Compartir
Publicidad

Gigabyte S1082. Análisis

Gigabyte S1082. Análisis
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En octubre del año pasado, la taiwanesa Gigabyte anunciaba su Tablet PC S1082 animada por Windows 8. Este producto había salido al mercado a principios de ese año con Windows 7. La adopción de Windows 8 potenciaba la utilidad de una tableta con personalidad propia.

Siendo la tónica dominante en el mercado de tabletas la baja capacidad de las unidades de almacenamiento, el modelo S1082 apostaba por otro concepto, ofreciendo un disco duro de hasta 500 GB, o bien un SSD de hasta 256 GB. El resto de componentes y precio del producto sitúan la S1082 en el segmento de consumo doméstico.

h2. Gigabyte S1082 por fuera

La pantalla del modelo S1082 es multi-táctil capacitiva con un tamaño de 10.1", y brinda una resolución de 1.366x768 píxel, la mínima del primer conjunto de especificaciones de Windows 8. Comenzando en la esquina superior izquierda, tenemos un indicador luminoso de estado. En el centro está situada la única cámara de 1,3 MPx, ya que trasera no tiene.

La cámara está flanqueada a la izquierda por su testigo luminoso de funcionamiento, y a la derecha por el sensor de luz. Este conjunto está rodeado a su vez por dos micrófonos, colocados a un tercio, aproximadamente, de la distancia que hay entre el eje vertical de la pantalla y los bordes.

Gigabyte S1082, pantalla

A ambos lados del eje horizontal de la tableta, encontramos otros controles poco habituales en este tipo de dispositivos. En la zona izquierda de la pantalla, hay dos botones que ofrecen las funciones de un ratón: el superior corresponde al izquierdo y el inferior al derecho.

Sobre el mismo eje y situado en el lado derecho de la pantalla, tenemos otro botón, de aspecto similar a un sensor de infrarrojos, que activado de forma simultánea con los del ratón, ofrece la misma función que tiene en un teclado convencional la combinación de teclas [CTRL] + [ALT] + [SUP].

En el centro del borde inferior de la pantalla, está situada la tecla Windows. En la cara posterior de la tableta no hay nada más que el logotipo del fabricante del dispositivo, así como los del sistema operativo y procesador, además de las especificaciones CE e información complementaria.

Recorriendo el arco metálico que bordea el dispositivo en sentido horario, encontramos en la zona superior los altavoces, dispuestos en cada extremo. En el lateral derecho, en la zona superior están las rejillas de ventilación, el primero de los puertos USB 2.0, ranura para tarjeta SIM, puerto HDMI, conector D-sub para monitor externo y la conexión de alimentación eléctrica.

Gigabyte S1082, conexiones

En la zona inferior de la tableta están habilitados los soportes y conectores para acoplar un dock que amplía de forma considerable las capacidades del dispositivo. Aunque no dispusimos para la prueba del accesorio, este ofrece tres puertos extra USB 2.0, lector de discos ópticos y varios puertos adicionales.

Finalmente, en el lateral izquierdo y siguiendo el criterio de giro, la Gigabyte S1082 cuenta con puerto Ethernet RJ45, toma de micrófono, toma de auriculares y segundo puerto USB 2.0 antes del grupo de botones del ratón. Tras éstos, encontramos el lector de tarjetas SD, control de volumen, bloqueo de rotación y botón de encendido.

Como hemos tenido ocasión de ver, la Gigabyte S1082 está bien dotada en lo referente a conexiones externas por sí misma y sin necesidad del dock, disponiendo de todo lo necesario para convertir el dispositivo en un PC en términos de manejo. Es precisamente la conectividad de la tableta uno de sus puntos más fuertes.

h2. Gigabyte S1082 por dentro

El corazón de la Gigabyte S1082 late al ritmo de un procesador Intel Celeron. Existen dos opciones: modelo 847 a 1.1 GHz y 1037 a 1.8 GHz, ambos de doble núcleo, 2 MB de cache y conjunto de instrucciones de 64-bit. El modelo de la prueba es el que cuenta con el procesador más modesto, responsable del bajo índice (3,9) de la "Evaluación de la experiencia de Windows", que va desde 1,0 a 9,9 en Windows 8.

La tableta Gigabyte S1082 cuenta con un único banco de memoria, donde se pueden insertar desde 2 a 8 GB DDR 3. En el modelo probado hemos contado con 4 GB. El chipset es el Mobile Intel NM70. El sistema gráfico corre a a cargo de una controladora Intel HD Graphics.

La capacidad de almacenamiento, otro de los puntos fuertes del producto analizado, va desde los 320 a los 500 GB en disco duro de 2,5" y 7mm de grosor, con una discreta velocidad de rotación de 5400 rpm. En cuanto a discos de estado sólido, las capacidades van desde los 64 a los 250 GB con idéntico factor de forma y grosor. La unidad de prueba alberga un Hitachi HTS545050A7E380, que brinda 466.010 MB reales.

Gigabyte S1082, imagen oficial

Las comunicaciones está a cargo de una Ethernet 10/100/1000, Wireless 802.11b/g/n, Bluetooth 4.0 y WWAN 3.5G. Este es otro punto fuerte del dispositivo, en especial la tarjeta LAN. La batería incorporada es de polímero de litio (LiPo), de 29.6 Wh. La batería extendida opcional de iones de litio es de dos celdas y 20.25 Wh (2.700 mAh).

El sistema operativo de la unidad de prueba es Windows 8 "a secas" de 64 bit. El fabricante ofrece también la edición Pro, que supongo vendrá instalada en el modelo más alto de la serie 1082: Intel Celerón 1037 a 1.8 GHz y disco SSD. Insisto, es una suposición que no he podido contrastar

h2. Experiencia de uso

Gigabyte S1082 es un producto que sorprende para bien y para mal. La pantalla tiene una buena respuesta al toque y calidad bastante a la hora de mostrar los elementos, pero tiene un inconveniente que sí me parece relevante: el reducido ángulo de visión.

La más mínima desviación de la perpendicular ojos-pantalla hace que se vea realmente mal. Este aspecto hace que no sea fácil adoptar una postura cómoda para trabajar con las manos fuera de una mesa. En las fotografías se nota bastante, las que no son perpendiculares ofrecen un aspecto "lechoso" de la imagen en pantalla.

En cuanto al rendimiento, a pesar de haber contado con el procesador mas "flojo", los números de rendimiento no deben inducir a engaño; para los trabajos habituales que realizamos con este tipo de dispositivos, el procesador funciona con dignidad. Reproduciendo vídeo en calidad HD no se nota el peso de este componente.

Gigabyte S1082 pantalla en vertical
Reducido ángulo de visión óptimo

Respecto de la calidad del sonido, nada que objetar a la distancia de uso. Tanto con el volumen bajo como a máxima potencia, si la fuente de audio es correcta, la percepción del sonido es más que razonable.

La batería que incorpora el producto está en el límite de lo conveniente, a mi entender. Con la batería cargada al 100% se puede reproducir 100 minutos de vídeo a duras penas. Con un 85% de carga, en la distancia convencional de una película, te puedes perder el final. En cuanto a los tiempos de carga, partiendo del agotamiento total, la batería recupera un 28% en 30 minutos, 55% a la hora, 80% en 90 minutos y tras dos horas alcanza el 98% de capacidad.

Teniendo en cuenta que el producto Gigabyte S1082 es un Tablet-PC, lo que voy a comentar ahora, más que un defecto, es un ligero inconveniente. El aparato llegó a mis manos con la configuración de fábrica, por lo que en el primer arranque me encontré con que tenía tres opciones accesibles mediante teclas de función... es necesario un teclado para ir abriendo boca.

En cuanto al ratón incorporado, sirve para salir de un apuro (la mayoría no estamos acostumbrados a manejar un dispositivo señalador con la mano izquierda y en vertical). De todos modos, es una facilidad bienvenida.

Gigabyte S1082, botones del ratón

En cualquier caso, las posibilidades de conexión con que cuenta el modelo S1082 de Gigabyte, permiten estar trabajando con teclado (vía Bluetooth, por ejemplo), ratón USB y unidad de almacenamiento externa, conectados a un monitor "grande" y una red rápida de 1 Gb. He probado exactamente esta configuración y el equipo se convierte en un PC de gama media-baja (por "culpa" del procesador).

Finalmente, está el tema del peso: 850 gramos con disco duro de 500 GB y 790 gramos con SSD, en ambos casos con batería. No es un equipo para tener mucho tiempo en las manos, además de lo dicho respecto del ángulo de visión. Sin embargo, a pesar de que en los días que se ha efectuado la prueba hemos tenido temperaturas elevadas, el dispositivo no ha desprendido calor como para considerar este aspecto incómodo.

h2. Equipamiento

La tableta Gigabyte S1082 viene en una caja discreta en tamaño, por lo que no podemos esperar que contenga una miríada de complementos. Bajo la primera capa del embalaje, que es la que contiene el dispositivo, encontramos una funda, que si bien es cómoda para anclar el dispositivo dentro, dispone de un sistema para variar el ángulo de la tableta un tanto... de otro siglo: ¡corchetes!

Gigabyte S1082, ajustes de la funda
Sistema de fijación por corchetes de la funda

En el lateral de la caja está embalado el transformador de corriente y su cable. El tamaño es similar al que equipa la mayoría de Netbooks de 10": pequeño y fácil de transportar. En el último nivel del embalaje encontraremos un escueto manual de usuario en varios idiomas, incluido el nuestro, y un DVD con software. En concreto cuenta con Power Director.

Hay un detalle que quiero destacar: el software que trae el dispositivo para recuperación del sistema. está bien diseñado y es intuitivo, fácil para casi cualquier nivel de usuario. El único inconveniente es que la restauración completa a la configuración de fábrica implica más de tres horas, un tiempo que se antoja excesivo.

No disponiendo de un precio oficial para el producto, buscando por Internet empresas que lo comercialicen en España, he encontrado precios que oscila entre 563 y 579 euros, IVA incluido y sin gastos de transporte. Este dato es una simple orientación, ya que la búsqueda no ha sido exhaustiva.

h2. Ficha técnica

Procesador: Intel Celeron 847 (1.1GHz) / Intel Celeron 1037 (1.8GHz). Memoria: 2/4/8 GB DDR 3 (un banco). Disco duro: 320/500 GB SATA 2.5" 7mm HDD 5400 rpm - 64/128/256GB 2.5" 7mm SSD. Pantalla: Tamaño: 10.1” Multitáctil capacitiva - Resolución: 1366×768. Tarjeta gráfica: Intel HD Graphics. Webcam: 1.3 MPx frontal. Conectividad: WIFI: IEEE 802.11b/g/n – Bluetooth: 4.0 - LAN: 10/100/1000 Mbps - WWAN: 3.5G. Conexiones: HDMI – 2 x USB 2.0 – Lector tarjetas SD - RJ45 - Toma auriculares estéreo. Audio: 2 altavoces estéreo 1,5 vatios – Micrófono integrado. Batería: LiPo 29,6 Wh. Dimensiones: 270 × 173 × 15 (mm). Peso: 850 gr (con batería y HDD), 790 gr (con batería y SSD). Sistema Operativo: Windows 8 / Windows 8 Professional.

Gigabyte S1082, perfil derecho
Gigabyte S1082, un producto robusto y bien construido

h2. Gigabyte S1082, conclusiones

La impresión después de una semana de uso del Tablet-PC Gigabyte S1082 es que es un producto sin equilibrio. Por una lado, el dispositivo cuenta con varios e importantes puntos a favor: capacidad de almacenamiento, excelente conectividad, memoria rápida y en cantidad suficiente en el modelo probado.

En la zona media está el rendimiento, debido fundamentalmente al procesador, la carencia de cámara posterior, peso, manual de usuario y funda (su sistema de enganche en particular). Y en cuanto a defectos más destacados, el casi nulo ángulo de visión fuera del perpendicular y una batería algo justa.

Gigabyte es un fabricante de hardware con solera, que fabrica componentes de prestigio, como placas base y tarjetas gráficas, entre otros. Esta experiencia se nota en la Gigabyte S1082, un producto que está bien construido y tiene aspecto de gran robustez, cuya pantalla desluce el buen trabajo que hay detrás.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio