Publicidad

Sony Vaio Tap 11, toma de contacto

Sony Vaio Tap 11, toma de contacto
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

Sony presentó ayer su tablet con Windows: la Sony Vaio Tap 11. 11 pulgadas de pantalla FullHD acompañadas de un teclado inalámbrico y un stylus sensible a la presión, todo ello con un diseño realmente atractivo. Hoy hemos podido probarla durante unos minutos en la IFA 2013, y os traemos las primeras impresiones.

En general es una tablet muy buena, pero tiene sus fallos. Hay detalles que no se han cuidado demasiado, algunos puntos que parecen demasiado frágiles y la construcción no acaba de convencerme. Es muy curioso el cambio con respecto a las fotos de prensa: en directo, la Vaio Tap da la sensación de estar conformada de muchas más piezas que no acaban de estar del todo bien ensambladas. Por ejemplo, el botón de Windows de la pantalla, que parece táctil, es en realidad físico y hay que apretar más de lo normal para que se active.

Otro problema que le he encontrado a la tablet es la tapa de los conectores USB y HDMI. Ya de por sí no soy muy fan de este tipo de soluciones para ocultar los conectores (no pasa nada porque estén al aire), y en este caso el hecho de que esté unido al cuerpo por sólo un conector de plástico tampoco me inspira mucha confianza.

Sony Vaio Tap
Esa tapa no va a aguantar mucho.

Por supuesto, no todo son cosas malas. La pantalla, lo poco que he podido probarla, es realmente buena. La calidad de imagen es sobresaliente, y la parte táctil no se queda corta: los dedos se deslizan fácilmente por la pantalla, no tiene demasiados reflejos y soporta bastante bien las marcas de suciedad de los dedos.

Sony Vaio Teclado

El teclado también está muy bien hecho. Para ser un plano y fino, es realmente cómodo, las teclas tienen un recorrido más que suficiente y el tamaño de las teclas y la distancia entre ellas hacen que escribir sea una tarea bastante agradable.

No me atraía el hecho de que el teclado no se quedase pegado a la tablet mientras escribimos. Por suerte, Sony lo ha compensado haciendo la base antideslizante, de tal forma que apenas se mueve con respecto a la tablet. También está muy bien trabajada la unión magnética con la pantalla: simplemente pegamos las dos y se quedará en la posición correcta sin ningún problema.

Vaio, parte trasera

Tengo también una sensación agridulce con el soporte trasero de la Vaio Tap 11. Con él podemos ajustar la inclinación de la tablet que queramos sin ningún problema, y además no desliza en ningún momento. Sin embargo, tiene un problema: cuadra muy mal con el diseño de la trasera, y no parece especialmente resistente. Estos dos apartados los había resuelto mucho mejor Surface; es una pena que no hayan conseguido dar con una forma mejor de fabricar el soporte.

El aspecto más destacado de la Vaio Tap 11 es su tamaño y peso. Apenas 99 milímetros de altura, con el teclado pegado es sólo un poco más alta que el Lumia 920. El peso es mínimo, es muy ligera y muy cómoda de tener en la mano. En este apartado, Sony se merece un 10.

Sony Vaio Tap 11
La Sony Vaio Tap 11 al lado de un Nokia Lumia 920.

Sony Vaio Tap 11, conclusiones

La Vaio Tap 11 me deja con sentimientos encontrados. Tiene partes muy buenas, pero no acaba de ser una tablet que destaque especialmente. A su favor, el tamaño y peso, tener Windows 8 Pro y la calidad de pantalla. En contra, una construcción que no acaba de convencerme con ciertos detalles poco cuidados. Al final, creo que mi impresión final dependerá del precio que tenga (por supuesto, también de un análisis más tranquilo que hagamos posteriormente).

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir