Compartir
Publicidad

Microsoft lanza Windows 8.1

Microsoft lanza Windows 8.1
94 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No acaba de empezar la presentación de Windows 8.1 y ya han aparecido los primeros análisis con todas las novedades del sistema, que ya se puede descargar. Además del retorno del botón de inicio y de la posibilidad de iniciar directamente al escritorio, Microsoft ha preparado algunas nuevas características.

La mayoría ya las habíamos visto en algunas filtraciones, aunque Microsoft se ha reservado algunas sorpresas para esta presentación. Veamos qué nos ofrece Windows 8.1.

Interfaz Modern UI, arranque al escritorio y botón de inicio

Windows 8.1

El botón de inicio y el arranque al escritorio son las características más requeridas de Windows 8.1. No hay muchos cambios con respecto a lo que ya nos explicaron en su momento: el botón de inicio se queda en la esquina inferior izquierda y nos lleva a la pantalla de inicio Metro (nada de menú tradicional).

Sí que hay un minimenú cuando pulsamos con el botón derecho sobre el icono. Es parecido a lo que aparece ahora en Windows 8 cuando pulsas con el botón en la misma esquina, salvo porque incluye algunos ajustes más y accesos directos para apagar y reiniciar el ordenador.

La pantalla de inicio también cambia: ahora tenemos dos nuevos tamaños de tile, uno más grande y uno más pequeño, y la posibilidad de poner fondos personalizados o animados. Por último, tenemos un modo "Personalizar" desde donde podremos mover los tiles, renombrar los grupos o cambiar el fondo y color de acento del sistema.

Mejoras en multitarea y aplicaciones Modern UI

Microsoft

Tal y como había prometido Microsoft, Windows 8.1 mejora mucho la multitarea. Podremos poner hasta cuatro aplicaciones Modern UI en la misma pantalla eligiendo el tamaño, si nuestra resolución nos lo permite: tendremos que tener 500px de media por aplicación.

Windows 8.1 también permitirá mantener aplicaciones Modern UI en varias pantallas, uno de los mayores inconvenientes que teníamos los que queríamos más espacio de trabajo.

Windows Store

La tienda de aplicaciones, Windows Store, también sufre una buena renovación. La vista por categorías deja de ser la primera pantalla: ahora veremos recomendaciones editoriales y personalizadas para nosotros, junto con las listas de "lo más descargado". Y un último detalle: las actualizaciones de aplicaciones serán silenciosas y automáticas.

SkyDrive e integración con la nube

SkyDrive

El servicio de almacenamiento en la nube de Microsoft, SkyDrive, toma un lugar todavía más importante en Windows 8.1. Lo primero: no hará falta una aplicación separada para usarlo.

SkyDrive guardará todavía más ajustes para sincronizarlos entre diferentes máquinas, y podremos subir las fotos que hagamos automáticamente. También permitirá guardar todos los archivos que manejemos a SkyDrive por defecto, en lugar de a la carpeta Documentos.

Y el último cambio sobre SkyDrive está en la forma en la que se muestran y descargan los archivos. En lugar de descargar todo de una vez y ocupar demasiado espacio, los archivos sólo se bajarán a nuestro ordenador cuando los usemos por primera vez.

Todo será transparente para el usuario: simplemente veremos todos los archivos disponibles y será Windows quien se encargue de descargarlos o no si hace falta. En dispositivos con poco almacenamiento, como tablets, es un cambio realmente útil.

Búsqueda mejorada

Búsqueda Windows 8.1

Windows 8.1 mejora su servicio de búsqueda, que pasa a ser algo más que un buscador de archivos y ajustes. Los resultados incluirán archivos en SkyDrive, en tu disco duro, resultados en la web e incluso resultados de aplicaciones que se hayan integrado con el sistema (por ejemplo, canciones en Xbox Music).

Habrá que ver, eso sí, si sigue siendo tan fácil de usar como antes. Teclear directamente desde la pantalla de inicio para acceder a una aplicación es una gozada, y prefiero eso antes que ver más resultados de Wikipedia u otras aplicaciones.

Soporte para pantallas con distintas resoluciones

Windows 8.1 corrige un pequeño problema con las resoluciones de pantalla. Hasta ahora, todas las pantallas compartían la misma escala, lo que era incómodo si cada una tenía una densidad distinta. Con Windows 8.1, este ajuste se podrá personalizar de forma individual.

Además, en muchos casos no hará falta siquiera tocar nada, ya que el sistema configurará el escalado de cada monitor automáticamente. Eso sí, por lo visto todavía no está del todo implementado en la Preview.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio