Compartir
Publicidad

Por qué Microsoft ha acertado con Band: pasando del "smartwatch"

Por qué Microsoft ha acertado con Band: pasando del "smartwatch"
24 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Casi por sopresa, Microsoft anunció la Microsoft Band, su pulsera cuantificadora y el salto de los de Redmond al mundo de los wearables. Es imposible evitar las comparaciones con sus competidores, Apple y Google; y sus respectivos productos, iWatch y Android Wear. Y en esa comparación, personalmente creo que Microsoft es quien sale ganando.

Parece una conclusión un tanto absurda. Es innegable que el iWatch y Android Wear tienen características con las que la Microsoft Band no cuenta. De hecho, es que los primeros son smartwatches mientras que lo de Microsoft es una pulsera cuantificadora. ¿Por qué digo que en Redmond han acertado?

Microsoft ha acertado porque ha entendido en qué consiste el tema de los wearables y no ha caído en el fallo de sus competidores, que han tratado de crear el coche de Homer Simpson.

En Microsoft saben que, ahora mismo, los relojes inteligentes son una solución en busca de un problema.

Y es que el tirón de los wearables ha venido por la parte de la cuantificación. Creo que poca gente le ve la utilidad a hablarle a tu muñeca para responder a un mensaje en lugar de sacar el móvil de tu bolsillo (porque pocos smartwatches son independientes del teléfono) y hacerlo con el teclado. Las notificaciones en la muñeca, en lo que muchos se han centrado, no es algo que aporte un valor real.

Microsoft ha entendido eso. Ha entendido que, de momento, meter tu móvil en la muñeca no tiene sentido. Que los wearables no son para todo el mundo, y que los que se los están comprando lo hacen principalmente para cuantificar, para medir su ejercicio y actividad y tener más datos. Y que es mucho mejor ir a ese nicho, donde están productos como Fitbit o Jawbone, que tratar de expandirlo artificialmente con productos que en teoría son para todos pero en realidad no le sirven a nadie.

Sólo hay que ver cómo la vendían. No tiene "la mejor pantalla" porque lo único que necesitas ver son cuatro cosas contadas. No tiene "una nueva forma de interactuar con el sistema" porque no es necesario interactuar con la pulsera para que haga lo que tiene que hacer. No está anclado a un sistema determinado porque no necesita ser una extensión de tu móvil para ser útil.

650 1000 Microsoft Health Terceros 1
Microsoft no ha cometido el error de cerrar su plataforma: Health está abierta a terceros.

Son muchas cosas que no hacen falta en un producto de este estilo (curiosamente, todas las que diferencian una pulsera cuantificadora de un smartwatch) y que sólo sirven para encarecerlo y empeorar su batería. Como decía Antonio Ortiz en el análisis del Moto 360, el reloj más destacable hasta el momento, de momento los smartwatches son una solución en busca de un problema.

Y no sólo lo digo yo: sólo ha pasado un día y parece que esta banda ha tenido bastante éxito. Es cierto que no es para todo el mundo (yo no me lo compraría, por ejemplo) pero eso no quita que sea un buen producto: tiene un objetivo claro, es abierto a cualquier sistema y dispositivo - lo del ecosistema cerrado cada vez mola menos -, cuenta con una plataforma potente detrás y no es excesivamente caro. Es un buen inicio en el mundo de los wearables y probablemente le sirva a Microsoft para llevar la delantera cuando se puedan crear más productos útiles dentro de esta categoría - es decir, cuando haya una razón para crear relojes inteligentes aparte de "es que X empresa tiene uno".

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos