Compartir
Publicidad

Lenovo Flex 20, análisis de la supertableta

Lenovo Flex 20, análisis de la supertableta
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando me ofrecieron la oportunidad de probar el nuevo All-in-One de Lenovo, que había podido ver por encima en la presentación de principios de mes, mi primer pensamiento fue para el transportista que me la tendría que traer a casa.

Lo que no sabía es que el destino me reservaba, en esta ocasión, este papel; ya que ciertamente el embalaje de un dispositivo de 20” no es algo pequeño como estamos acostumbrados a tratar.

Así que, ni corto ni perezoso, me acerqué por las oficinas de Weblogs SL para recoger el “paquete” y poder compartir contigo, lector de XatakaWindows, un análisis en profundidad de un dispositivo muy especial.

Un hardware de gama media

Lenovo ideacentre Flex 20

La unidad de prueba llevaba en el corazón un Intel i5, 8Gb de RAM, 500Gb de capacidad de almacenamiento, y una tarjeta gráfica Intel 3000 HD. Lo cual le da suficiente alegría y fluidez en el manejo de aplicaciones para Windows 8.1, tanto en ModernUI como en escritorio.

La pantalla es de 19.5” - creada con tecnología IPS (In-Plane Switching) - permite obtener ángulos de visualización muy buenos, y tiene la capacidad de reconocer 10 puntos de toque a la vez. Es decir, es una gran pantalla táctil.

Una pantalla que ofrece buenos resultados en interiores, pero que se queda corta en luminosidad y contraste cuando se utiliza en exteriores.

¿En exteriores, dirá algún lector? Sí, porque la movilidad que permite este dispositivo All-in-one, me ha permitido realizar una prueba real en la terraza, en donde he percibido esta “debilidad”.

Y esta movilidad tan buena de un dispositivo orientado más a ser un ordenador de sobremesa, viene dada por dos motivos: su bajo peso - un aparato que no supera los tres kilos y medio – junto a un tamaño lo suficientemente pequeño como para poder moverlo con una mano gracias a su grosor de poco más de 20mm. y – aquí está el truco – con una buena batería a la altura de cualquier portátil; la cual supera de largo las dos horas de funcionamiento sin conexión a la red eléctrica.

Lenovo ideacentre Flex 20

La conectividad no es la que me esperaba en un ordenador de sobre mesa - posiblemente porque el equipo de prueba tenga la configuración más básica - ya que se solo ofrece dos puertos USB 3.0 (de los azules) y el conector de corriente.

Me falta una salida estándar para la TV o un monitor secundario, y conectividad vía un puerto RJ45 o similar. Incluso un número mayor de puertos USB, aunque fueran 2.0, hubieran aportado mucho valor al equipo.

En cambio el tener un Webcam incluida, me ha parecido una muy buena idea. No es que sean cámaras de alta calidad (720p a 30 frames/seg.) pero son suficientes para poder almacenar vídeos de la familia o los allegados ya que, como verás más adelante, este dispositivo es eminentemente “social”.

Por último, la unidad de pruebas incluía un hardware de interacción con el Flex 20 que, en mi opinión personal, son la típica “geekada” que se quedará almacenado en un cajón. Es una especie de mando que permite interactuar con un software específico que incluye el dispositivo, y que lo convierte en una mesa multimedia gracias a sus capacidades de multitouch.

Poniéndolo a prueba en la realidad

Lenovo ideacenter Flex 20

Mientras le hacía la sesión de fotos y lo empezaba a probar, le pregunté a todo el que se acercaba su opinión sobre el Flex 20 y los usos que le encontraba. Y aquí me lleve la primera sorpresa al comprobar que cuanto más alejado estaba el interlocutor de la informática profesional, más usos le encontraba.

El culmine fue cuando los niños pequeños descubrieron, junto con su madre, las capacidades multimedia del dispositivo. Pude situar el Flex 20 en la mesa de la terraza y, mientras los adultos conversábamos alrededor de unas copitas de licor de yerbas, las criaturas disfrutaron de una tarde de vídeos infantiles visualizados por streaming desde Youtube a través de la Wifi de la casa.

Además, para los pequeños era plenamente natural interactuar con el dispositivo pulsando en la pantalla, y el resumen de la madre fue contundente: este ordenador es muy cómodo.

El uso de Windows 8.1 de forma táctil en una pantalla de este tamaño (casi 20”) le ha sido muy fluido y muy intuitivo. Y más porque conecté un teclado externo inalámbrico, con pad táctil, que permitía obviar el uso del teclado en pantalla del propio sistema operativo; que puede llegar a ser incómodo.

Otra ventaja que he encontrado durante el análisis es que realmente ocupa poco sitio, comparándolo con él sobremesa que aún está en el salón de la casa. En vez de tener una caja – aunque sea pequeña – con un monitor, con un teclado, con un ratón, la impresora y un montón de cables; con el Flex20 tengo solamente un cable de alimentación y la pantalla/ordenador.

Ahorrando mucho espacio y siendo mucho más fácil de limpiar, ya que lo puedo mover fácilmente mientras paso el trapo por la mesa del ordenador que – parece una maldición – es el sitio que más polvo acumula del salón.

Pero no puede haber un análisis si no se señalan los puntos a mejorar, y entre ellos destacaría – además de la anteriormente mencionada falta de brillo en el exterior – el que el transformador de corriente que alimenta al Flex 20 no incluye ningún avisador luminoso que indique si está recibiendo corriente eléctrica o no.

También se podría obtener un equipo más compacto si no tuviera tanto marco alrededor de la pantalla, lo cual supongo es motivado porque es la misma carcasa que la utilizada en ordenadores Flex con distancia diagonal mayor.

Conclusiones

Lenovo ideacenter Flex 20
Flex 20, Surface RT y Lumia 920

¿Tiene sentido el Lenovo ideacenter Flex 20? Sí, sin duda.

La principal razón para su adquisición es un rotundo “porque puedo”. Es decir, si tienes en cuenta el equipo sobremesa que puedes adquirir por el precio del Lenovo, y aun así las ventajas que ofrece el All-in-one te merecen la pena por encima del sobrecoste... es porque te lo puedes permitir.

No es un equipo económico, pero es un buen equipo. Que brinda ventajas como la movilidad, la batería, el peso o el uso social que da acceso su excelente visión lateral; que queda perfecto en el salón de una casa, o en el cuarto de un adolescente; que puede tener (en sus versiones más potentes) incluso un uso profesional para industrias como el diseño gráfico o el marketing.

Y que a mí me ha sorprendido para bien por la perfecta conjunción con Windows 8.1, al ser su uso totalmente natural e intuitivo para usuarios normales como son una madre y sus dos niños pequeños.

Más información | Web de lenovo En XatakaWindows | Lenovo Flex 20

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio