Compartir
Publicidad
Publicidad

Microsoft Surface 2, análisis

Microsoft Surface 2, análisis
Guardar
85 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En Xataka analizaron el viernes la Surface Pro 2, y como os prometimos hoy toca el análisis de Surface 2, la versión más barata y con Windows RT 8.1. La primera generación no vendió tanto como se esperaba, así que Microsoft tiene que ofrecer algo más con Surface 2 para compensar.

Por supuesto, los de Redmond no pierden de vista el propósito de Surface: ofrecer una tablet en la que puedas ser productivo además de entretenerte. Y, a pesar de que Surface 2 sigue llevando un sistema limitado, creo que es otro paso más en la dirección correcta.

Surface 2, especificaciones

Surface 2

Antes de saltar al análisis, veamos las especificaciones:

Surface 2
Pantalla 10.6 pulgadas, ClearType Full HD 1920 × 1080, 16:9, 208 ppi
Tamaño 24,46 × 17,25 × 0.89 cm
Peso 680 gramos
Procesador Nvidia Tegra 4 (1.7 GHz, 4 núcleos)
RAM 2GB
Disco 32GB y 64GB
Versión S.O. Windows RT 8.1
Conectividad Wi-Fi 802.11a, Bluetooth 4.0. Sin conectividad 3G ni NFC.
Cámaras Trasera de 5 MP y frontal de 3.5 MP. Ambas graban a 1080p
Puertos USB 3.0, Micro HDMI, lector de tarjetas microSDXC, puerto de funda / teclado
Precio oficial de salida 429 euros (32GB); 529 euros (64GB)

Surface 2 por fuera: diseño, pantalla y Kickstand

Curiosamente, la cámara trasera no está centrada.

Surface 2 sigue las mismas líneas de diseño que la Surface RT original pero añade un modelo plateado, que en mi opinión queda realmente bien.

La carcasa sigue siendo de magnesio (el famoso VaporMg) y el tacto sigue siendo muy bueno, un cambio agradable frente al plástico que suele dominar el mundo de las tablets. Todo queda además perfectamente ensamblado, con los botones en su sitio y sin bailar.

La resolución de pantalla de Surface 2 es magnifíca.

El frontal es otra maravilla. Perfectamente ensamblado con el resto de la carcasa y con una de las mejores pantallas que he visto. Si la resolución de Surface RT era muy buena, la de Surface 2 es magnifíca. Además, como la mayor parte del tiempo estaremos en la interfaz Modern UI no veremos los fallos de escalado de interfaz que sí tienen los programas del escritorio.

En cuanto a las sensaciones táctiles, de nuevo sin fallos. Los dedos se deslizan sin problemas y Windows los reconoce con mucha precisión. Tampoco tiene ningún problema para reconocer los gestos desde los bordes.

Laterales de Surface 2

A pesar de las formas rectas, Surface es cómoda de tener en las manos. No es excesivamente ligera (680 gramos) y cuando llevamos mucho rato con ella a cuestas acaba cansando, pero tampoco es especialmente incómoda en ese sentido.

También han mejorado el cargador. Encaja muchísimo mejor en el conector, engancha sin problemas y además han cambiado la luz indicadora, de tal forma que es más fácil ver cuándo se está cargando.

Kickstand Surface 2

Y por último, revisemos el Kickstand, lo que para mí es uno de los puntos esenciales de la tablet. Los dos grados de inclinación son perfectos, así que ya no sólo podremos usarlo sin problemas en una mesa, también podremos tenerla en las piernas como cualquier portátil normal. El único punto "malo" es que ya no hace clac al bloquearse.

Surface 2 por dentro: Windows 8.1, rendimiento y aplicaciones

Surface 2

De todas las novedades de Windows 8.1, hay dos que vienen especialmente bien a Surface. Una es más bien una pijada: poder poner fondos de escritorio personalizados en la pantalla inicio y presentaciones en la pantalla de bloqueo. Sí, no sirve para nada, pero teniendo en cuenta la calidad de la pantalla sería un desperdicio usar fondos planos y estáticos.

Y ya más en serio, la otra gran novedad de Windows 8.1 es el nuevo snap mode donde podemos ajustar qué porcentaje de pantalla se queda cada aplicación en el modo multitarea. En mi caso, tener Word (o cualquier otra aplicación de escritura) a un lado y el navegador a otro es una maravilla. También viene genial el poder abrir dos ventanas distintas de Internet Explorer y tenerlas lado a lado. Sólo echo de menos que más aplicaciones soporten el nuevo modo y no se queden sólo en una columna de ancho fijo.

Las aplicaciones siguen siendo un punto débil de Windows 8.1, pero para mí ha llegado a un punto en el que tengo casi todo lo que necesito. Sólo echo en falta un cliente de Twitter estilo Tweetdeck y una aplicación de música algo más completa que Xbox Music. Por lo demás, estoy muy contento: tengo Nextgen Reader, SkyDrive, Dropbox, lector de PDF y una aplicación de correo que ha mejorado mucho frente a las primeras versiones.

La sincronización de Windows 8.1 hace que Surface parezca una extensión del ordenador y no un dispositivo aparte.

Surface 2 sigue viniendo con Office, y si bien es cierto que aporta una gran ventaja frente a la competencia, cada vez se hace más necesario tener versiones Modern UI. Office está adaptado decentemente para que se pueda usar con los dedos, pero no deja de ser una aplicación hecha con el ratón y teclado en mente. Son sólo Office y el explorador de archivos lo que nos mantiene atados al escritorio en Windows RT, así que esperemos que cambie en la próxima versión.

Ajustes Surface 2
Todos los ajustes de Surface se sincronizan automáticamente con el ordenador.

También mantengo lo que dije en las primeras impresiones: la sincronización de Windows 8.1 es perfecta. Gracias a ella, Surface 2 parece más una extensión de mi ordenador que un producto aparte. Sólo falta que Windows Phone también se una completamente al ecosistema (por ejemplo, sincronizando ajustes de aplicaciones, notificationes o los fondos de pantalla de bloqueo) para tener el set completo.

Y en cuanto al rendimiento, no tengo ninguna queja. Todo funciona fluido y no hay ningún problema sin importar cuántas aplicaciones abras ni cuántas pestañas tengas en Internet Explorer. Resulta curioso cómo a veces mantiene aplicaciones abiertas cuando no esperarías que lo hiciese. Por ejemplo, más de una vez me ha dejado Halo: Spartan Assault en memoria durante varias horas en las que he estado abriendo y cerrando otras aplicaciones, de tal forma que con sólo deslizar la aplicación al primer plano recupero el juego donde estaba instantáneamente.

Multimedia: cámaras y sonido

Surface 2

Al igual que en la anterior generación, Surface 2 destaca en la reproducción de contenidos y falla a la hora de grabarlos. Ya hemos hablado de la pantalla, y en cuanto al sonido tampoco hay quejas: buena potencia sin distorsión con los altavoces (el único problema es que no tiene muchos bajos, normal por otra parte) y con auriculares tampoco hay problemas.

La grabación de sonido es mala, sin paliativos, y las cámaras tampoco destacan nada. En la trasera no es muy importante (no creo que nadie busque una tablet para hacer fotos) pero en la frontal sí es más problemático: a pesar de que mejoraron la resolución frente a Surface RT, sigue sin ser lo que esperaríamos de una tablet de gama alta.

Touch Cover 2, igual por fuera, mejorada por dentro

Touch Cover

La Touch Cover 2 que venía incluida con nuestra unidad de prueba sigue siendo exactamente igual por fuera, pero trae algunas mejoras interesantes. La primera es que está retroiluminada, lo que la hace muy agradable de usar con poca luz.

La retroiluminación se activa de forma automática antes incluso de que empieces a usarla. En cuanto pasas la mano por encima de la parte inferior izquierda (al lado izquierdo del trackpad) se iluminará. No sé cómo lo detectará, porque la única forma de activar el teclado sin tocarlo es pasando la mano por ahí. Eso sí, aunque pueda parecer una tontería en realidad está bien pensado: así evitamos gastar batería cuando no estás usando el teclado, ya que tal y como está puesto el sensor no se activa cuando usas la pantalla táctil.

El aumento del número de sensores de Touch Cover 2 mejora mucho su precisión.

La Touch Cover 2 mejora muchísimo en precisión. Las sensaciones siguen siendo las mismas (la falta de retroceso se hace extraña pero te acostumbras) y aunque sigue sin ser tan preciso como un teclado normal tampoco está muy lejos.

Sólo le he encontrado dos puntos débiles a la Touch Cover. El primero es el borde, que de nuevo parece muy endeble y que podría empezar a separarse con el uso. El segundo, que se ensucia con sólo mirarla, y no es precisamente fácil de limpiar.

Surface 2, autonomía

Surface  2

Uno de los aspectos que Microsoft ha mejorado de Surface 2 es la autonomía, y lo cierto es que se nota bastante. No he tenido que preocuparme de llevar un cargador a cuestas cuando me he llevado la tablet, y con un uso más o menos intenso puede aguantar un día de trabajo sin demasiados problemas.

Sin embargo, esta vez hemos querido hacer una prueba de batería algo más formal. Hemos realizado varias tareas en la tablet, con WiFi activado y la pantalla al 50% de brillo, midiendo cuánto se descargaba la batería a cada intervalo (10 ó 20 minutos dependiendo de la prueba). Después multiplicamos para saber cuál es la duración total de la batería, mantieniendo un cálculo del error según la desviación de los datos. Aquí tenéis los resultados:

Prueba Duración de la batería
Reproducción de vídeo 8h 30m ± 36m
Uso normal (navegación web + aplicaciones + Office) 7h 14m ± 46m
Juego (Halo: Spartan Assault) 3h 20m ± 28m
Uso normal (navegación web + aplicaciones + Office) (con Touch Cover) 6h 55m ± 45m

En general, resultados bastante buenos, aunque es difícil comparar porque no tenemos datos sobre otras tablets (ya irán llegando).

Surface 2, la opinión de Xataka

Microsoft ha resuelto varios de los fallos de la primera generación de Surface. Kickstand de dos posiciones, una pantalla espectacular y una autonomía mejorada son los puntos más destacables de una tablet que además cuenta con un gran diseño y una gama de accesorios muy interesante. ¿Podrá superar el fiasco de Surface RT? Yo apostaría a que sí. De hecho, el mayor fallo de Surface fue la publicidad y distribución. La tablet gusta a los que la ven por diseño y fluidez, y el hecho de tener Office y conexión USB (para mí y otros muchos algo imprescindible en una tablet) convence sin problemas a los que quieren la tablet para algo más que para jugar. Sigue habiendo cosas que mejorar, por supuesto. Podría mejorar en peso, y los micrófonos y cámaras tienen que cambiar mucho para darle la puntilla al apartado multimedia. También se echa mucho en falta una conexión 3G o 4G/LTE (la versión con LTE llegará el año que viene). Parece hasta absurdo que no esté desde un primer momento en un tablet orientado a la movilidad y a la productividad. En general, los de Remond han hecho un gran trabajo con Surface 2, una tablet que planta cara sin ningún problema a tablets Android o al iPad. Sólo falta una cosa: que Microsoft no falle en la distribución y publicidad y que la de a conocer al público.

A favor

  • La gran calidad de pantalla
  • El Kickstand de dos posiciones
  • Office y la posibilidad de usarla para trabajar
  • Autonomía y vida de la batería

En contra

  • Podría adelgazar un poco más
  • Grabación de sonido e imagen
  • Windows Store necesita más aplicaciones y de más calidad.
  • No tiene conexión móvil

Y antes de acabar con el análisis os dejamos con las imágenes en mejor resolución de Surface 2, aprovechando nuestro nuevo sistema de galerías.

El equipo ha sido cedido para la prueba por parte de Microsoft. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos