Publicidad

La Xbox Series S tendrá limitaciones con los títulos para la Xbox One X, aunque mejorará los de la Xbox One S

La Xbox Series S tendrá limitaciones con los títulos para la Xbox One X, aunque mejorará los de la Xbox One S
3 comentarios

La semana pasada vimos como de forma anticipada y gracias a una filtración, conocíamos los precios de la nueva consola de Microsoft para la nueva generación, la Xbox Series X. Además, apareció por sorpresa un nuevo modelo, la Xbox Series S. Una versión económico con prestaciones recortadas.

Si para hacernos con la Series X tendremos que pagar 499 euros, la Series S llegará por una cantidad sensiblemente menor: 299 euros. Una diferencia que como es lógico tendrá su reflejo en las prestaciones. Menos potencia y capacidad que se traducirá en que la Series S no podrá emplearse a fondo con los títulos de la Xbox One X actual y en su lugar será más parecida a una Xbox One S pero hormonada.

 Menos potencia y sus consencuencias

Series X

Es un movimiento lógico. Microsoft tiene dos consolas pensadas para distintos tipos de usuarios. Dos máquinas que no quiere decir que vayan a contar con dos catálogos diferenciados. Sería pegarse un tiro en el pie el hacer a los desarrolladores trabajar para dos plataformas. Así que los títulos podrán aprovechar todo el potencial de la Series X si el estudio de turno así lo estima, pero también funcionar en la Series X.

Series S

Hablamos de dos máquinas con una importante diferencia de potencia: 12 teraflops frente a 4, 1 TB frente a 512 de capacidad de almacenamiento, resolución 4K con hasta 120 FPS para la Series X por 1440p hasta 120 Hz en la Series S... mucha tela que cortar. Pero es que la Series S es menos potente que la Xbox One X actual en algunos aspectos... y aquí viene la noticia.

Ambas máquinas son retrocompatibles y así la Xbox Series X y la Xbox Series S podrán ejecutar juegos de la Xbox One, pero en el caso de la Series S, se topará con algunas limitaciones para ejecutar juegos de la Xbox One X. Y es que no hay que olvidar la diferencia de potencia entre la Xbox One X y la Xbox One S (la consola más bonita hasta la fecha).

Lo ha confirmado la propia Microsoft. La Series S ejecutará versiones de juegos pensados para la Xbox One S pero con mejoras de la nueva generación. Juegos que se beneficiarían del soporte para HDR, mejor velocidad de carga, más estabilidad en los FPS en pantalla...

La diferencia de potencia se pone de manifiesto. Si la Xbox Series S tiene menos RAM que la Xbox One X, es lógico que no pueda ejecutar títulos pensados con la hasta ahora, consola más potente de Microsoft. Tendrá así que optar por las versiones para la One S.

Vía | Videogameschronicle

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios