Compartir
Publicidad

El coste de fabricar cada Xbox One podría ascender a 471 dólares

El coste de fabricar cada Xbox One podría ascender a 471 dólares
10 Comentarios
Publicidad

La semana pasada iFixit llevaba a cabo una de sus bien conocidas disecciones de gadgets con Xbox One. Tras desmontar pieza a pieza la nueva consola de Microsoft, y encontrar el porqué de su tamaño en forma de un gran ventilador junto a un disco duro y un Blu-ray estándar, le dieron una alta puntuación en reparabilidad. Pero ya que accedieron al interior de la consola era cuestión de tiempo que alguien sumase el precio de todo lo que lleva dentro e hiciese sus propias cábalas.

Eso es lo que ha hecho la firma de investigación IHS, cuyo equipo también ha metido sus garras entre las tripas electrónicas de Xbox One para dar una estimación de lo que cuesta fabricar cada unidad. Así se animan a decir que, según sus cálculos, el coste combinado de las diferentes partes y el ensamblaje de la consola, incluyendo Kinect y el mando, asciende a 471 dólares.

Xbox One se vende a un precio de 499 dólares (o euros), lo que dejaría un ínfimo, o más bien inexistente, margen de beneficio para Microsoft. La consola de los de Redmond es además más cara que la de Sony, con una estimación 90 dólares más alta que la realizada por IHS para PS4.

Entrando en detalles, Kinect se lleva consigo 75 dólares de coste total, el mando unos 15 dólares y la consola por si misma los restantes 332 dólares. En su interior es el microprocesador de AMD el que tiene un coste más elevado con un precio estimado de 110 dólares. La memoria RAM DDR3 añade 60 dólares, dejando el coste que falta para el resto de componentes.

A esos números hay que sumar la fuente de alimentación externa, cuya fabricación cuesta unos 25 dólares, y el resto de elementos que vienen en la caja, que añaden 10 dólares extras al paquete. Ensamblar todo esto y empaquetarlo para dejarlo listo para la venta costaría 14 dólares.

Teniendo en cuenta que a esta estimación hay que sumar el margen de beneficio que manejan las tiendas y distribuidores, es bastante probable que Microsoft pierda dinero con cada unidad vendida de Xbox One. La apuesta, una generación más, parece estar puesta en las ventas de juegos y sus licencias, con la expectativa de reducir los costes de fabricación en el futuro.

Vía | All Things Digital Imagen | iFixit

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio