Compartir
Publicidad
Publicidad
La función de Inicio rápido llegó con Windows 10 y con estos pasos puedes deshabilitarla en tu equipo
Windows

La función de Inicio rápido llegó con Windows 10 y con estos pasos puedes deshabilitarla en tu equipo

Publicidad
Publicidad

Con la llegada de Windows 10 hemos visto llegar un buen número de mejoras y añadidos sobre la plataforma que ya existía en anteriores versiones del sistema operativo. Y tras distintas grandes actualizaciones nos topamos con un sistema maduro que presume de estabilidad y rapidez.

Este último factor, la rapidez a la hora de arrancar sobre todo, se ve favorecida por el uso en algunos equipos, los más modernos, de discos duros en estado solido (SSD en sus siglas en inglés). No obstante y aunque uses un disco duro tradicional como fuente de instalación de Windows 10 verás que el sistema arranca más rápido que Windows 7 y Windows 8. Esto se debe a una funcionalidad llamada Inicio rápido y aunque resulta muy útil, aquí te vamos a explicar cómo desactivarla en muy pocos pasos.

Y es que por defecto, "Inicio rápido" es una función que viene activada, si bien la podemos desactivar a nuestra voluntad. Para ello vamos a realizar una serie de pasos muy sencillos.

En primer lugar accedemos al "Panel de control" desde la barra de búsqueda situada en la zona inferior izquierda de la pantalla.

Uno

Entramos en el menú que aparece en la pantalla dentro del apartado "Sistema y seguridad" y una vez dentro buscamos y entramos en la opción denominada "Opciones de energía".

Dos

Una vez dentro buceamos en el el menú y hacemos click en el apartado que nos ofrece "Cambiar las acciones de los botones de inicio/apagado".

Tres

Se abre una ventana y veremos un apartado que bajo un aviso se titula "Cambiar la configuración actualmente no disponible" y lo pulsamos para poder desbloquear y acceder a las opciones que tenemos más abajo.

Cuatro

Una vez desbloquedas sólo nos queda activar o desactivar la opción correspondiente con el título "Activar inicio rápido (recomendado)".

Cinco

El último paso que debemos realizar es "Guardar los cambios" y de esta forma el equipo aplicará la configuración que hemos establecido. Una modificación que no es irreversible, pues podemos deshacer los pasos hasta volver a la situación anterior.

Llegados a este punto procedemos a reiniciar nuestro equipo y así apreciar la diferencia que ofrece el que la opción de inicio rápido se encuentre activada o desactivada.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos