Compartir
Publicidad

Windows 10 Technical Preview, probamos el futuro de Windows

Windows 10 Technical Preview, probamos el futuro de Windows
Guardar
45 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer se publicó la Technical Preview de Windows 10, y como con cualquier actualización tocaba probarla. Después de pelearme con máquinas virtuales y rendirme, ha acabado instalada en mi disco duro, lista para probar y preparar el artículo que tenéis ante vosotros: una prueba de lo que será el futuro Windows.

No pretendemos hacer un análisis a fondo de Windows 10, sino más bien explorar qué es lo que nos ofrece Microsoft esta vez. Por supuesto, al ser una versión previa he encontrado algunos fallos que no reseñaré (algún problema con un driver y un reinicio del sistema gráfico, en general mucho menos de lo que esperaba), aunque sí comentaremos decisiones de diseño que Microsoft haya tomado ahora, a pesar de que luego las cambien.

Desde luego, Windows 10 Tech Preview no es el salto grande que se dio de Windows 7 a la preview de Windows 8. Algunos lo verán como algo malo, para mí es lo contrario: es la muestra de que Windows 8 es un sistema muy maduro y muy bueno, por mucha queja sobre la pantalla de inicio que haya.

Windows 10 sigue con todo lo bueno de Windows 8

Y es que Windows 10 viene con todo lo bueno de Windows 8. Por ejemplo, algo de lo que soy un fan absoluto: la sincronización. Es magnífico que simplemente con meter mi cuenta Microsoft durante el proceso de instalación se me sincronicen todas las cuentas vinculadas, temas, preferencias, aplicaciones e incluso ajustes de cada aplicación.

windows_explorer.png

El diseño también se mantiene a grandes rasgos, aunque los marcos de las ventanas se hacen más pequeños y hay una ligera sombra por debajo de las aplicaciones. Lo que no cambia es el renderizado de fuente, que sigue siendo algo feo: comparad por ejemplo con el de Windows Phone o el de la misma Modern UI.

Por mencionar más detalles pequeños, en el explorador de Windows se ha añadido una pestaña para compartir archivos a través del charm correspondiente. También han cambiado los iconos, que ahora mismo quedan un poco raros: hay algunos planos pero otros no, pero es algo que imaginamos cambiarán pronto.

Windows 10 para el usuario intensivo de escritorio: por el buen camino

taskview.png

Yo me considero un usuario principalmente de escritorio. No he usado aplicaciones Modern UI prácticamente nunca, así que una de las cosas que más me interesaban de Windows 10 es cómo facilita las cosas a los usuarios más intensivos de ratón y teclado.

Y de momento empieza muy bien. El modo snap, que te permite organizar las ventas en una cuadrícula, funciona muy bien (la idea de mostrarte aplicaciones para rellenar el espacio que te falta es muy buena). Además, soporta atajos de teclado (tecla Windows + flechas para "pegar" las aplicaciones a bordes y esquinas) de forma muy intuitiva. Lo único que le pediría es que cuando quites una ventana de esa posición, restaure su forma original.

En cuanto a los múltiples escritorios, están bien pero les falta madurez. Aparecen cuando pulsamos el botón de la barra de tareas (botón que, por cierto, no he logrado quitar) y cuando pulsamos Win+Tab. Desde ahí podremos crear nuevos escritorios fácilmente y cambiar entre ellos. De momento no podemos arrastrar aplicaciones de uno a otro (hay que hacer clic derecho para moverlas).

Tampoco podemos cambiar directamente de escritorio con atajos de teclado (desde la vista de Win+Tab tenemos que pulsar otra vez tabulador para movernos a la fila de escritorios, y luego usar las flechas para movernos), y si queremos usar el atajo Win+Tab de la misma forma que Alt+Tab, se nos volverá a cerrar la vista de escritorios. Cosas de la preview que esperamos vayan mejorando.

taskbar-2.jpg

(Casi) la misma barra de tareas

La barra de tareas es prácticamente igual, con un pequeño cambio para soportar múltiples escritorios. Las aplicaciones abiertas en otro escritorio virtual tienen una pequeña barra inferior: si las pulsas, te llevará al escritorio correspondiente.

Lo que sí se mantiene igual es la vista de cambio de aplicaciones con Alt+Tab, que nos permitirá cambiar entre todas las aplicaciones abiertas y cambiará al escritorio correspondiente.

Así que de momento empezamos bien: para ser una preview tenemos dos cambios buenos para el que ande con muchas ventanas por el escritorio, y estoy seguro de que veremos más. Ya que estamos, me encantaría que Microsoft tomase ideas de otros gestores de ventanas más avanzados (mi referencia aquí es KWin, el gestor de KDE, tanto en personalización como en características), como la posibilidad de personalizar todavía más atajos de teclado, permitir que ciertas ventanas estén encima del resto, que ventanas se abran siempre en una misma posición... Pequeñas cosas que, aunque pocos usuarios lo reclaman (pocos conocen que estas cosas existen) podría vener bien a todos los usuarios algo más avanzados.

El retorno del menú Inicio y su fusión con Modern UI

startmenu.png

Una de las cosas más esperadas de Windows 10 es, sin duda, la vuelta del menú de Inicio (que si no os gusta, en propiedades de la barra de tareas podéis volver a la pantalla de Windows 8). He de decir que a mí, viendo las imágenes, no me acababa de convencer. Pero probarlo es otra cosa distinta.

Y una vez instalado, el nuevo menú sí convence. Al final sigo manteniendo las live tiles para ver información de un vistazo, abrir el menú no me quita toda la pantalla y gano acceso rápido a las aplicaciones más usadas. Además, este menú sigue siendo igual de rápido a la hora de teclear, buscar una aplicación y lanzarla.

El nuevo menú Inicio unifica muy bien lo que teníamos en Windows 7 y la filosofía ModernUI/Live Tiles de Windows 8

Por supuesto, está claro que para los usuarios nuevos será una adaptación muchísimo más sencilla. El estilo es distinto, pero la disposición de elementos recuerda mucho a la de Windows 7, dando acceso igualmente a las acciones rápidas en ciertas aplicaciones (por ejemplo, webs más visitadas en un navegador).

Además, al facilitar el acceso al panel de control y al botón de apagado, la barra de charms, que desaparece en el escritorio, no se echa mucho en falta (cuesta acostumbrarse a que no esté ahí, eso sí). Y, por cierto, un detalle bueno: el menú de inicio se sigue abriendo en la pantalla activa si tienes múltiples monitores.

Si la intención de Microsoft con este menú era recuperar al usuario escéptico de Windows 8, yo creo que lo ha conseguido. Y no sólo eso: lo ha hecho sin dejar de lado Modern UI, lo cual es una ventaja. Mantiene una de las ideas más importantes, que era la de ver toda la información con las live tiles, y lo hace con un buen diseño (la interfaz no está muy sobrecargada, incluso se pueden quitar todas las tiles) y además dando opciones para que el quiera siga usando la pantalla de Inicio de Windows 8. Así que, aunque esto todavía es una preview, aquí Microsoft se lleva sobresaliente.

Modern UI de vuelta al escritorio, y para usuarios de escritorio

charms.png

Otro de los cambios de Windows 10 es la desaparición de la "brecha" entre usuario de escritorio y usuario táctil. Hay que reconocer que pasar de aplicaciones Modern a escritorio era un salto raro, ya no sólo por el estilo de interfaz sino también por la forma de usarlas: a pantalla completa, con las opciones en la barra de charms...

Aquí Microsoft también ha cambiado, permitiendo poner las aplicaciones Modern en ventanas individuales. Funciona bien y sin problemas, y de hecho es muy curioso ver cómo van adaptando la interfaz al tamaño que tienen disponible (aunque todas tienen un tamaño mínimo). No hay cambios en el rendimiento y siguen funcionando igual que antes a pesar de no estar a pantalla completa.

Las aplicaciones Modern UI son bastante más útiles en Windows 10 para el usuario de escritorio

En cuanto a los charms desaparecidos, ya sabéis que se transforman en un pequeño menú de opciones al lado del icono de la aplicación, en la barra de título. Por supuesto, es más lento que la barra de charms (botones más grandes son más fáciles de pulsar), pero es más sencillo de encontrar y tampoco es un botón que estemos pulsando continuamente.

Desde ese menú accederemos a los ajustes, menú de compartir y demás cosas a las que estamos acostumbrados en Windows 8. Eso sí, todo se abrirá en la barra lateral, como ocurría antes. Y si nos gusta el modo a pantalla completa, podremos activarlo con un botón. Lo malo es que Windows no recuerda esa preferencia y si abrimos de nuevo la aplicación la mostrará en una ventana maximizada.

menubusqueda.png

Otra consecuencia de la desaparición de los charms es que el botón de búsqueda migra a la barra de tareas. De momento su cometido es un poco inútil: simplemente nos lleva a Bing para buscar cosas y nos muestra los temas de actualidad. Suponemos que en un futuro aparecerá ahí Cortana, pero mientras estaría bien que el botón se pudiese quitar.

Windows 10, empezamos bien

Tras estar toqueteando bastante esta Tech Preview, me quedo con buenas sensaciones. Seguimos teniendo todo lo bueno de Windows 8, desde sincronización e integración con el ecosistema Microsoft hasta el buen rendimiento y potencia (no lo he mencionado, pero Windows 10 sigue igual de rápido que Windows 8). Las nuevas ideas van por el buen camino, y las quejas que pueda tener se limitan a pequeños detalles que probablemente quedarán arreglados pronto.

Es sólo una preview, pero empieza muy bien

Ahora bien: Microsoft, esperamos más. De momento esta Tech Preview es eso, una vista previa y esperamos que los cambios de Windows 10 sean más. En la parte de integración con dispositivos táctiles no podemos hablar mucho porque las características relevantes, como Continuum o la barra de tareas en la pantalla de inicio, no están disponibles. Ahí también tenemos esperanzas y aunque ya lo veremos más detalle cuando estén disponible, también parece que en Redmond han hecho muy buen trabajo para mejorar la experiencia de esos usuarios.

En Xataka Windows | Todo sobre Windows 10

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos