Compartir
Publicidad

La historia de Windows XP (I): Whistler y el desarrollo del sistema operativo del futuro

La historia de Windows XP (I): Whistler y el desarrollo del sistema operativo del futuro
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace 15 años, en 1999, en Redmond empezaba el desarrollo del sistema operativo del nuevo milenio. Quienes vivieron de cerca aquellos años entienden de sobra la magnitud del cambio que supuso el paso de Windows 98 y ME a Windows XP. Microsoft no quiso limitarse a actualizar su sistema operativo y terminó redefiniendo cada detalle hasta el punto de modificar la visión que los usuarios tenían de Windows. Y lo hizo para siempre, con una versión tan exitosa que aún hoy, 13 años después de su salida, respira en casi un tercio de los ordenadores de todo el mundo.

Al límite de su ciclo de vida, con el fin del soporte a escasos 10 días, desde Xataka Windows repasamos la historia de Windows XP. Empezando por echar un breve vistazo a su desarrollo. Meses de trabajo en los que Microsoft cambió Windows y se modificó a sí misma por el camino, preparándose para dominar el mercado de PCs una década más.

Neptune y Odyssey, la semilla

El 5 de febrero de 1999 Microsoft puso en marcha el desarrollo de una nueva versión de su sistema operativo bajo el nombre de Windows Neptune. Había pasado menos de un año de la salida al mercado de Windows 98 y todavía falta más de uno para la llegada de Windows ME, pero en Redmond ya pensaban en un cambio para su sistema acorde al nuevo milenio.

Ahí entraba Windows Neptune, concebido como el sucesor de Windows ME, y desarrollado en 1999 sobre la base de Windows 2000, la última versión de la rama NT de Windows. El propio nombre en clave daba pistas sobre su arquitectura: NepTune. Se trataba de la primera versión de Windows orientada al mercado doméstico pero construida sobre el código de Windows NT. Era un primer paso hacia la unificación de las dos ramas: doméstica y empresarial.

Pantalla de bienvenida en Windows Neptune
Pantalla de bienvenida en Windows Neptune

En el fondo, Neptune era muy parecido a Windows 2000 pero integraba nuevas características que posteriormente acabarían llegando a Windows XP. Ahí estaba el cortafuegos básico o una nueva pantalla de inicio, por ejemplo. Pero entre todas las novedades destacaba un nuevo esquema de interfaz centrada en las tareas que cualquier usuario realizaba en un ordenador. La idea era conocida internamente como “activity centers” y con ellos se agrupaban en hubs todo el contenido multimedia, o los accesos de red, o incluso la actividad reciente del usuario.

Con el tiempo solo se conocerá un alpha interna de Windows Neptune, la build 5111, que ya dejaba ver todos esos detalles. Detalles que apenas pudieron ver grupos seleccionados de usuarios internos y suscriptores del programa TechNet bajo un acuerdo de no revelación. Neptune no tendría más recorrido pero sus ideas influenciarían el futuro más inmediato de Windows.

Junto a Windows Neptune, otro proyecto ocupaba las horas de los empleados de Windows en Redmond: Windows Odyssey. Si Neptune escondía el desarrollo de una versión de Windows para el usuario doméstica, bajo el nombre de Odyssey se desarrollaba el futuro Windows para el mercado profesional. Basado también en Windows 2000, Odyssey iba a ser la nueva versión de la rama NT de Windows, pero Microsoft nunca llegó a desvelarla.

Con Whistler Microsoft decidió unir en un solo proyecto las dos ramas de desarrollo de Windows: hogar y empresas.

Los dos proyectos separados dejaban claro que en Redmond estaban modificando el proceso de desarrollo de su sistema operativo. El cambio a la postre sería decisivo y el punto de inflexión no terminaría en llegar. A finales de diciembre de 1999 Microsoft decidió unir los dos equipos de desarrollo de Neptune y Odyssey para que trabajasen en un nuevo proyecto bajo el nombre en clave de Whistler, localidad donde esquiaban muchos de los empleados de la Microsoft.

Un memorándum interno esperaba a los empleados de la compañía a la vuelta de sus vacaciones de navidad: la dirección había decidido unificar los equipos de Windows y tenía un nuevo plan en marcha con el que pretendía lograr un desarrollo más rápido del sistema operativo, evitando los largos periodos de tres años de desarrollo habituales. Eran los últimos días de 1999 y quedaban menos de dos años para la llegada de Windows XP.

Whistler, uniendo entornos

La dirección de Microsoft decidió que, dado que Neptune y Odyssey iban a estar basados en el mismo código de Windows NT, no tenía sentido mantener las ramas separadas de Windows. En vez de redoblar esfuerzos en versiones separadas del sistema para el hogar y el entorno empresarial Microsoft unificó el proyecto de un futuro Windows bajo Whistler. Quizás ahora parezca algo evidente pero hasta entonces hogar y empresa permanecían como ámbitos separados y el desarrollo de los sistemas para cada uno se entendía como diferente. La unificación era algo nuevo y será uno de los múltiples aciertos durante la creación de Windows XP.

Pantalla de inicio en Windows Whistler
Pantalla de inicio en Windows Whistler

Con Whistler, Microsoft empezó a tomarse en serio los cambios en la experiencia de usuario con el objetivo de construir un sistema operativo para el nuevo milenio: más amigable y atractivo a la vista, más estable y rápido. Su diseño y rendimiento deberían ser la base para futuras versiones de Windows, adaptadas a la nueva era de una internet que ya era omnipresente.

La red era una prioridad para la compañía. Durante el desarrollo de Windows XP Microsoft también estaba inmiscuida en el desarrollo de la plataforma .NET. En Redmond estaban convencidos de que el futuro de Microsoft era .NET y así lo repetían siempre que tenían ocasión. Sin ir más lejos, en septiembre de 2000, Steve Ballmer, por entonces CEO de Microsoft, declaraba que “Windows no se iba a ir, el PC no se iba a ir. Pero necesitamos una plataforma para reflejar la realidad de internet". Esa plataforma iba a ser .NET. O eso creían en Redmond.

El mes de abril del año 2000, Bill Gates, que por aquel entonces ya no ocupaba el puesto de CEO, reveló la existencia de Whistler en la conferencia WinHEC

Meses antes de esas declaraciones, a finales de abril del año 2000, Bill Gates, que por aquel entonces ya no ocupaba el puesto de CEO, reveló la existencia de Whistler en la conferencia WinHEC (Windows Hardware Engineering Conference). En ella, los de Redmond presentaron una versión previa muy temprana que desvelaba algunas de las funcionalidades que incorporaría el nuevo Windows. Ahí estaba el soporte para CD-R y CR-RW integrado en el sistema; la posibilidad de cambiar de sesión sin cerrar programas; o las nuevas capacidades multimedia integradas, incluyendo un nuevo Windows Media Player.

A pesar de todos esos cambios aún no era evidente lo significativo de los mismos. Carl Stork, general manager de Windows por aquel entonces, dio una pequeña pincelada explicando el calendario de trabajo para el resto del año y la intención de Microsoft de completar dos versiones del sistema: una orientada al entorno profesional y de las empresas y otra más básica destinada al mercado de consumo y a los hogares de todo el mundo. Las dos basadas en el mismo código, usando los mismos drivers para dispositivos y la misma compatibilidad de software. El cambio se estaba fraguando.

Builds y betas, las numerosas versiones previas

El 24 de mayo del 2000 Microsoft empezó a enviar las primeras invitaciones a la beta técnica de Whistler. El programa empezó con la promesa de alcanzar la primera 'milestone release' más tarde durante ese mismo año. Había que ponerse manos a la obra y ese mismo julio, Microsoft liberó la primera build para los testers, la build 2250. Por aquel entonces el sistema todavía no parecía muy diferente de Windows 2000 y Windows ME, pero ya introducía una primera muestra de lo que podría llegar a suponer la nueva experiencia en la que trabajaban en Redmond.

Durante las builds previas de Whistler Microsoft fue introduciendo cambios significativos, muchos de los cuales permanecían inicialmente ocultos. Uno de ellos era un nuevo panel de inicio que sustituiría al clásico menú al que ya nos habíamos acostumbrado. El nuevo menú era más ancho que el anterior e introducía dos columnas. La primera mostraba una lista de aplicaciones configurables junto a las más recientes y un botón al final que permitía acceder a todas los programas. La columna de la derecha era totalmente nueva e introducía accesos a las principales carpetas del usuario y las utilidades más importantes del sistema. Ahí estaban Mis Documentos, el icono de Mi PC, o el acceso al Panel de Control. La idea de "activity centers" se presentaba así en el sistema.

El nuevo menú de inicio en Windows Whistler
El nuevo menú de inicio en Windows Whistler

Las builds siguientes introdujeron poco a poco nuevas funcionalidades que iban configurando en Whistler el futuro Windows. La build 2257 hizo visible el nuevo panel de inicio e introdujo el cortafuegos personal básico. La build 2267 introducía pequeñas mejoras y permitía al fin al usuario modificar el aspecto del sistema con una venta de Propiedades de pantalla.

Sobre esta última build cabe destacar que traía consigo un nuevo centro de compatibilidad que pretendía facilitar la tarea a los usuarios de encontrar hardware compatible con el sistema. Esto último era fundamental para Microsoft. El cambio en la base del sistema ponía a prueba la compatibilidad de software y hardware y en Redmond querían asegurar que todo funcionase en Whistler sin comprometer el rendimiento de un sistema que debería ser más estable que nunca. Mientras tanto, el aspecto visual y la interfaz podían esperar.

Las builds continuaron durante sucesivos meses del hasta el 31 de octubre. Ese día Microsoft liberó la build 2296, la Beta 1 de Whistler. Con ella los de Redmond remarcaban la unión en un sistema de los dos entornos de hogar y empresa. De la Beta 1 se esperaban muchas novedades, como un reproductor integrado, un cliente de mensajería instantánea o la versión 6.0 de Internet Explorer. Pero para Microsoft la prioridad seguía siendo la compatibilidad de software y hardware. Solo cuando se aseguró esta empezaron a preocuparse de los cambios más visibles y la nueva interfaz de usuario.

Una nueva "eXPeriencia": Windows XP

Microsoft quería que Whistler proporcionase una nueva y mejorada experiencia a los usuarios tradicionales de Windows y al mismo tiempo atrayese la atención de esos millones de personas que ya empezaban a usar ordenadores para trabajar y conectarse a internet. Las cosas tenían que cambiar en el entorno Windows y la nueva interfaz supondría un paso crítico, con los de Redmond cada vez más preocupados por crear un sistema cálido y más amigable para el usuario.

Similitudes entre tema nuevo y clásico en Windows XP
Similitudes entre tema nuevo y clásico en Windows XP

Aunque ya se habían dejado ver detalles en las builds previas, los primeros retazos de la nueva interfaz se mostraron al público el 5 de enero de 2001. Ese día Bill Gates dio una keynote en el CES que, aunque a la postre sería recordada por ser la presentación de Xbox, supondría una de las primeras muestras del aspecto remozado de Whistler. Por primera vez se pudo ver la nueva pantalla de bienvenida, se mostró la opción de múltiples cuentas de usuarios y se dejó ver el nuevo menú de inicio con los programas recientes y las carpetas de Mis Documentos y demás.

Lo mostrado dejaba ver la intención de Microsoft de conservar cierta similitud con la interfaz clásica de Windows previos al mismo tiempo que introducía cambios significativos en la forma en la que se utilizaba su sistema operativo. En Redmond estaban rediseñando una interfaz a la que millones de usuarios ya estaban acostumbrados y lo estaba haciendo con el cuidado suficiente como para que estos la aceptasen de buena gana. Lecciones que da la historia.

El objetivo de Microsoft parecía ser conservar cierta similitud con la interfaz clásica de Windows previos al mismo tiempo que introducía cambios significativos en la forma en la que se utilizaba su sistema operativo

Interfaz nueva mediante, en enero de 2001 se hacía evidente que el desarrollo de Whistler se estaba acelerando, con builds cada vez más frecuentes. Microsoft tenía intención de publicar la nueva versión del sistema operativo en la segunda mitad del año, lo que suponía un retraso de seis meses respecto a sus intenciones previas pero no dejaba mucho tiempo de trabajo por delante. Conforme se consumían las semanas la cuestión del nombre empezó a atraer cada vez más atención.

Conocidas las intenciones y los plazos de Microsoft quedaba por saber cuál sería el nombre final de Whistler y como denominarían los de Redmond a la nueva experiencia que pretendían proporcionar con la nueva versión de su sistema operativo. El 5 de febrero de 2001 las dudas quedaron despejadas. Haciendo honor a sus intenciones, Microsoft anunció oficialmente que Whistler llegaría al mercado con el nombre de Windows XP. Un nombre que recordaba a "eXPerience" e introducía al sistema en su recta final de desarrollo.

Fuentes | Microsoft | Wikipedia | WinSuperSite I, II, III Imágenes | Wikipedia | GUIdebook

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos