Compartir
Publicidad

Cómo se fraguó el acuerdo entre Microsoft y Nokia

Cómo se fraguó el acuerdo entre Microsoft y Nokia
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En el pasado mes de junio saltaba la noticia de que Microsoft había estado muy cerca de comprar Nokia. Los rumores siempre habían estado ahí desde que las dos compañías iniciaran su colaboración en el mercado de smartphones, pero nunca antes el acuerdo parecía haber estado tan cerca. Más de dos meses después se ha hecho realidad.

El proceso tuvo su inicio en febrero de este año, durante el Mobile World Congress de Barcelona. Aunque ambas compañías llevan tiempo hablando regularmente como parte de su asociación, la adquisición empezó a fraguarse en la ciudad condal y necesitó meses de trabajo y más de 50 reuniones para llegar a buen puerto.

Las reuniones entre Risto Siilasmaa, presidente de la junta directiva de Nokia, y Steve Ballmer, CEO de Microsoft, comenzaron bajo la premisa de encontrar mejores formas de colaboración entre ambas compañías. Pero las conversaciones fueron virando gradualmente hacia una posible combinación que podría tener sentido.

Siilasmaa, Ballmer y Elop
Risto Siilasmaa, Steve Ballmer y Stephen Elop en la conferencia de prensa

Siilasmaa y Ballmer cuentan que se barajaron muchos escenarios. En palabras de Ballmer:

Revisamos muchas muchas posibilidades juntos y finalmente escogimos esta en la que nosotros compramos todo el negocio de teléfonos de Nokia, nos convertimos en socios y clientes de HERE y licenciamos patentes de Nokia.

El servicio de mapas de Nokia parece haber sido clave en el acuerdo. El negocio es de lo poco que seguirá en manos de Nokia, pero Microsoft permanecerá como cliente clave con cierto papel en el desarrollo e innovación de lo que para los de Redmond es un servicio "absolutamente crítico".

Microsoft adquiere las partes más públicas de Nokia. No solo la división de smartphones con la familia Lumia pasan ahora a formar parte del gigante norteamericano, todo el negocio de móviles viajará también de Espoo a Redmond en lo que supone una oportunidad de oro para Microsoft para llegar a los millones de clientes que todavía han de saltar hacia el mundo de los smartphones.

Todo el proceso ha terminado al poco tiempo de que Ballmer anunciase su intención de retirarse como CEO de Microsoft en algún momento durante los próximos 12 meses. Su retirada parece no haber afectado a las negociaciones, con los de Redmond reiterando su intención de cerrar el acuerdo. Parte de éste implica además la vuelta de Stephen Elop, actual CEO de Nokia, a Microsoft, posicionándose aún más como un posible candidato a sustituir a Ballmer.

Vía | AllThingsD

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio