Compartir
Publicidad

La resistencia es fútil: la vuelta del menú de inicio y el regreso al escritorio

La resistencia es fútil: la vuelta del menú de inicio y el regreso al escritorio
28 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Microsoft dejó ver ayer en su primera conferencia de Build 2014 un nuevo menú de inicio para Windows 8.1 que llegará en próximas actualizaciones junto a la posibilidad de ejecutar aplicaciones Modern UI directamente en el escritorio. Ambas funciones fueron mostradas por Terry Myerson, jefe máximo en Windows actualmente, entre presentaciones de otros temas. Casi como si se tratase de un detalle menor, sin apenas importancia. Pero lo cierto es que tiene importancia, y mucha.

Durante todos estos meses se han dado miles de razones por las que la vuelta del menú de inicio ya no tiene sentido y lo necesarios del cambio, pero lo cierto es que de poco sirve insistir en ellos. En la pasada edición de Build, con la vuelta del botón de inicio en Windows 8.1, ya traté de defender que su presencia no se justifica por argumentos objetivos y racionales pero sí era fundamental al nivel subjetivo e irracional de la experiencia de usuario. Hace escasos dos meses, revisando las filtraciones de Windows 8.1 Update 1, planteaba que quizás no sea posible esa interfaz híbrida capaz de ser controlada de forma táctil y mediante ratón y teclado. Lo mostrado ayer me reafirma en mis tesis.

El regreso al escritorio

La visión original de los de Redmond con Windows 8 era concebir el escritorio tradicional como una aplicación más del sistema. No sería ya el entorno de trabajo por defecto sino una más de las aplicaciones que podemos anclar a la pantalla de inicio, la verdadera protagonista del nuevo Windows. El problema es que está idea no ha calado, ni mucho menos, en el mercado.

El escritorio no es una aplicación ni se entiende como tal, desecharlo bruscamente y relegarlo a ser una aplicación más no fue buena idea

El escritorio no es una aplicación más ni se entiende como tal. Años de uso y aprendizaje lo han convertido en el núcleo central de cualquier sistema operativo de ordenador desde el que se pone en marcha cualquier tarea. Y Microsoft es la principal culpable de que esta concepción esté inscrita en el ADN de los usuarios. Desecharlo bruscamente y relegarlo a ser una aplicación más del sistema no fue buena idea. Se puede modificar y evolucionar sobre él, sí, pero no sustituir por completo y esperar que el usuario se acostumbre. No al menos por el momento.

Con el tiempo uno acaba por comprender que no se trata de concebir el sistema más racional y defenderlo con sólidos argumentos, sino de conectar con el usuario y proporcionarle la mejor experiencia adecuada a su persona. Mal que le pese a Microsoft eso supone regresar al escritorio tradicional y evolucionar sobre él. Ese nuevo menú de inicio y la posibilidad de ejecutar aplicaciones Modern UI en el escritorio son el camino.

Una interfaz para cada tipo de dispositivo

Lo mostrado ayer sobre Windows 8.1 Update 1 confirma además la necesidad de tener una interfaz diferenciada en cada tipo de dispositivo. Los cambios que la actualización introducirá en el sistema a partir del 8 de abril son un acierto en el sentido de adaptar las novedades de Windows 8 a las diferentes formas con las que puede ser controlado.

Precisamente, Microsoft no esconde que los cambios de Windows 8.1 Update 1 están orientados a mejorar el control con ratón y teclado del sistema. Retrocede así un poco en sus aspiraciones de una interfaz híbrida y opta por una adaptable al tipo de dispositivo en que funciona. Windows 8.1 detectará ahora el tipo de control que estemos utilizando y adaptará la interfaz a él, en una solución no tan refinada pero sí mucho más cómoda para el usuario final.

Por mucho que nos empeñemos no es lo mismo movernos por el sistema con los dedos a hacerlo con el cursor del ratón. Aunque en Redmond creían poder acostumbrar al usuario a nuevos hábitos lo cierto es que el mundo no parece estar aún preparado para dar el salto. Al menos de momento, puede que este sea el fin del sueño de una interfaz híbrida controlable de manera táctil y con ratón y teclado.

¿Cuándo llegarán los cambios?

Sabemos que Windows 8.1 Update 1 llegará el próximo 8 de abril a todos los dispositivos a través de Windows Update. Con ella vendrán las novedades conocidas que mejorarán el control del sistema con ratón y teclado y ahondarán en la fusión entre el entorno Modern UI y el escritorio.

Pero no sabemos cuándo volveremos a ver el menú de inicio ni las aplicaciones Modern UI funcionando en el escritorio. Terry Myerson se limitó a decir que llegaría en futuras actualizaciones a través de Windows Update. Puede que sea en una actualización rutinaria en los meses cercanos o puede que en una futura Update 2 más cerca del final de año. Incluso puede que tengamos que esperar hasta el año que viene. Por el momento habrá que esperar.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio