación de muchos usuarios respecto a la nueva Xbox.

Los "tweets" los carga el diablo

Microsoft sigue sin pronunciarse oficialmente siguiendo su política de no comentar especulaciones, pero el jueves apareció Adam Orth en escena y, sin venir a cuento, dio un poco más de credibilidad al rumor. Al bueno de Adam, director creativo en Microsoft Studios, se le ocurrió que ya que tenía Twitter no sería mala idea gastar 140 carácteres en preguntarle al mundo que tiene de malo que una consola necesite conexión permanente. Varios "tweets" después ya teníamos follón montado.

Tweet de Adam Orth

Partamos de la base de que los mensajes de Adam Orth no suponen ni mucho menos la confirmación de los rumores. Aunque eso sí, no contribuyen en nada a desmentirlos. Es más, la insistencia posterior del buen hombre en responder a todo el mundo defendiendo su postura contra viento y marea todavía contribuye menos. Al rato el lío parecía tal que Adam Orth cerró su perfil y a las pocas horas Microsoft emitía un comunicado desmarcándose de las opiniones de su empleado:

"Pedimos disculpas por los comentarios inapropiados hechos ayer por un empleado en Twitter. Esta persona no es un portavoz de Microsoft, y sus puntos de vista personales no reflejan el enfoque centrado en el cliente que tomamos con nuestros productos o cómo nos comunicamos directamente con nuestros leales consumidores. Sentimos mucho si esto ha ofendido a alguien, no obstante no hemos hecho ningún anuncio sobre nuestros planes, y no tenemos más comentarios sobre este asunto."

Quizás sea cierta la disculpa de Microsoft y la opinión de Orth no refleje la del resto de directivos de la compañía, pero cuesta pensar que alguien se tire así a la piscina si no hay nada de cierto tras los rumores. ¿Qué sentido tendría salir sino con esas?

El empeño en defender su postura asegurando que todo dispositivo actual requiere conexión a internet y que cualquier mortal tiene acceso a la red en los tiempos que corren no parece sólo la opinión de un directivo concreto, sino el reflejo de unos directivos desconectados. No sé que pueden estar maquinando en Redmond, pero, por más que pienso en ello, los inconvenientes de que mi consola de videojuegos requiera conexión permanente superan con mucho a las ventajas. Y que conste que estoy hablando de jugar y no de servicios adicionales como ese posible modo de Xbox TV.

Una consola es una consola es una consola...

En sus "tweets" Orth caía constantemente en el error de equiparar la conexión permanente para jugar en una consola con la misma necesidad en otros dispositivos, lo cual no deja de ser una confusión malintencionada. Es cierto que si mi smartphone se queda sin cobertura y sin internet prácticamente deja de servir a su propósito, pero eso es porque el propio servicio que me proporciona requiere de esa conexión por definición. En el caso de una consola y sus juegos la necesidad de conexión es creada artificialmente por el fabricante, por lo que no puede compararse.

Conexión Xbox 360

Sí existe una situación en la que la comparación se vuelve cierta y es en servicios de juego en la nube al estilo del malogrado OnLive o de Gaikai, adquirido por Sony. Es evidente la necesidad de conexión permanente a internet en estos casos, pero la concesión se hace a cambio de todas las ventajas que proporciona, empezando por el hecho de olvidarnos de comprar tal o cual dispositivo o gastar una suma importante de dinero en un equipo con determinadas prestaciones.

Y es que el caso además es que otro de los rumores recientes sobre la nueva Xbox apunta a un precio de partida de 500 dólares (380 euros). Así que si me vas a exigir conexión permanente a tu servicio para disfrutar de mis juegos por lo menos no me obligues a gastarme cientos de euros en un hardware potente que no servirá por si sólo a su principal propósito. Llévate el hardware a la nube y listo.

¿Dónde están las ventajas para el usuario?

Quizás resulte que el componente ermitaño es demasiado fuerte en mí, pero no logro ver las ventajas para el usuario de la necesidad de conexión permanente a internet para jugar. Para mí tal requisito sería claramente una concesión a las distribuidoras en aras de un mayor control sobre las ventas de juegos. Un sistema así permitiría vincular cada copia con nuestros "gamertags" e imposibilitaría la ejecución del mismo por alguien distinto de su propietario original.

Incluso puede que detrás de semejante movimiento se encuentre un intento por parte de Microsoft de luchar contra la piratería en el sector. Pero entonces vuelve a caer en el mismo error en el que otros han caído con DRMs y demás mecanismos que terminan molestando más a la inmensa mayoría de usuarios honestos que cumpliendo con su objetivo de reducir el uso de copias no autorizadas.

Sin conexión a Xbox Live

O puede que desde Redmond realmente crean que nuestra experiencia de juego puede mejorar sustancialmente con una conexión permanente. Si es así deberían saber que cuando elijo jugar en solitario no quiero ser interrumpido por notificaciones o interacciones con terceros. Si mi lector electrónico requiriese conexión permanente para leer y me interrumpiese con notificaciones sobre novedades o cosas que han compartido mis amigos pronto lo verías tirado por la ventana. Pues lo mismo con la consola que quiero para jugar. Dejadme escoger a mí cuando interactuar con terceros.

Y que quede claro que estás líneas no son más que una opinión personal sobre rumores de los que no hay ni un sólo pronunciamiento oficial, más allá de las salidas de tono de un empleado, o ex-empleado ya, de Microsoft. Cuesta creer que este rumor termine por ser cierto, pues cualquier argumento que se me ocurre va en detrimento del usuario. Pero por si aún queda alguien en Redmond pensando que es buena idea exigir conexión permanente para jugar con nuestra Xbox quizás debería darse una vuelta más por la red para ver lo que opinan los usuarios de semejante idea.

Más información | NeoGAF En Xataka Windows | Nueva Xbox

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio