Compartir
Publicidad
Pasados unos días reflexionamos sobre los motivos de la compra de Linkedin por parte de Microsoft
Actualidad en Redmond

Pasados unos días reflexionamos sobre los motivos de la compra de Linkedin por parte de Microsoft

Publicidad
Publicidad

26.200 millones de dólares. La noticia saltaba a los medios hace unos días y es que nos enterábamos de la bomba en los mercados al comprar por sorpresa Microsoft una red social como es Linkedin. Era la mayor operación en el mundo de las redes sociales después de la compra de Whatsapp por parte de Facebook.

Y tras la compra la pregunta era evidente ¿Cual es la motivación de Microsoft para hacerse con una red social que por otro lado no destaca precisamente por estar en el boca a boca de los usuarios? Es una red social enfocada al uso profesional y empresarial y las incógnitas ante la compra eran numerosas.

Han pasado unos días y llega la hora de reflexionar sobre esta compra y lo primero que hay que ver son las cifras, dejando a un lado el precio de la adquisición. Aunque no sea tan conocida como otras redes, Linkedin atesora en su haber 433 millones de perfiles de profesionales, 105 millones de ellos en el móvil (con usuarios tanto en iOS como en Android), dos millones de suscriptores de pago y nueve millones de páginas de empresas con sus empleados y sus ofertas de trabajo.

Una red social que frente al descalabro de otras en horas bajas como es el caso de Twitter, aumentó su facturación un 35% en 2015 con respecto a la del año anterior, llegando a los 2.991 millones de dólares. De esta forma alcanzó los 780 millones de beneficio y para este 2016 espera crecer un 15% más.

Las primeras incógnitas tras la compra estaban referidas a los cargos en Linkedin, algo que desde Redmond aclararon inmediatamente mediante una nota oficial: LinkedIn conservará “su marca, cultura e independencia” y una posición de independencia, y Jeff Weiner, su CEO, seguirá en su puesto.

¿Qué motivos tendría Microsoft para comprar un servicio como LinkedIn?

La clave de esta compra puede tener un nombre: las aplicaciones de Microsoft, sobre todo Office 365. Al menos eso podemos pensar si nos atenemos a las declaraciones de Jeff Weiner que vienen a dejar ver que el objetivo no es otro que integrar la red social de contactos en muchas de las aplicaciones y soluciones de Microsoft.

“Imagine situaciones como una unión entre LinkedIn con Outlook, Calendar, Office o Skype”

Se trata de integrar el uso social de los profesionales con sus herramientas de trabajo de forma que si por ejemplo usamos Office, Skype o Cortana, LinkedIn estará presente como complemento integrado, de forma que podremos interactuar directamente con otros perfiles de usuarios bien para recabar ayuda o bien para compartir nuestros logros y desarrollos en el ámbito profesional.

Un acuerdo que incluso el propio CEO de Microsoft, Satya Nadella, comunicó vía mail interno a todos sus empleados, sabedor de la importancia del mismo pese al desconocimiento por parte de la generalidad de la población:

"Este acuerdo es clave en nuestra audaz ambición para reinventar la productividad y el proceso en los negocios. Piensa en la oportunidad: para que la gente encuentre trabajos, construya sus habilidades, venda, abra mercados y consiga sus objetivos se requiere un mundo profesional conectado".

Seguir siendo importante en el mercado empresarial

Google y Apple están cada vez más presentes en el mercado profesional y educativo, un feudo tradicionalmente de Microsoft. La empresa de Redmond no quiere perder la batalla por dicho mercado ante estos dos gigantes y la creciente amenaza de Facebook que domina las redes sociales con mano de hierro.

Además, Microsoft también pretende integrar Linkedin con Lynda.com, la plataforma de enseñanza, de forma que todo sea un uno y tengamos acceso a estas dos herramientas desde la aplicación que estemos usando ya sea Office 360, Skype, Cortana... Se trata de construir un perfil profesional único de cada usuario en todas sus aplicaciones y plataformas corporativas.

Un negocio más que interesante esta simbiosis, pues representa unas cifras potenciales de 315.000 millones de dólares de los cuales 200.000 pertenecen a los servicios de Microsoft y 115.000 a LinkedIn. En el fondo la cuestión es arraigar en la empresa, pues dada la enorme base de datos de la red social profesional por excelencia, Microsoft podría recibir directamente información de los empresarios de la base de datos de esta red y poder ofrecerles sus productos de forma personalizada.

El profesional y la empresa en el punto de mira
Linkedin

Microsoft tiene puesto el punto de mira en servicios profesionales, algo que ya se intuía cuando se rumoreaba con la compra por parte de la empresa americana de Slack, la plataforma de mensajería instantánea de moda en las empresas y que ahora se confirma con la adquisición de LinkedIn.

El objetivo final parece ser por lo tanto la creación de una red profesional centrada en la nube y en la que cada usuario de LinkedIn pueda acceder a la red desde cada una de las aplicaciones propias de Microsoft. No es una compra que verse sólo sobre dinero, beneficios, crecimiento o potencial, sino que estamos hablando de productividad, marketing, ventas y desarrollo profesional, factores todos ellos cada vez más importante y que desde Redmond parecen haber visto antes que nadie.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos