Compartir
Publicidad

Microsoft logra mantener el crecimiento a pesar de la compra de Nokia y la multitud de cambios

Microsoft logra mantener el crecimiento a pesar de la compra de Nokia y la multitud de cambios
19 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Microsoft ha presentado hoy sus resultados financieros para el cuarto y último trimestre del año fiscal 2014. El momento era esperado por tratarse de los primeros tras completar la adquisición de Nokia y por suponer un punto de inflexión tras los cambios anunciados recientemente por su CEO, Satya Nadella. La buena noticia para los de Redmond es que han conseguido mantener la senda del crecimiento y cerrar un año de cambios con resultados sólidos en lo financiero.

En el trimestre que terminó el pasado 30 de junio, Microsoft logró unos ingresos de 23.382 millones de dólares, un 18% más que en el mismo periodo del año pasado. Las ganancias también subieron, aunque algo menos. La cifra final de estos tres meses es de 6.482 millones de dólares de beneficio, un 7% más respecto al cuarto trimestre del año fiscal 2013. Aunque buenas, ninguna de las dos son cifras récord, siendo la de beneficios incluso menor que en los dos trimestres anteriores.

msft-q4-2014.jpg

Como casi siempre en Microsoft, el crecimiento respecto al año pasado se sostiene en los negocios para empresas y en los buenos números de algunas de las últimas apuestas de la compañía, como Office 365 o Azure. La contención viene de la mano de la división de dispositivos adquirida a Nokia, cuyos números empiezan a repercutir ahora en las cuentas de los de Redmond.

La adquisición de Nokia y el descenso de Lumia

Microsoft completó la adquisición de la división de dispositivos y servicios de Nokia el pasado 25 de abril, ya inmersa en el cuarto trimestre. La misma integra ahora la nueva división de ‘Phone Hardware’ y en ella se reflejan las cuentas de lo que ahora son los móviles de Microsoft. En este último cuarto, la contribución de la nueva división de móviles fue de 1.990 millones de dólares en ingresos, que se traducen en unas pérdidas de 692 millones de dólares.

Los números no son buenos para el nuevo hardware ahora propiedad de Microsoft. Las ventas de Lumia se cifran en 5,8 millones de unidades, números que, aunque solo representan dos de los tres meses del periodo, sí parecen indicar un descenso en las ventas respecto al trimestre anterior. Asimismo, las ventas en dispositivos móviles no smartphones se quedan en 30,3 millones de unidades.

Son números para tomar con cautela. Ni representan todo el trimestre ni alcanzan a ser indicativos de prácticamente nada, sobre todo teniendo en cuenta el proceso de transición en el que estaba inmersa la división. Por el momento, los resultados de los antiguos dispositivos de Nokia se limitan a poner una nota negativa en un trimestre que, por lo demás, cumple las expectativas.

Crecimiento en el resto de divisiones

En Redmond pueden estar contentos con los resultados de todas sus divisiones principales. Aquellas más orientadas al mercado de consumidores, englobadas bajo la denominación de ‘Devices & Consumer’, lograron aumentar sus ingresos un 42% respecto al mismo periodo del año pasado, hasta alcanzar los 10 mil millones de dólares. Las licencias de Windows Pro, que crecen un 11%, las suscripciones a Office 365, que tiene ya 5,6 millones de usuarios, y los ingresos por publicidad de Bing, que aumentan un 40%; son los principales responsables de ese crecimiento.

msft-q4-2014-divisiones.jpg

Pero parte de la división anterior se ha dividido en dos adicionales. Una de ellas es la de 'Phone Hardware', que ya hemos visto como registra los datos negativos de la división de dispositivos adquirida a Nokia. La otra es la denominada como 'Computing and Gaming Hardware'. En esta última se integra el departamento de Surface, cuyos ingresos han alcanzado los 409 millones de dólares; y el de Xbox, cuyas consolas han vendido 1,1 millones de unidades durante el último cuarto.

En los negocios dirigidos a empresas, enmarcados en las divisiones ‘Commercial Licensing’ y ‘Commercial Other’, las cosas siguen viento en popa. Los ingresos de ambas consideradas en conjunto crecen este trimestre, siendo responsables de 13.484 millones de dólares, un 58% de los ingresos totales de la compañía. Buena culpa de ello lo tiene el negocio en la nube, que sigue creciendo a un ritmo imparable doblando sus ingresos respecto al año pasado y alcanzando los 4.400 millones. Los sectores de servidores, incluyendo la parte de Azure, también han crecido un 16%; consolidando a este segmento como el punto fuerte de Microsoft.

Un buen año a expensas de grandes cambios

El años fiscal de 2014 termina para Microsoft batiendo sus números anuales tanto en ingresos como en beneficios. Los primeros se elevan hasta los 86.833 millones de dólares, y los segundos dejan el listón en 27.760 millones de dólares. Todo ello en un año de absoluta transición para una compañía que durante 6 meses mantuvo en el mando a un CEO en retirada y modificó su estructura con la compra de todo un fabricante de móviles como Nokia.

empleados-redmond-2.jpg

Lo que viene ahora es una nueva era para Microsoft. Completada la adquisición y con Satya Nadella ejerciendo ya como verdadero CEO, en Redmond se avecinan meses de cambios. No serán fáciles, basta ver la reducción de 18 mil empleos que están preparando o las nuevas limitaciones que se imponen desde arriba, pero probablemente sí sean necesarios.

A la vista de los resultados pocos señalarían la urgencia de promover cambios radicales en Microsoft, pero lo cierto es que su posición es aún débil en algunos sectores estratégicos y de futuro. Por eso parece acertada la propuesta de Nadella para orientar la compañía hacia una versión más enfocada de sí misma. El buen cierre del año fiscal 2014 no podía dejar mejores bases para empezar.

Más información | Microsoft

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio