Compartir
Publicidad

Solo el 10% de los usuarios de Windows 10 Technical Preview han cambiado al anillo rápido de actualizaciones

Solo el 10% de los usuarios de Windows 10 Technical Preview han cambiado al anillo rápido de actualizaciones
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con Windows 10, Microsoft no solo está probando una forma más pública de desarrollar su sistema operativo, sino también un nuevo mecanismo de actualizaciones más rápidas dividido en dos niveles. Eso es, precisamente, lo que está ofreciendo a los usuarios con la Technical Preview, permitiendo cambiar entre dos cadencias de actualizaciones: una lenta y otra rápida. Según la opción elegida, el usuario recibirá cada próxima versión del sistema con más o menos celeridad.

Por defecto, Windows 10 Technical Preview viene con la opción de actualizaciones lentas seleccionada ("Slow"). Cambiarla es tan fácil como acceder al apartado "Preview builds" de la sección "Update and recovery" de la configuración del sistema y elegir la opción rápida ("Fast"). Eso han hecho un 10% de los usuarios de la Preview. Un porcentaje que podría parecer bajo pero que cuadra con lo esperado por Microsoft y que se entiende al repasar lo ofrecido por cada opción.

Para hacerse una idea de cómo funciona el sistema basta echar un ojo a la última build de la Technical Preview publicada por los de Redmond. Se trata de la build 9879, que empezó a llegar a los usuarios del anillo rápido de actualizaciones hace casi dos semanas. Desde ese momento, todavía hubo que esperar una semana adicional para que Microsoft anunciase que estaba a punto de enviar la misma build, pero más estable, a los usuarios del anillo lento de actualizaciones. Al final ha llegado esta semana con un buen montón de fallos corregidos.

Visto el ejemplo, las ventajas y desventajas de pertenecer a uno u otro anillo parecen evidentes. Si decides unirte al anillo rápido de actualizaciones tendrás cuanto antes cada nueva versión de la Technical Preview que en Redmond consideren mínimamente estable como para ser publicada, y con ella tendrás antes las últimas funcionalidades de Windows 10. Pero claro, esa rapidez tiene como consecuencia el poder encontrarse con más fallos de los que uno espera ver en su sistema operativo.

Por otro lado, si prefieres permanecer en el anillo lento de actualizaciones, tienes que saber que no tendrás acceso tan inmediato a cada nueva versión del sistema operativo y habrás de esperar alguna semana adicional para disfrutar cada nueva funcionalidad introducida. A cambio, eso sí, te beneficiarás del tiempo extra y del feedback que han tenido los desarrolladores para corregir errores, teniendo en tus manos una versión más estable de Windows 10 Technical Preview.

Vía | Ars Technica

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio