Windows 11 en modo XP: un usuario logra leer disquetes de 5 y 1/4 de la misma forma que se usaba hace años

Windows 11 en modo XP: un usuario logra leer disquetes de 5 y 1/4 de la misma forma que se usaba hace años
5 comentarios

Puede que no te suenen de mucho, pero hace unos años la única forma de llevar contenido de un ordenador a otro era tirar de disquetes. Bien fuesen de 5 y 1/4 (5,25) o de 3 y 1/2 (3,5), la ausencia de Internet en general y de otros soportes lo convertían en la opción más usada. Y aunque hace años fueron desechados, un usuario los ha recuperado para la causa y los ha usado en Windows 11.

Sí, el sistema operativo más actual de Microsoft es capaz de leer disquetes de 5 y 1/4 al conectar una unidad lectora al ordenador. Y para demostrarlo ha subido un vídeo a YouTube dónde explica todo el proceso en el que hace uso de Windows 11 y una disquetera de 5 y 1/4.

Windows 11 con corazón XP

Jrcraft ha mostrado en su canal de YouTube como es posible conectar una unidad de disco de 5,25" a un equipo con Windows 11. Un soporte físico desechado desde hace casi 30 años y que sin embargo Windows 11 es capaz de soportar.

En la prueba, Windows 11 y es capaz de reconocer y leer de forma nativa una disquetera de 5 y 1/4. Toda una sorpresa para el usuario debido a los duros requisitos con los que Windows 11 llegó al mercado. Basta recordar cómo sólo funciona en equipos con TPM 2.0 o su teórica incompatibilidad con procesadores anteriores a 2017.

Para poder hacer que funcione la disquetera el usuario hizo uso de un PC del año 2005 con procesador Athlon 64 X2+ y con una placa base que contaba con los conectores IDE utilizados para la disquetera. Sobre el papel este equipo no podría usar Windows 11. Pero los requisitos de Microsoft se pueden saltar.

Disquete

La unidad lectora de 5,25" se conectó por medio de una faja IDE de 34 pines y para su detección no precisó del uso de hardware o software adicional. Un Windows 11 que es capaz de leer disquetes como lo hacía hace años Windows XP.

Este formato de discos fue el que dio paso a los populares disquetes de 3 y 1/2, los cuales ofrecían mayores prestaciones en un tamaño más compacto. Disquetes básicos a la hora de distribuir todo tipo de software (aún recuerdo cargar juegos con 50 disquetes) que fueron la norma hasta el auge del CD y la posterior llegada de los pendrives y discos duros externos.

Temas
Inicio