Windows RT: características y limitaciones

Sigue a Xataka Windows

Windows RT

Una de los cambios significativos que Microsoft ha preparado con Windows 8 es la posibilidad de ver por primera vez su sistema operativo de escritorio funcionando en dispositivos con arquitectura ARM. El denominado Windows RT es una de las opciones con las que contaremos los consumidores a partir del 26 de octubre. Pero antes de que llegue ese día veamos cómo es y qué caracteriza al Windows de ARM respecto a las versiones para plataformas x86.

El nuevo en la familia Windows 8

Cada nueva versión de Windows sale al mercado con varios sabores para que el consumidor escoja. Windows 8 no es la excepción, pero en este caso añade una clara diferencia con una nueva edición que se distancia del resto: Windows RT. Tras toda la vida funcionando en procesadores x86, el sistema operativo por antonomasia inicia su incursión en otra arquitectura: ARM. Windows RT es Windows para procesadores ARM, o, como lo llaman desde Redmond, WOA (Windows on ARM).

Windows 8 en múltiples dispositivos

Windows RT comparte gran cantidad de código con el resto de la familia Windows 8 pero está pensado principalmente para otro tipo de dipositivos diferentes de nuestros ordenadores y portátiles. Aunque nada impide su uso en los anteriores, lo cierto es que en este caso el acento se pone en la movilidad. El objetivo final de Microsoft es mantener en ARM la misma experiencia que los consumidores disfrutarán con Windows 8 en la arquitectura x86/64. Es decir, llevar ‘Modern UI’ a todos partes, sea cual sea el dispositivo que tengamos delante.

Pero Windows RT no será una versión comercial al uso de Windows 8. WOA consiste en una única versión que está pensada para venir preinstalada en ordenadores y tablets con procesadores ARM. A diferencia de Windows 8 y Windows 8 Pro, Windows RT no se venderá por separado al usuario final ni se podrá adquirir mediante la actualización de nuestros Windows 7. Es más, en los dispositivos con Windows RT este no podrá ser sustituido por otro sistema, ya que, en principio, se impide desactivar UEFI Secure Boot.

Hardware: reglas más estrictas

Microsoft Surface Vista Lateral
Para sacar adelante WOA, Microsoft se ha aliado con las cabezas de cartel de la plataforma ARM, incluyendo NVIDIA, Qualcomm o Texas Instruments. Los tres han proporcionado prototipos para el desarrollo y prueba de Windows RT y son los principales suministradores de los grandes fabricantes de la industria. Esto asegura que tendremos múltiples y muy diversos gadgets con los que utilizar esta versión del sistema operativo. Incluyendo el propio Surface de Microsoft.

La principal característica que imprime Windows RT a todos estos dispositivos, derivada de su arquitectura ARM, es la ayuda que supone para que los fabricantes puedan construir dispositivos más delgados y ligeros con importantes mejoras en la autonomía, prometiendo mayor duración de las baterías para contribuir a una mejor experiencia móvil. Es precisamente el tema móvil lo que impregna toda la filosofía tras la versión RT del sistema. Ejemplo de esto es que a diferencia de ordenadores y portátiles, y como si de un móvil se tratase, con Windows RT podemos olvidarnos del botón de apagado, de entrar en hibernación o de suspender el sistema.

Pero para poder instalar Windows RT los fabricantes han de cumplir con las reglas más estrictas que han fijado desde Redmond en el apartado del hardware. Estas van desde la necesidad, en caso de ser táctil, de contar con una pantalla multitáctil que diferencie por lo menos cinco puntos y cuya resolución mínima deberá ser de 1366×768, hasta la exigencia de disponer de cinco botones físicos con un tamaño mínimo, pasando por tener al menos 10 GB de almacenamiento y otros muchos requisitos. En cualquier caso, esto supone menor libertad de movimientos para los fabricantes y un mayor esfuerzo por controlar la experiencia final del usuario por parte de Microsoft.

Software: las apps y la Windows Store

Windows Store en Windows RT
En Redmond saben que parte fundamental de la experiencia de usuario es el software, y con Windows RT no han querido dejar nada fuera de su control. Por ello, en esta versión del sistema operativo, sólo podremos instalar aplicaciones directamente desde la Windows Store. Todas ellas aplicaciones ‘Modern UI’, sin que exista la posibilidad de ejecutar los clásicos programas de escritorio en nuestros dispositivos ARM.

Para llenar ese vacío, Microsoft se ha preocupado de que los desarrolladores cuenten con las mismas herramientas en WOA que las disponibles para crear aplicaciones x86/64 al estilo ‘Modern UI’. La principal diferencia radica en el uso del nuevo runtime WinRT, destinado al desarrollo de toda una nueva generación de aplicaciones listas para la nube, orientadas a la movilidad, pensadas para ser controladas mediante una interfaz táctil y permanentemente conectadas a la web.

Pero como el movimiento se demuestra andando, Microsoft ha querido ser el primero en dar el paso y no dejar en un segundo lugar a los usuarios de Windows RT frente a aquellos que opten por otras versiones de Windows 8. Por eso han previsto incluir con el sistema versiones de escritorio adaptadas a WinRT de algunas de sus principales herramientas, incluyendo Word, Excel, PowerPoint o OneNote.

Windows RT Excel, Word, PowerPoint, OneNote

El viejo escritorio subsiste pero limitado

Visto lo anterior, es evidente que ‘Modern UI’, con su Start Screen en primer plano, cobra todo el sentido en WOA. Pero eso no quiere decir que con Windows RT no estemos ante un Windows genuino. Debajo de todo esto, como en los demás Windows 8, sigue estando el escritorio de toda la vida, aunque en este caso con limitaciones significativas.

En Windows RT podremos seguir accediendo al escritorio clásico, pero no podremos instalar ni ejecutar ninguna de sus aplicaciones, salvo aquellas que Microsoft ha convertido expresamente. De esta forma, seguiremos teniendo Windows Explorer para navegar por nuestros archivos y carpetas, el administrador de tareas con todas las mejoras que introduce Windows 8, o el panel de control para mantener a raya nuestro sistema. Incluso algunas aplicaciones como Internet Explorer 10 también estarán presentes en Windows RT con una versión de escritorio. Pero nada de aplicaciones de terceros.

Windows Explorer en Windows RT

Por lo tanto, es el Windows que conocemos, sí, pero con limitaciones. Todo en WOA parece pensado para que abandonemos progresivamente el escritorio y nos sumerjamos de una vez y para siempre en la experiencia ‘Modern UI’. Si quieres tus viejas aplicaciones de escritorio funcionando olvida Windows RT y ve a por Windows 8 o Windows 8 Pro.

Windows RT completa el ecosistema

Windows RT viene a cubrir el hueco que en el ecosistema de Microsoft había abierto el éxito reciente de los tablets. Con él los de Redmond cierran el círculo y completan uno de los ecosistemas más cohesionados de cuantos podemos encontrar ahora mismo en el mercado. Tenemos Windows 8 en nuestros ordenadores personales, Windows RT en nuestros tablets y Windows Phone 8 en nuestros teléfonos.

Todo funcionando bajo ‘Modern UI’. Todo con acceso a las aplicaciones de Windows Store o Windows Phone Store. Todo interconectado para conquistar al usuario. Windows RT es una pieza más del sistema y así ha sido pensado por Microsoft. No se trata de sustituir a Windows 8, sino de coexistir con el sistema completo de escritorio. Toca esperar a ver lo que opina el mercado de esta nueva estrategia del gigante de la informática.

Especial Windows 8 A Fondo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

29 comentarios