Compartir
Publicidad

Revisando las filtraciones de Windows 8.1 Update 1 y el significado de sus cambios

Revisando las filtraciones de Windows 8.1 Update 1 y el significado de sus cambios
43 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La gente de WZor ha dedicado la semana a reventar la futura presentación de la Update 1 de Windows 8.1. Microsoft tendría previsto anunciar la nueva actualización de su sistema operativo en los próximos meses coincidiendo con su conferencia para desarrolladores Build, a celebrar entre el 2 y 4 de abril en San Francisco. Pero al ritmo que se suceden las filtraciones puede que para entonces a los de Redmond no les quede mucho por presentar.

Las capturas de pantalla e información varia procedente de las builds filtradas han levantado polvareda por las novedades que dejan entrever. Éstas parecen ahondar aún más en la integración entre los entornos de escritorio y Modern UI, en un proceso no exento de controversia. Si los cambios en Windows 8.1, con la vuelta de una especie de botón de inicio y la posibilidad de iniciar el equipo en el escritorio, ya fueron vistos por algunos como una concesión de Microsoft; lo que se avecina ahora podría ser visto como una marcha atrás en sus planes para el futuro del sistema.

Con Windows 8 Microsoft podría haber caído en ese patrón que parece repetir con Windows: a una versión denostada le sigue otra alabada

Microsoft ha repetido más de una vez cierto patrón con las distintas versiones de Windows: a un cambio radical mal visto por el mercado le seguía otro que terminaba por convencer a la mayoría. Así es como el denostado Windows Vista fue reemplazado por un alabado Windows 7. Por eso no sorprende el rumor de que los propios empleados de Microsoft se refieren a Windows 8 como "el nuevo Vista". Y por eso uno cree que la Update 1 podría ser el paso previo para que Windows 9 pueda ser considerado "el nuevo Windows 7".

Mejorando la pantalla de inicio

Las primeras capturas filtradas dejaban ver nuevos detalles de la pantalla de inicio. Entre ellos destacaba la presencia de nuevos botones en la esquina superior derecha. Al lado de la cuenta de usuario aparece ahora un botón de búsqueda y uno de apagado. Este último había sido varias veces demandado y los de Redmond parecen dispuestos a incorporarlo.

Botón apagar en Windows 8.1 Update 1

Microsoft había justificado mantener oculto el botón de apagado en la configuración de la barra de charms asegurando que requería los mismos pasos que con el menú de inicio de versiones anteriores. Pero el problema no era el número de pasos. El problema es que el usuario común no tiene ni idea de donde buscar cuando se enfrenta por primera vez a Windows 8.

Microsoft debía reconocer y reparar el error que fue mantener oculto el botón de apagado

El problema fue relativizar la importancia de los hábitos del usuario. Tras años de uso se ha interiorizado el acceder al menú de inicio como punto de partida para apagar un ordenador. La barra de charms y la opción de configuración no cuentan con esa indudable ventaja. Hacer ahora visible el botón de apagado no es una concesión, es reconocer un defecto y repararlo.

En esa primera hornada de capturas también se apreciaba un segundo cambio en la pantalla de inicio: la aparición de menús contextuales al pulsar sobre tiles y aplicaciones con el botón derecho del ratón. Hasta ahora dicha acción desplegaba una barra inferior de opciones obligando a desplazarnos hasta ella. No hay problema cuando utilizamos pantalla táctil, pero con ratón se vuelve un movimiento innecesario. El menú contextual parece una mejor solución en esas ocasiones.

Fusionando entornos

Existe otro conjunto de modificaciones que se han dejado ver en las capturas filtradas durante los últimos días. En este caso tienen que ver con la posibilidad, bastante dudosa, de que el sistema deje de iniciarse por defecto en la pantalla de inicio y con el acercamiento entre los entornos de Modern UI y el escritorio tradicional. Empezando por la posibilidad de anclar las aplicaciones de la Windows Store en la barra de tareas junto a otros programas de escritorio.

Barra superior en aplicaciones Modern UI

Muchos de los cambios parecen aproximaciones al rumoreado futuro de Windows 9

Este último cambio, al igual que otros, sólo se entiende en relación con rumores que indican que en Windows 9 podremos ejecutar aplicaciones Modern UI directamente en el escritorio. De otra forma parece innecesario disponer de esos accesos directos, pues la brecha entre uno y otro entorno seguiría estando igual de presente que hasta ahora.

Hay más capturas apuntando a esa fusión de entornos. En ellas se aprecian modificaciones en las aplicaciones Modern UI que parecen encaminadas a permitir su futuro uso desde el escritorio. Así se incorpora una barra superior al estilo de los programas tradicionales de Windows, con título y botones de minimizar y cerrar, además de un botón adicional que da acceso a un menú contextual desde el que realizar esas acciones o anclar la aplicación en un lateral de la pantalla.

Barra de tareas y aplicación de Modern UI

A pesar de todo lo anterior todavía no parece que vaya a ser posible la ejecución de las aplicaciones en el escritorio. Un usuario del foro ruso pcportal sembró la duda publicando la captura que tenéis arriba en la que se puede ver la barra de tareas superpuesta sobre la aplicación de finanzas de Bing, pero no es descartable que se trate de un error presente en la build a la que ha tenido acceso.

Los cambios no significan abandonar Modern UI

Todo parece indicar que Microsoft se está preparando para readaptar Windows 8 a nuestros ratones y para que podamos utilizar las aplicaciones Modern UI como un programa más de escritorio. Las dudas vienen con las consecuencias de ello: ¿significa que en Redmond están dando marcha atrás y dejando poco a poco de lado la pantalla de inicio que tanto han defendido? Probablemente no.

Quizás no sea factible esa soñada interfaz híbrida capaz de ser controlada de forma táctil y mediante ratón y teclado

Con Windows 8 Microsoft intentó construir una interfaz para el mundo actual en la que todo se ha vuelto táctil. Lo hizo intentando que pudiese ser también controlada con el ratón y teclado de siempre, buscando ese entorno híbrido ideal que permitiría a Windows conservar su poderoso escritorio con un nuevo mundo de aplicaciones táctiles. El problema es que puede que esa interfaz ideal no sea algo factible.

Puede que la solución sea disponer de interfaces adecuadas para cada ocasión. Puede que lo fundamental sea conservar entornos distintos y hacer lo menos violento posible el cambio entre uno y otro. Puede que la próxima actualización de Windows 8.1 vaya precisamente de eso.

Vía | WZor En Genbeta | Haciendo balance de Windows 8, el éxito de un incomprendido, Haciendo balance de Windows 8: el nuevo Windows Vista de Microsoft

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio