En Microsoft se ponen serios: los equipos no compatibles que instalen Windows 11 no tendrán actualizaciones de seguridad

En Microsoft se ponen serios: los equipos no compatibles que instalen Windows 11 no tendrán actualizaciones de seguridad
2 comentarios

Cuando Windows 11 llegó al mercado, no fueron pocas las voces que se quejaron de los requisitos que Microsoft exigía para poder probar la nueva versión de Windows. No tardaron en aparecer indicios relacionados con una posible rebaja en esos requerimientos, un aspecto que desde Microsoft han aclarado.

Microsoft ha publicado una nueva aclaración para que no queden dudas sobre los requisitos que debe reunir un equipo para usar Windows 11. Sin cambios respecto a lo que ya conocemos, las novedades vienen cuando se refieren a la instalación de Windows 11 en equipos no compatibles, los cuales no contarán con actualizaciones ni de nuevas características ni de seguridad.

Microsoft se pone serio

Windows 11

Microsoft ha publicado un artículo en su blog en el que aclara todos los requisitos necesarios para usar Windows 11. No cambian algunos aspectos y así será necesario contar con procesadores de 64 bits compatibles, 4 GB de memoria RAM, 64 GB de almacenamiento, UEFI secure boot y TPM 2.0.

Requisitos

No hay cambios en las placas compatibles y en lo relativos a los procesadores, Microsoft ha actualizado la lista de Intel, AMD y Qualcomm, añadiendo los modelos compatibles. Ahora se incluyen como compatibles los Intel de las series Core X y Xeon W, también el Intel Core 7820HQ, mientras que AMD y Qualcomm mantienen la misma lista de modelos compatibles.

Microsoft sostiene que estos cambios se deben a motivos de fiabilidad, pero también de seguridad y compatibilidad. En el primer caso, fiabilidad, la empresa afirma que "los dispositivos que no cumplen con los requisitos mínimos del sistema tuvieron un 52% más de fallos en el modo kernel", mientras que "los dispositivos que cumplen con los requisitos mínimos del sistema tuvieron una experiencia sin fallos del 99.8%".

Este panorama deja a muchos equipos marcados con la etiqueta de no compatibles. Equipos que no van a poder actualizarse, al menos de forma oficial, debido a que no cumplen con los requisitos mínimos. Eso no impide que un usuario pueda instalar una ISO de Windows 11, un proceso factible pero del que Microsoft, en declaraciones a The Verge, advierte que tendrá consecuencias.

Y es que junto a los derivados de la falta de compatibilidad o problemas de funcionamiento, Microsoft añade que estos equipos no recibirán actualizaciones críticas de seguridad ni tampoco actualizaciones con nuevas características. Todo un jarro a agua fría para los que estuvieran pensando en aventurarse por su cuenta.

Vía | ZDNet

Temas
Inicio