Compartir
Publicidad

De MS-DOS al Cloud computing, desde una lata de conservas

De MS-DOS al Cloud computing, desde una lata de conservas
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Acabas de entrar por la puerta, y te diriges con un hambre voraz a la cocina para hacerte un "pinchito" con el que tapar el rugido del estómago que te avisa que llevas demasiado tiempo sin consumir ningún alimento.

Así, te abres una cerveza (sin alcohol), te coges una lata de sardinas, y encarcelas su contenido dentro de un pedazo de la barra de pan que asoma de entre el cesto de las galletas.

Sin ser consciente que estás ante un invento del siglo XIX - la lata de conserva - que no se popularizo a nivel general hasta pasada la II Guerra Mundial, y que en sus inicios tuvo grandes inconvenientes de manufactura, coste y seguridad.

¿Y qué tiene que ver esto con un análisis sobre el estado actual del ecosistema de Windows 8?

Windows 8, una apuesta arriesgada

Windows 8

Como decía Steve Ballmer - CEO de Microsoft -, ha habido tres momentos históricos en la multinacional norteamericana de software: la adopción de MS-DOS en los primeros ordenadores personales de IBM, el nacimiento de Windows 95, que rompía con todo lo conocido en Windows 3.x, y la publicación de Windows 8 y su Modern UI.

Ahora que han pasado poco más de seis meses de su puesta de largo, septiembre del año pasado, se puede decir sin dudas que Windows 8 no solo ha llegado, si no que ha sido aceptado por el gran público.

El debate sobre las posibilidades de esta propuesta bicéfala - mitad escritorio clásico, mitad interfaz táctil - ha quedado relegado en el olvido como si nunca hubiera existido. Y ahora nos centramos en cosas "mundanas", como es si el botón de inicio volverá en la próxima actualización del sistema operativo y, si es así, cuanto se asemejará al "antiguo".

Una cotidianidad que es un síntoma contundente de la integración natural del sistema en el día a día de los millones de usuarios que han migrado o adquirido Windows 8, en cualquiera de sus cuatro sabores.

Uno de los cuales, la versión de Windows 8 RT, sigue causando dudas tanto por la escasa penetración que están teniendo las tabletas en comparación con sus competidores (iPad y Android), como por el futuro que se abre cuando desembarque Intel en el mercado de los dispositivos ARM (tabletas y Smartphone).

Windows 8 también está haciendo olvidar el Internet Explorer 6 y la larguísima sombra de la cual algunos aún viven (para bien y para mal).

IE 10 y el IE 11, que está a la vuelta de la esquina, sitúa al navegador más utilizado actualmente - depende de la fuente - a la altura de sus competidores que, curiosidades del destino, ahora están adoptando políticas proteccionistas.

Y todo esto sin olvidar que el apoyo real de la industria del hardware y de las grandes marcas distribuidoras, ha sido cercano a nulo. Que ya bastante tiene con lo suyo, y que muchas de ellas -las grandes distribuidoras - han cerrado oficinas o cadenas enteras y se han ido al otro lado de los pirineos.

Windows Phone 8

Windows Phone 8

Después de la dolorosa "traición" a los early adopters del Windows Phone 7, y el sangrante detalle de que aún se venda y se siga diciendo que tiene algún futuro más allá que de servir de pisapapeles, el crecimiento de la versión 8 del sistema operativo para Smartphones está en números positivos.

Windows Phone 8 crece muy despacio y no se ha convertido en el Android Killer que algunos esperábamos que fuera; que, hay que reconocerlo, ha mejorado mucho en sus últimas versiones.

Pero también es cierto que con poco más de un 7%, se ha comido a Blackberry y ahora apunta a que se va a aprovechar de la dubitativa dirección que está sufriendo el iPhone en particular, y Apple en general, desde la muerte de Steve Jobs.

La unión con Nokia ha ofrecido un alto nivel de calidad, y no existen (actualmente) terminales WP8 que no sean excelentes en el funcionamiento y prestaciones. Lo cual por otro lado, tiene la consecuencia negativa de impedir el poder tener en oferta terminales de bajo coste; al menos por ahora.

Al igual que en los dispositivos Windows 8, el mayor problema que tiene actualmente el crecimiento de este mercado es "la última milla". Es decir, en los puntos de ventas genéricos los vendedores sitúan siempre al WP8 como última opción.

Llegando a recomendar, incluso, terminales con una relación calidad/precio peor, simplemente por el desconocimiento del producto, o por un extraño prejuicio anti-microsoft.

Xbox ONE

Xbox ONE

La nueva Xbox ONE está muy lejos, pero representa el cierre del circulo al ecosistema Windows 8 al añadir un sistema multimedia completo que acompaña y aumenta la vocación lúdica primordial del dispositivo: una potente consola de videojuegos.

La Xbox actual, con sus actualizaciones, ya nos permite vislumbrar de una forma bastante completa a lo que me estoy refiriendo.

Así, actualmente se consigue ofrecer una experiencia de usuario colectiva que no tiene parangón en la industria actual. Y en donde se difumina el hardware que está por detrás de un mismo interfaz, a favor de mi identidad, mis aplicaciones y mi información, esté utilizándolo desde donde esté.

Y lo mejor está por llegar con la Xbox ONE y su Kinect integrado.

Cloud computing

Cloud computing

El futuro, sin duda, está en la Nube.

Es curioso como esta revolución en la Sociedad de la Información, de la civilización diría yo, está emergiendo desde el nivel doméstico. En donde los usuarios "normales" cada vez más adoptan la Nube como el entorno más cómodo y funcional.

Así tenemos que las comunicaciones personales, las fotos y los vídeos están almacenados en "algún sitio" - que ni sabemos dónde, ni nos importa saberlo -, y que las gestionamos de forma natural por medio de herramientas como gmail, outlook, skydrive, dropbox, linkedin, facebook, WhatsApp o Line (entre muchas otras).

El gran reto, que es el que está aconteciendo, es la migración empresarial. Mucho más complicada, difícil y costosa. Y que pudiera producir una peligrosa concentración de los proveedores con el tamaño suficiente para ofrecer las infraestructuras capaces de soportar estos volúmenes.

El mayor inconveniente para la computación den la Nube es la velocidad de transferencia de nuestras comunicaciones en el hogar. España sigue siendo un país con comunicaciones lentas, si nos comparamos con USA, Corea u otros miembros de la UE, y esto es una barrera insalvable cuando queremos utilizar las posibilidades de la Nube.

Por ejemplo, es curioso que con los Smartphone más actuales se obtengan tasas de transferencias similares o superiores a muchas Adsl domésticas, pero a un coste superior.

Las tiendas de aplicaciones

Tienda Windows 8

Las Tiendas, tanto de Windows 8 como de Windows Phone 8, siguen teniendo su punto débil en que han promocionado la cantidad sobre la calidad.

Así tenemos el ejemplo, especialmente sangrante, de las aplicaciones en la Tienda de Windows 8. En donde la potencia del sistema operativo y del hardware sobre el que corre, no se merece que todas las versiones de los programas más conocidos, estén limitadas, restringidas o que ofrezcan menos capacidades que sus "hermanas" construidas para el escritorio clásico.

O aún peor, simplemente que no estén.

Es cierto que en un software, si no se ha construido con cierta perspectiva de futuro, realizar la migración a ModernUI puede significas el rehacer del todo el programa.

Pero los usuarios estamos un tanto cansados de tanto programa insulso, sin profundidad, sin características avanzadas, en un estado muy inmaduro, y que se encuentran a miles en la tienda de Windows 8.

Conclusiones... por ahora

Las cifras son una métrica que no miente sobre el éxito de una apuesta, y en XatakaWindows hemos publicado los excelentes resultados financieros de Microsoft en todas sus divisiones.

Un volumen de beneficios del tamaño de la suma del PIB de varios países pequeños, demuestra que se están haciendo bien las cosas, y que la acogida por parte del público ha sido positiva.

Pero hay mucho aún por hacer y se vislumbran nubarrones en el futuro de esta apuesta global:

La necesidad de aplicaciones maduras en las "Stores"; el futuro de Windows Phone 8 ligado intrínsecamente a un solo proveedor (Nokia); el impacto sobre Windows 8 RT de la lucha de titanes que se avecina entre Intel y los fabricantes de chips ARM; el cambio de paradigma del Cloud Computing; o la evolución de los interfaz a lo táctil y más allá de los dedos.

Ahora tengo la sensación de que estamos ante el nacimiento de algo comparable a la ameba del futuro ecosistema. A la primerísima versión del cambio profundo de entender la informática, en el amplio sentido del uso cotidiano, y de una revolución como aquellas palabras que decían "un ordenador en cada casa, un Windows en cada ordenador".

Que, en aquel entonces, eran tan futuristas y utópicas como las primeras conservas realizadas en latón con soladura de plomo, del siglo XIX, y que han desembocado - casi 200 años después - en que podamos meternos entre pecho y espada este bocadillo de sardinas, capturado sabe Dios donde y cuando.

Foto de portada | Mundo latas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio