Compartir
Publicidad

Nokia Lumia 630, análisis

Nokia Lumia 630, análisis
85 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Nokia Lumia 630 es un móvil asequible y colorido, que busca un hueco entre los teléfonos de gama baja para ofrecer más opciones a los usuarios de Windows Phone. Este terminal es el primero que sale al mercado con Windows Phone 8.1 instalado de fábrica.

Tras haber estado unos días probando hasta dónde podía llegar el Nokia Lumia 630, hoy os traemos su análisis en el que veremos cómo se comporta y si realmente cumple lo que promete.

Nokia Lumia 630, principales características

Antes de empezar, a continuación podéis echar un vistazo rápido a las principales características del Nokia Lumia 630:

Nokia Lumia 630
Dimensiones físicas 129.5 × 66.7 × 9.2 milímetros, 134 gramos
Pantalla IPS LCD con Clearblack de 4.5 pulgadas y Corning Gorilla Glass 3
Resolución FWVGA (854 x 480), con una densidad de píxeles de 221PPI
Procesador Qualcomm Snapdragon 400, quad-core a 1.2GHz
Procesador gráfico Adreno 305
RAM 512 MB
Memoria 8 GB, microSD hasta 128 Gb
Versión Windows Phone 8.1
Conectividad 3G (HSDPA 21 Mbps/HSUPA 5,76 Mbps), Wi-Fi 802.11 b/g/n, Wi-Fi Hotspot, DLNA, Antena GPS Glonass, Bluetooth 4.0, microUSB 2.0
Puertos de expansión MicroUSB
Cámara 5 megapíxeles, Sin Flash, Sensor 1/4
Batería 1830 mAh (extraíble)
Precio El precio oficial es de 149 euros, en la fecha de publicación lo hemos encontrado a 128 euros, por ejemplo en Amazon.

Diseño

Imagen de Lumia 630

El Nokia Lumia 630 es un terminal que sigue la línea general a la que ya nos han acostumbrados los finlandeses, con un diseño moderno y colorido. La carcasa trasera es intercambiable, pudiendo escoger entre cinco colores: negro, blanco, amarillo, naranja y el verde que podéis ver en las imágenes que acompañan a este análisis.

El material escogido para la fabricación de la carcasa es policarbonato, que es un material resistente y que no deja una sensación de "móvil de plástico" como en el caso del Nokia Lumia 520. Al tacto su carcasa es rugosa y no resulta nada fácil que se nos llegue a escurrir de las manos.

En cuanto al tamaño del terminal, estamos ante unas dimensiones de 129.5 × 66.7 × 9.2 milímetros con un peso total de 134 gramos (carcasa incluida). Esto lo convierte en un teléfono más grande que el Nokia Lumia 620 aunque más delgado, con un peso similar en ambos casos consiguiendo una sensación de ligereza al tenerlo en la mano pero al mismo tiempo de robustez.

Botones laterales del Lumia 630

Algo que hay que tener en cuenta con este modelo en concreto es que no tiene un botón de cámara, lo cual se convertirá en un aspecto negativo o irrelevante dependiendo de cada uno. En mi caso no me importó mucho ya que no suelo hacer fotografías a menudo, pero cuando vas a hacer una y ves que el botón no está piensas, ¿por qué no está ahí?

Para solucionar esto, en la barra de acciones rápidas del centro de notificaciones se ha incluido por defecto la cámara como una de las cuatro que vienen por defecto. Esto nos obliga a navegar hasta esta sección cada vez que queramos utilizar la cámara, a menos que anclemos a la pantalla de inicio su Live Tile. A mi personalmente no me termina de convencer, aunque cada uno lo verá a su modo.

Salida Jack 3.5mm del Lumia 630

Las esquinas del terminal son suavizadas con bordes redondeados, un detalle bastante agradable a diferencia de las esquinas tan acentuadas que tiene el Nokia Lumia 520. Los laterales del teléfono no son planos, sino que estos tienen una ligera inclinación que impide colocarlo de pie o de costado sobre una superficie plana, a menos que usemos algún tipo de soporte.

La salida de audio de 3,5 milímetros se encuentra ubicada en la parte superior del teléfono y hacia la izquierda, como los otros Lumia de su mismo rango de precio.

Lumia 630 base y conector microUSB

En la parte inferior encontramos la conexión microUSB para cargar el teléfono o conectarlo al PC. El Nokia Lumia 630 nos permite escoger si queremos realizar una conexión PC-móvil cada vez que lo conectemos mediante cable USB, por si simplemente nos interesa cargarlo sin que aparezca la ventana con todos los archivos del teléfono y de su microSD.

El teléfono también nos avisará cuando lo hayamos conectado a una toma eléctrica o conexión USB que no sea capaz de entregar toda la energía necesaria para que el teléfono cargue a pleno rendimiento.

Pantalla

Pantalla del Lumia 630

La pantalla del Nokia Lumia 630 es una IPS LCD con Clearblack de 4.5 pulgadas y protección Corning Gorilla Glass 3, que nos asegura una resistencia casi total a roturas por golpes. Cuenta con una resolución de 854x480 píxeles con una densidad de 221PPI, lo cual no es muy alto y si lo comparamos con otros terminales de la competencia que juegan en el mismo rango de precios, veremos cómo estos valores son superados sin problema.

Aunque la pantalla consigue mostrar los colores de forma que resultan realistas, muy agradables y cálidos a la vista; y cuenta con un gran contraste y negros profundos, la densidad de píxeles juega en su contra. En algunos momentos podemos llegar a notar cierta pixelación en pantalla, sobretodo cuando estemos leyendo texto, que si bien no es exagerada, es notable si ponemos atención.

Pero aun teniendo en cuenta todo esto, y que sobre el papel está por detrás de otros terminales del mismo rango de precios, tengo que decir que en términos generales la pantalla sorprende y termina viéndose mejor que muchos de la competencia.

La barra del menú en pantalla del Lumia 630

Si hablamos del ángulo de visión el Nokia Lumia 630 no decepciona, ya que podemos visualizar la pantalla desde casi todos los ángulos sin pérdida de color. Incluso si miramos directamente desde un lateral y elevamos la vista unos pocos grados respecto al teléfono, seguimos viendo la pantalla de forma aceptable.

En la parte inferior de la pantalla encontraremos los botones atrás, inicio y búsqueda de Windows Phone. Es importante recalcar que están dentro de la pantalla y no fuera como el resto de terminales, lo que acaba robando un poco de espacio a la hora de visualizar contenido.

Aquí hay otro aspecto que no me convence, y es que por ejemplo cuando reproducimos vídeo a pantalla completa esta barra no se oculta. En algunas aplicaciones sí desaparece hasta que toquemos la pantalla, pero en una tan importante como la del reproductor de vídeo no.

Esto solo provoca que cuando estés viendo un vídeo tendrás dos pequeñas líneas negras en la parte superior e inferior de la imagen (si el teléfono está en horizontal), ya que el vídeo no puede ajustarse a pantalla completa por culpa del ancho disponible, y para no alterar la relación de aspecto también reduce el alto del vídeo.

Sobre el brillo de la pantalla, podemos escoger si queremos que el nivel esté en bajo, medio o alto, pero este teléfono no tiene opción de ajustar el brillo de forma automática. El brillo solo puede controlarse manualmente, a excepción de cuando se activa el ahorro de batería, que lo pone al mínimo.

Rendimiento y batería

El rendimiento en Windows Phone no suele ser ningún problema, y si hablamos del Nokia Lumia 630 resulta casi innecesario hablar sobre esto. Nada raro si tenemos en cuenta que monta un procesador Qualcomm Snapdragon 400 de cuatro núcleos a 1.2 GHz, lo que permite funcionar con total fluidez tanto al sistema operativo como a sus aplicaciones.

Que por cierto, en relación a su sistema operativo, estamos ante el primer teléfono que viene con Windows Phone 8.1 instalado de fábrica. A partir de este punto todos los futuros Windows Phone vendrán con esta versión instalada, mientras los demás seguimos esperando la posibilidad de descargar la versión final, que debería estar casi al caer.

Pero aunque el teléfono ofrezca un rendimiento impresionante, a veces las aplicaciones pueden tardar en cargar sobretodo si tenemos varias abiertas, ya que este terminal cuenta únicamente con 512 MB de memoria RAM. En cuanto a almacenamiento interno disponemos de 8 GB que pueden ser expandidos por medio de una micro SD de hasta 128 GB.

La batería extraíble del Nokia Lumia 630 es de 1830 mAh, llegando a ofrecer durante el tiempo que lo tuve hasta un día y medio de duración como máximo. Sí, o es una coincidencia o parece ser que este terminal no sufre los problemas de batería que muchos habéis reportado en comentarios de otros artículos (quizás porque viene con Windows Phone 8.1 de fábrica).

Cámara

Toma de la cámara del Lumia 630

La cámara trasera del Nokia Lumia 630 es de 5 megapíxeles con enfoque automático, y un tamaño de sensor de 1/4, junto a un zoom digital de 4x que termina siendo casi inservible (ni se os ocurra utilizarlo a no ser que queráis una imagen borrosa). No podemos esperar resultados increíbles, más bien estamos ante una cámara que nos ofrecerá resultados de calidad media.

No hay cámara frontal, y la trasera no cuenta con ningún tipo de flash, ya que en este terminal la cámara es un elemento al que no se le ha dado mucha importancia como podemos comprobar por la falta de un botón físico para el disparador, tal y como comentaba antes.

Lumia 630 cámara

Para sacar una fotografía tarda unos dos segundos aproximadamente desde que termina el enfoque automático hasta que la imagen queda guardada en el terminal, algo que no acabo de entender ya que el Nokia Lumia 520 por ejemplo, tarda mucho menos tiempo.

Básicamente, con esta cámara podemos fotografiar sin hacer zoom y conseguir buenos resultados, pero en el momento en que intentemos aplicar algún aumento empezaremos a perder definición de forma notable. Lo mismo ocurre si en lugar de hacerlo desde la cámara, decidimos recortar la imagen en nuestro PC y aumentar una sección en concreto.

Como viene siendo habitual con sensores de baja calidad como este, gran parte del trabajo lo realiza el teléfono con el post-procesado de las imágenes, y aquí no hay nada que criticar. Los resultados que ofrece superan a los obtenidos con las cámaras de un Motorola Moto G y Moto E, por poner ejemplos de la competencia.

wp_20140603_09_21_10_pro.jpg
wp_20140603_10_35_24_pro.jpg

En cuanto a la función de vídeo de la cámara, esta es capaz de grabar a una resolución máxima de 720p con una tasa de imágenes por segundo de 24, 25 o 30 como máximo.

Conclusión

El Nokia Lumia 630 es un buen móvil en términos generales, pero hay algunos aspectos que puede que echen para atrás a la hora de escogerlo frente a otras opciones. Por ejemplo, la falta de flash y de botón físico de cámara hacen de esta una mala opción si te gusta sacar fotografías de vez en cuando.

La pantalla no es la mejor de su gama y los usuarios más exigentes con la calidad de imagen verán esto como un punto muy negativo. No es que se vea mal obviamente, pero por ejemplo en el texto de algunos Live Tile puedes llegar a notar una ligera pixelación si te fijas bien, o en algunas páginas web.

A la hora de reproducir vídeo o ver imágenes, sin embargo, la pantalla se comporta de forma impresionante, con unos colores realmente vivos y unos buenos contrastes, con un ángulo de visión muy amplio sin pérdida de definición.

Esto, acompañado del altavoz que incorpora, hacen que al ver vídeos en este terminal no tengas ninguna queja en cuanto a calidad de imagen o sonido. Tampoco hay problemas a la hora de realizar llamadas, ya que en ambos altavoces el sonido es claro y sin distorsión incluso al máximo de volumen.

El rendimiento de este móvil también es bastante alto, resultado de unir Windows Phone 8.1 junto a un procesador de cuatro núcleos a 1.2 GHz. Quizás le habría venido algo mejor contar con 1 GB de RAM como mínimo, pero aun así no he tenido casi quejas sobre este aspecto.

7.45

Diseño8
Pantalla 6.5
Rendimiento8
Cámara6.75
Software7.5
Autonomía8

A favor

  • Diseño colorido
  • Rendimiento general
  • Precio

En contra

  • Pantalla de baja resolución
  • La cámara, no tiene disparador.
  • Sin opción de brillo automático

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio